Frontispicio

Inicio un nuevo e ilusionante proyecto en el blog, analizando los errores arbitrales Todo Real Madrid: La Liga Justa

20 enero 2008

DENTELLADA A LA LIGA

Atlético 0 – Real Madrid 2

En teoría esta era la peor salida que le quedaba al Madrid en la segunda vuelta. A priori era un partido igualado, con el presunto mejor Atlético de los últimos diez años. Se veían favoritos, superiores, casi inaccesibles. Pero, como la historia es muy terca, hoy se volvió a vivir otro derbi blanco y con los mismos tópicos, bueno, falta el de cualquier colchonero que se precie: el árbitro no les robó (hubo un penalti no pitado a favor de cada equipo). Tampoco fue necesario.

En los aludidos tópicos, el que estuvo más presente es el de la maldición colchonera con Raúl. No sé como se las arregla, pero es ver el Manzanares y es sentirse poseído como el niño de la Maldición de Damián. Con una fuerza y una clarividencia casi sobrenatural. Hoy sólo les dejó treinta y dos segundos tranquilos.

Y así uno entiende el histórico pesimismo del “pupas”. Aunque una vez visto todo el partido, al Atlético sólo le reconozco unos buenos veinte minutos en la primera parte. En este tiempo, a remolque siempre, cercaron a Casillas si, pero en cada contra de un Madrid a mi juicio voluntariamente replegado se olfateaba el gol. Y con el gol se presumía el desenlace del partido.

Y, tratándose del Madrid, así fue. Van Nilstelroy marcó ante un desastroso Pablo y puso la puntilla en el borde del descanso. Mazazo lapidario a la poca ilusión atlética que pudiera quedar.

Tras el descanso, los colchoneros casi salieron con la cuchara entregada. En todo el segundo tiempo, salvo un tiro fuera de Agüero, no vieron a Casillas. En cambio el Madrid no supo aprovechar tres o cuatro ocasiones clarísimas de dejar un marcador casi insultante. Por ello el juicio final es que el Madrid leyó en todo momento el partido, supo manejar los tiempos y desarmó al contrario con fuerza y presión a la línea de creación.

Al final sólo quedan los datos, fríos, claros y contundentes: ningún gol en contra en los últimos seis partidos, salidas con victoria a Bilbao, Valencia, Barcelona y Calderón, la mejor delantera de Europa, en casa todos los puntos ganados, etc… vamos un equipo casi invencible. Y así, gota a gota, esta idea va calando en los contrarios y al final se arrugan.

Esta semana nos quedará decir que visita el Bernabeu el tercero, un equipo potente, con buen juego, temible, bla, bla, bla ……….. Después del partido, si, como espero, el Madrid vuelve a ganar ¿Qué discurso les quedará a los antimadridistas?. ¿Qué el Madrid gana pero no juega bien?. ¿Qué el Villarreal no estuvo a su nivel? Que si tal, que si cual. Al final, espero que Amén.

Si alguien se pregunta por la ausencia de algún comentario sobre la eliminación de la Copa, sólo diré que se consulte el anterior artículo. Allí ya se decía a priori lo que pasaría a posteriori. Nostradamus a mi lado, un aprendiz.

Me gustó: Raúl, Casillas y Agüero. En ese orden.

No me gustó: La forma de encarar el partido del Atlético. Su juego de contención se limitó a una sucesión ininterrumpida de faltas demasiado bruscas, peligrosas y con intención de dañar. Ese comportamiento no es de deportistas. El árbitro perdonó la expulsión al menos a tres jugadores atléticos. A Motta, por varias veces. Eso sí, de esto no se hablará, no vende. Si hubiera sido al contrario, ya veríamos.

Aunque siempre he creído que les hacemos un favor nombrándolos, los ultras de los dos equipos volvieron a demostrar que ni les gusta el fútbol, ni son deportistas ni personas. Sólo son delincuentes que, como diría Unamuno, van en piara y se disfrazan con unos colores limpios. Lástima de los dirigentes que los apoyan y protegen. Sólo en esto le reconozco a Laporta su superioridad.

Pepito Grillo: Por ser malo ¿Dónde estaba Gallardón? Un partido con los dos equipos de la capital es un acontecimiento casi obligado para el alcalde. Aunque no te guste el fútbol.

Piscinazo: Ojito al colchonero Agüero, sería bueno tenerlo en prácticas en la casa de enfrente hasta dentro de dos añitos. Para mí, promete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para dejar tu comentario.