Frontispicio

Que esta temporada las Champions se cuenten como los huevos.....

29 agosto 2016

Victoria sufrida y merecida


Real Madrid 2 - Celta 1

Siempre me ha gustado ver el resumen del partido tras el final. Cuando condensan en breve espacio las jugadas más importante, te hace quedarte con lo importante y lo fundamental, ya que muchas veces, llevados por los nervios y la pasión, no te da tiempo a analizar ni contabilizar ocasiones, detalles de los goles, de las jugadas, etc... Y cuando como ayer el partido está en el alambre, es aún más revelador.

Y hay infinidad de veces que el resumen parece no tener nada que ver con el partido que viste. Como ayer contra el Celta. En el resumen el Madrid mereció una victoria más amplia, sin embargo el partido fue muy trabado, dividido hasta el mismo final y con la incertidumbre planeando constante sobre el Bernabeu. Ninguno de los contendientes engañó, el Celta hizo su fútbol, planteó su apuesta con el sello personal de Berizzo, un entrenador descomunal al que la falta la clá mediática que si disfrutan los Jémez, Lillo, Pep, etc… ¿Por no ser español, quizás? Presión altísima, ayudas constantes y aperturas muy estudiadas hicieron sufrir muchísimo al Madrid. Pero arriba, claro está, no tiene a la BBC y así es mucho más difícil. Y en el Bernabeu eso se paga normalmente, como ayer.

El Madrid de Zidane también ofreció lo que se esperaba, un 3-4-3 en ataque que transmuta en 4-4-2 en defensa, dos líneas definidas de presión en campo propio y salida como caballos desbocados. Confiado con el empate inicial, indolente liderando el marcador y apisonadora cuando tiene que restañar el error de esa indolencia. Tácticamente, en el primer tiempo Berizzo barrió a Zidane con una mezcla de marcajes en zona e individual que imposibilitaron que la media blanca supiera hilvanar alguna jugada. Kroos tenía de forma permanente su sombra que lo acompañó hasta el túnel de vestuarios. Los laterales eran marcados en individual en sus subidas, lo que tapó su aportación y provocó que especialmente Carvajal sufriera lo indecible en defensa. Sólo Modric, con su descomunal calidad, rompía la maraña celtiña.

Tras el descanso, cinco minutos de asfixia y el aire cambió, Kroos se liberó de sus ataduras, Marcelo empezó a cabalgar y Morata tuvo muchísimos más espacios. Así llegó el gol - en el que aún no tengo claro si hay fuera de juego posicional previo - y el Madrid, como tantas veces, se relajó en defensa. Orellana empató de un zapatazo en el que Casilla creo que pudo hacer un poquito más. Esa es la diferencia entre un buen portero y un excepcional portero. Con el empate, resonaron de nuevo las trompetas a rebato y el Madrid se puso en modo apisonadora y así no hay rival que se resista. Y en el Bernabeu más. Los rivales inconscientemente se acuerdan de tantas y tantas remontadas y las canillas empiezan a temblar.

Producto de esto llegó el golazo de Kroos, mimético con otro anterior al Rayo, con un pase a la red milimétrico, claro exponente del enorme talento del rubio alemán. Con el 2-1 volvió a dejar que el Celta mandara, lo que supuso que los piperos atornillaran el orto al asiento y no se moviera una mosca hasta que el árbitro no pitó el final. Seis puntos, trabajados, pero merecidos. Otro día más en la oficina.

Me gustó: Modric, superlativo. Kroos desaparecido en la primera parte, enorme en la segunda. Y Lucas Vázquez.....  ¡¡ que cojones tiene Lucas !!

No me gustó: El equipo nunca supo mandar en la medular. No se le ven automatismos para una salida fácil de balón. Ramos y Marcelo siguen en modo "Sobrado ON".

Pepito Grillo: Terminado el partido, volviendo a casa oí en la Cope a Petón criticando a Lopetegui por no llevar a Juanfrán, aduciendo que estaba mejor que Carvajal. Al parecer Sergi Roberto para él es insustituible. Poco después, en la tertulia, decían que no estaban preocupados por el Atleti puesto que había tenido ocasiones, eso si, el Madrid debía corregir y mejorar algunas cosas para no sufrir tanto.
A la misma vez, mirando la web de los dos periódicos "madridistas", en ambos se hablaba de polémica respecto al gol de Morata, eso si, del penalti de James y los dos dudosos a Bale y Marcelo, ni mención. ¿Se olvidaron? Estos antimadridistas son adorables.

Franciscus: A Lopetegui lo están esperando y a poco de pequeño traspiés, le van a dar más palos que a una estera.

22 agosto 2016

La Liga de Zidane y Aniversario

 Real Sociedad 0 - Real Madrid 3

Silencio en el salón. El Campeón de Europa va a jugar. La que será recordada como la Liga de Zidane comenzó ayer en San Sebastián, ofreciendo como diría un experto sumiller, variados matices: Empezó como lo hacía el Madrid de Mourinho, fulgurante al contraataque y la transición y con una definición letal. A veces recordó el juego preciosista y dinámico de la gran época de Ancelotti,con un Kroos superlativo en la diversificación del juego y asomado al balcón del área. Pero el matiz más intenso, más elocuente y esperanzador fue la perfecta correlación entre el compromiso con el equipo y la generosidad autoimpuesta. Los de Zidane dieron un recital de ayudas, coberturas y escalonamiento en la presión que anularon a los donostiarras de principio a fin.

Su once inicial volvió a dar una muestra más de lo que parece va a ser su libreto: antes hombres que nombres, se cuenta con todos, pero con unos más que con otros. Y era un once arriesgado, pues no podemos olvidar que faltaba casi toda la columna vertebral del equipo titular de la Undécima de Milán: Sin Keylor, sin Pepe, sin Modric, sin Benzemá,sin Cristiano.................. Y lo mejor fue que a ninguno se le echó en falta. Tras el partido nadie se acordó de nadie. Paradójicamente, los mejores fueron los que más tenían que demostrar: Morata hizo un partido antológico, un poquito Higuáin como leí en Twitter, pero magnífico en la entrega y lleno de detalles de un perfil de delantero del que adolecía el Real Madrid. Kovacic se adueñó del centro del campo y sólo le faltó el premio de un gol para hacer llorar a mamá. Y Asensio..... que vamos a decir de Asensio. De él soló habría que decir como el malafollá que felicita al amigo en su cumpleaños: Ojalá cumplas lo que aparentas.

Y hablando de cumpleaños, ayer cumplí años y Todo Real Madrid también, pues fue un auto-regalo de cumpleaños. Ayer cumplió el  blog diez años, podríamos decir que ya es un blog veterano. Acumula entre unas cosas y otras casi un millón de visitas, hecho que ni en sueños esperé conseguir cuando inicié este experimento. En este tiempo otros muchos se han perdido, buenos blogs a los que la irrupción de la inmediatez de Twitter y la exigencia de su actualización fueron minando. Yo resisto, con apuros, pero como soy madridista siempre aguanto hasta el límite. Espero que las ganas y la inspiración me permitan estar otros diez años más. Y que el Madrid me siga dando alegrías para escribir.

Me gustó: Todos, pero en especial Morata y Kovacic. Notable alto para Carvajal, Asensio y Bale.

No me gustó: La permisividad y el doble rasero del colegiado con las tarjetas.Ves la tarjeta a Casemiro y la comparas con faltas que se fueron in albis y te inunda la ira.

Pepito Grillo: Esta Liga es, tiene y debe ser blanca. El Madrid sólo depende de sí mismo para ganarla. Está muy por encima de cualquier rival y no debemos permitir que la falta de hambre y la falta puntual de compromiso nos priven de ella. En todos los partidos el espíritu de Milán y la primavera será más blanca que enero. Los putos caminantes blancos, que aún muertos vuelven a andar. Eso pido y eso exijo, que para eso pago.

Franciscus: Como se inicia la temporada, haré un pronóstico general:

Liga: Real Madrid
Copa: Barcelona
Champions: Real Madrid
Equipo revelación: Celta
Equipo Titanic: Sevilla
Champions: Real Madrid, Barcelona, Atletico y Celta.
Descienden: Granada, Osasuna y Eibar

13 agosto 2016

El día que Zidane me ganó


Eran las 8 de la tarde. El Real Madrid jugaba la final de la Supercopa de Europa en Trondheim, contra el Sevilla. Y ya llevaban varios días los "periolistos" vendiéndonos su "alineación inicial", con Modric, James, Bale, Benzemá …. hasta Kroos. No les culpo, sólo repetían las alineaciones que habrían puesto los últimos entrenadores del Real Madrid.

Todos sabemos que si Ancelotti o Benítez hubieran sido el entrenador oficial del Real Madrid, Modric nunca hubiera empezado en el banquillo. Y Bale hubiera viajado a Noruega. Tan seguro como que el sol sale por oriente. Toda la farfolla mediática ponderaba, justamente, la fenomenal pretemporada de Asensio, pero ni uno, ni uno, apostaron ni un céntimo porque Kovacic sería titular. Creo que con Ancelotti Modric, James, Bale y Benzemá hubieran sido titulares. Nombres antes que hombres.

Y aunque para un madridista la Supercopa de Europa es un título menor, también es cierto que no haberla ganado hubiera supuesto la primera andanada mediática contra Zidane, jugara con el equipo que jugara. Y si la hubiera perdido con el once inicial que puso, los palos serían incontables: que si es un soñador, que si se ha rebelado contra Florentino, que si no tiene nivel, que si le ha dado un ataque de entrenador……………. y más y más farfolla. No hay cosa que venda más que un petardazo del Madrid y ya se habrían ocupado de que el petardito, en caso de perder, se convirtiera en todo un Maracanazo. Y Zinedine lo sabía, claro que lo sabía.

Sin embargo, a las 8 de la tarde,  todas las emisoras de radio, todas las webs deportivas abrían con el "bombazo" del 11 de Zidane. "Zidane se la juega" decían. No. Zidane con ese 11 hizo un jaque mate pastor a toda la prensa, al antimadridismo y a todo el madridismo renuente con su figura. Con ese 11 conseguía, de un plumazo, múltiples objetivos: El primero dar confianza a los teóricos suplentes, haciéndoles ver que para él todos son importantes, desde el primero al último. El segundo, mandar un mensaje a navegantes para los teóricos titulares, haciéndoles ver que no son indispensables para la victoria, que sólo son una pieza más del engranaje y, que a poco que se relajen, el banquillo sabrá devolverles a la realidad. El tercero, hizo ver a todos los jugadores de la plantilla, a todos, que con él la meritocracia, que fue bandera de Mourinho, no es un lema, es un hecho palpable. El cuarto, dirigido a todos los dirigentes, futbolistas y agentes del fútbol, diciéndoles que calma, que no necesitan a nadie, que si se suben a la parra, se lo van a comer con patatas, ofreciendo así a Florentino y J.A. Sánchez una posición de fuerza ante cualquier negociación en marcha.

Todo con un simple 11. Y para colmo, va y gana………. Y después, llegó a la sala de prensa y sonrió.

Eso, señores, no es predicar, eso es dar trigo.

23 julio 2016

#Pagafantismo

Como el verano se hace largo, aprovecho el estío para recapitular algunos capítulos de nuestra reciente historia que adjetivo como #Pagafantismo. Son episodios que se caracterizan por una actitud casi indiferente, por poner buena cara y sonrisa bobalicona ante ataques, perjurios, menosprecios y tomaduras de pelo que sufre la institución deportiva más prestigiosa del mundo. A esa actitud hay una palabra que le viene como anillo al dedo para definirla: PAGAFANTISMO.

Iniciamos la serie con dos ejemplos paradigmáticos:

#Pagafantismo1

Finiquito a Fernando Hierro: Fernando Hierro abandonó el Real Madrid en Junio de 2003, tras la infausta noche de celebración de la 29ª Liga, en que se negó como capitán a celebrar con la afición y amenazar, dedo en pecho, al mismísimo Presidente Florentino Pérez. Ya antes había discutido la autoridad del Club en la celebración de la Supercopa en Septiembre de 2002 por el traspaso de Morientes. En esa fecha acababa contrato. El Club, en "justo pago" por los favores prestados ¡¡¡ lo indemnizó con 3 millones de euros por la no renovación de un jugador que acababa contrato !!! ¿ Florentino Pérez  haría eso con un directivo de ACS? No, verdad?

#Pagafantismo2

Compra de Canales: Sergio Canales acababa contrato en Junio de 2.010. El 12 de febrero de 2.010 el Real Madrid hace público su contratación ¡¡ pagando al Racing de Santander 4,5 millones de euros más incentivos ¡¡ Valdano era Director General. ¿Porqué pagar un fichaje por un jugador que queda libre cuatro meses más tarde y con el que se puede negociar legalmente? Raro, ¿no?. Y para acabar de rizar el rizo, lo acabamos cediendo ¡¡ al Valencia !! club pro-madridista como todo el mundo sabe…………..  Y lo acabamos vendiendo por 2 millones. Perdemos 2,5 millones por un jugador que podría haber llegado gratis.

Próximamente, más episodios de #Pagafantismo

17 julio 2016

Pagafantismo estival

Hoy empieza la pretemporada el Madrid. Con la caló, como siempre, esperando ansiosos que llegue ese mayo, florido y hermoso, que nos regale una primavera blanca. Pero antes del inicio hemos tenidos tres noticias que, no por imprevistas, si dejan un gusto agridulce en el paladar.

El rusito Cheryshev traspasado al Villarreal. Burgui cedido al Sporting. Medrán traspasado al Valencia. ¿No había más alternativas? ¿En serio alguien cree que no había ninguna opción al menos igual de ventajosa que las tomadas? ¿Así se defiende el escudo y la institución?


Siempre he defendido a Florentino. Creo que continuamente baila sobre una cuerda floja sobre fauces de tiburones hambrientos, pero si algo no me gusta de su figura es su política de poner siempre la otra mejilla, su buenismo, su aparente falta de carácter - o ganas de ser incorrecto - para devolver, de vez en cuando, los desaíres y deslealtades que recibimos de clubes y aficiones de forma casi siempre caprichosa, cruel y sin motivo aparente.

El caso Cheryshev ha sido el gran fiasco de la temporada pasada. Una cagada monumental de la que aún, faltando a su compromiso de transparencia, ni conocemos culpables ni consecuencias. Y todo hubiera quedado en nada si el Villarreal hubiera declarado que - tal y como parece que sucedió - no notificó la sanción al ruso. ¿Qué perdía el Villarreal con eso? Nada. Y sin embargo todos recordamos a Roig poniéndose de perfil. Y ahora vamos y premiamos dicha actuación con una traspaso ventajoso. Venga ya. #Pagafantismo1

Burgui ha jugado este año en el Espanyol, cuajando una temporada normal tirando a mediocre. Pero no creo que suponga un salto de calidad cederlo a un club que lucha por la permanencia. Aunque al Sporting le debamos "gratitud" por el cántico que más me gusta de cuantos conozco, ese "Así, así, así gana el Madrid", duelen los ojos ver a un madridista con la camiseta de un club que siempre ha demostrado un feroz antimadridismo. Es muy posible que Florentino no fuera en el autobús del Real Madrid en agosto pasado, cuando fue recibido a pedradas llegando al Molinón. Quizás si hubiera ido, hoy Burgui estaría jugando en un club amigo, que los hay, y no ayudando a que no descienda un enemigo histórico. A mamar a Mareo. #Pagafantismo2

Del Valencia y su proverbial antimadridismo que vamos a decir que no se haya contado ya. Para qué recordar dichos y hechos de Paco Roig, las astracanadas de los fichajes de Mendieta o Ayala, las continuas faltas de respeto de directivos y jugadores cada vez que pisan el Bernabeu - sobre todo cuando se van con las orejas entre las piernas - y ¿cómo premiamos ese comportamiento? Traspasando - casi regalando - a un prometedor canterano, campeón del mundo. Es la guinda que corona la vergonzosa cesión de Cheryshev en el mercado de invierno. A los chés, ni agua. #Pagafantismo3

Siempre digo que la crítica es hija del desconocimiento y la ignorancia. Supongo que habría que conocer todos los aspectos de estas negociaciones, es muy posible que se hayan tenido muy en cuenta las opiniones de los jugadores, a los que siempre se deberá intentar contentar pero nunca en detrimento de la imagen y status del club, que es lo más importante. Pero con cosas así, Florentino, ni defendemos el escudo ni nos hacemos respetar.

Ya sólo falta que cedamos a Febas y Mariano al Cádiz. Ya puestos…………….. #Pagafantismo.

Como deseo para esta temporada que hoy inicia, que las Champions se cuenten como los huevos.


P.S.  Escribiendo esta entrada, he recordado diversas actuaciones del club que bien podrían etiquetarse como Pagafantismo. Por ello, anuncio una serie de ellas, para cuando las musas me abandonen, hecho cada vez más frecuente.

04 junio 2016

La Undécima: El Madrid no paga deudas


Real Madrid 1 (5) - 1 (3) Atlético de Madrid 

Como terminé la entrada previa a la Final de Champions, inicio ésta: El Madrid no paga deudas. Ese discurso buenista, interesado y torticero, esa milonga de que el fútbol le debía una Champions al Atleti queda oficialmente archivado hasta no se sabe bien cuando. Los títulos se ganan, no se merecen. Por tanto no voy a entrar en el análisis también interesado de si el Madrid mereció o no ganar la Champions, no, el Madrid las gana. Y punto.

Pasada una semana desde que la Undécima pasó de ser sueño a ser historia, calmados los ánimos, ponderado el gesto y reflexionado sobre todo lo vivido, sólo acierto a diagnosticar una cosa: El mundo se divide entre madridistas y antimadridistas y sólo una parte ha demostrado su inteligencia, la otra demuestra casi siempre su capacidad histórica de segregar bilis y metabolizarla. Y es su problema. Maradona con su proverbial capacidad de síntesis les diría:  "A mamarla", pero yo, que paso por persona educada, sólo les diré: "Es lo que hay".

Entiendo y asumo que ser madridista conlleva implícitamente un leve toque de chulería y soberbia, de otra forma no se entendería nuestro gen ganador, pero esta semana he descubierto una nueva arista en mi sentimiento madridista: el disfrutar con tanta envidia puesta al sol, el ladino regodeo en la negra suerte de aquellos que veían como un título la derrota blanca, el arte de mostrar esa media sonrisa, con la que no dices nada y lo dices todo, como respuesta a tanto comentario mala follá de aquellos a los que sólo les queda el malmeter y fabular con confabulaciones judeo-masónicas impropias de gentes con un mínimo nivel intelectual.

Yo sólo les diré que cuando Ramos marcó, salté junto a cientos de amigos de mi Peña, cuando Carrasco empató sufrí y apreté, pero nunca, nunca dejé de creer. Y cuando Cristiano marcó, la alegría fue acompañada de una gran liberación, de una calma que quizás llevada por los años y por la cercanía de otras Champions, me ratificó en mi orgullo de saber que no estaba equivocado, que el Madrid es el más grande, el mejor. Y punto.

Ahora sólo queda sonreír quedamente ante quejas ilusas, cabecear ante resabios de segundones y compadecerlos, que la caridad es una virtud teologal. Comprendedlos, la tienen muy, muy adentro. Y llegarse, como un casual, por la sala Reyes de Europa del Tour Bernabeu y acariciar a la nueva niña de nuestros ojos: La Undécima.

Me gustó: Casemiro. Superlativo. Pilar del equipo y llamado a grandes logros. Ramos ha hecho un final de campaña que demuestra que sólo necesita estar motivado para ser uno de los más grandes. Isco, fundamental su cambio, pese a que no lo comprendí y sigo teniendo dudas. Fundamental en las dos últimas Champions. Y Lucas Vázquez, que cojones tiene…………………….

No me gustó: A pesar de ser un firme defensor de Bale, y maravillarme en los primeros 20 minutos, me disgustó sobremanera su pasividad defensiva, casi pasota. No entró ni una vez la pierna, sólo acompañaba con la mirada. Inadmisible en un partido así. Tampoco tiene un pase que Cristiano jugara la final lesionado, cualquier día de estos sale con una muleta al campo. Nunca lo entenderé. Jugamos con uno menos. Eso si, ni por esas…………..

Pepito Grillo: Si. El gol de Ramos es en fuera de juego. Muy raspado, pero claro. FU-E-RA DE JU-E-GO. Ahora bien, haters, sólo admitiré esa premisa ante personas dispuestas a admitir que lo correcto en esa jugada hubiera sido pitar penalti y expulsión a Savic (al igual que la jugada de Carrasco, que en caso de fallar debería haber supuesto penalti y expulsión de Lucas Vázquez). Los que no estén dispuestos a admitir eso, conmigo que no cuenten para perder el tiempo en discusiones inútiles y banales.

Franciscus: El Real Madrid, como no podía ser menos, será el primer equipo que repita victoria en Champions. Dicho queda (ya advertí sobre lo de la chulería y tal….).

Enhorabuena a todos los madridistas, y que el año que viene las Champions se cuenten como los huevos. 

Hala Madrid y Nada Más

28 mayo 2016

Yo creo


Antes de nada, advertir que es posible que a eso de las doce puede que me tenga que comer todo lo dicho, línea por línea. Pero de eso se trata, de poner negro sobre blanco las impresiones, los pronósticos y los análisis. Y cuando lo reúno todo, el resultado final es que "Yo creo".

Creo honradamente que esta noche el gesto más repetido será los dos índices al frente. La Undécima será una realidad y la Única seguirá siendo el sueño húmedo de la afición colchonera. Y creo que será así por varios motivos, a saber:

Primero.- El Real Madrid tiene mucho mejor equipo que el Atlético de Madrid. Y quién tiene a los mejores, suele ganar, es así de simple. Al parecer Gareth Bale decía esta semana que ningún jugador del Atlético sería titular del Real Madrid. No diría yo tanto, pero para mí sólo Griezmann y Oblak podrían discutir el puesto a Benzemá y Navas.

Segundo.- Si Zidane ha conseguido algo en este Madrid, ha sido que sea más serio y solidario defendiendo. Sólo siendo ordenado, ha conseguido esa magnífica racha de victorias seguidas. Casemiro ha aportado un equilibrio vital a un equipo que naufragaba en el centro del campo. Con la medular de tres más un volantes que siempre sube a defender el ataque inicial del contrario, el Madrid no deberá sufrir más de la cuenta. Si son capaces de poner tanta brega como los Koke, Gabi, etc…. la calidad decidirá.

Tercero.- Psicológicamente los atléticos tienen un déficit enorme esta noche. Por mucha ilusión por ganar que tengan, que las tendrán, el miedo al fracaso será atroz, casi inmovilizante. Tienen demasiado cerca y fresca en el recuerdo la forma tan cruel de caer. Si se adelantan en el marcador, siempre temerán que se repita lo que pasó. Si se adelanta el Madrid, el peso de la historia, que aunque se resistan tienen asumido, los hundirá, quitándoles capacidad de reacción. El Cholo, obviamente, esto lo sabe y fiará todo a marcar en los primeros quince minutos de cada tiempo. Sólo así podrá sustentar el ánimo de los suyos.

Cuarto.- La experiencia es un grado. Este refrán tan típico de la mili, es una verdad manifiesta. La plantilla del Madrid tiene muchísima más experiencia en grandes citas, ha levantado más títulos, ha jugado más finales. En momentos difíciles, tendrán más armas a las que agarrarse. La veteranía de campeones de todo como Ramos, Kroos, Arbeloa o Cristiano sería determinante. El Madrid no desfallecerá, tendrá más o menos fortuna, jugará mejor o peor, pero no desfallecerá.

Por todo lo anterior, siendo las 14:15 horas del 28 de mayo de 2.016, YO CREO. Si el Madrid corre tanto como el Atleti, ganará. Si le pone tanto como el Atleti, ganará. Si disputa todos los balones con la misma fe de los millones de madridistas que los estarán apoyando, ganarán. Con que la diosa Fortuna sea imparcial, ganarán.  Si creen tanto como los colchoneros, ganarán. Lo normal es que ganen. Por tanto, YO CREO.


Para terminar, dos deseos: Que gane el Madrid y que, pase lo que pase, no haya nada raro por parte del arbitraje.

Ah, y un último aviso a navegantes: El Real Madrid NO paga deudas.

24 mayo 2016

Recuerdos de la Copa de Europa: Mijatovic, el puro y la fuente


20 mayo de 1997. Una final de Copa de Europa. Al fin. La anterior fue en 1981, cuando perdimos contra el Liverpool y se desvanece en la memoria, quizás por el desconsuelo que acompañó, quizás porque la tierna juventud procura tapar pronto las penas con las frecuentes alegrías. La Sexta de los yeyés ni la recordaba.

20 de mayo de 1997. Entonces era el orgullo presidente de mi querida Peña Madridista Gachera, tras rescatarla del polvo y el olvido. Ese día debía ser un aldabonazo en la historia de la Peña y preparé la fiesta con todo el mimo y el cuidado posible. El primer reto, convencer al Alcalde de que nos dejara la Biblioteca, llena de libros y en uso, para festejar una fiesta que podría acabar en bacanal. Complicado, pero ante mi garantía personal aceptó. El segundo, pedir a los socios su compromiso de corrección y colaboración. Tenía que salir perfecto. Todos como un solo hombre ayudaron, recubriendo de plástico las estanterías, sirviendo bebidas, preparando las tapas. Tremendo orgullo sentí. Esta es una cara más del madridismo, la élite: Las Peñas.

Toda la tarde con los preparativos. Se acerca la hora del partido. La Juve, a tenor de los especialistas, parece más equipo que el Madrid de los años 50. Zidane en todo su esplendor se antojaba el ángel vengador bianconero. El Madrid, como siempre, no parecía favorito ¿Qué tendrá que hacer para serlo algún día? Poco a poco la biblioteca se empieza a llenar. La tele a todo volumen. Cada vez más y más gente, hasta romper el aforo. Casi no se coge. Empiezan a llegar madridistas no socios, ofreciéndose a pagar la cuota anual a cambio de que les dejemos estar con nosotros. No puede ser. La Peña es un producto premium y así se hace querer. Como descargo, en pago a su promesa de afiliación inminente, les ofrecemos un lugar en la barra libre si llega la victoria.

Empieza el partido. Con la liturgia que precisa el momento, enciendo un Montecristo que me costó casi 2.000 pesetas de entonces. Un dineral, pero la Séptima lo merecía. Al principio un silencio sepulcral. El fútbol es espeso, mucho cálculo, mucha táctica, Illgner casi sin trabajo, Panucci y Hierro dando a los italianos su mejor medicina, palos por doquier y Seedorf mandando en la medular, pisoteando el balón, haciéndose hueco con los codos, pleno de entrega y esfuerzo. Quizás el paso del tiempo me perturbe mi percepción, pero para mí fue el holandés fue el gigante de la Séptima.

Llegó el descanso. La tensión acumulada se disuelve cuando todos a una reemplazamos la bebida y la comida para acompañar en el segundo tiempo. Topetazos y buena voluntad. Nervios, que comienza la segunda parte. Vuelta al juego duro y trabado. Más tensión. Y de pronto, como en un thriller, todo se desata. Primero Inzhagui remata a bocajarro, Illgner la para y la tensión sube a mil. Y cuando aún estamos atemorizados por la ocasión……………. Mijátovic recoge amoroso un balón perdido en el área, recorta a Peruzzi y marca. El caos se desató y yo, pobre de mí, más pendiente de vigilar que nadie sembrara de libros los platos de mejillones y patatas fritas que de celebrar el gol. A partir de ahí no recuerdo nada. Sólo una sensación de angustia cada vez que el balón pasaba del medio campo blanco y la creencia de que en esos infinitos veinticinco minutos se habían licenciado al menos dos quintas de reclutamiento. Infinita espera, miradas de soslayo, roer de uñas y pedir el tiempo en el minuto 85.

Al fin Helmut Krug pitó el final. Y todo se desbordó. Ya daba igual los libros, todo lo llenó la alegría de conquistar, de nuevo, la Copa de Europa. Esa hija pródiga que tanto tardó en volver. Todos a la calle, a la plaza aledaña, a bailar junto a la blanca fuente que los municipales, madridistas avisados, acababan de encender. Todos menos yo. Sólo en la biblioteca, exhausto, liberado de la angustia, feliz e incrédulo de que al final la maldición quedaba rota. Retrepado en la silla veía como Mijatovic celebraba con la grada su ascenso al Olimpo Blanco. Las caladas al Montecristo eran más pausadas, más largas, disfrutando del momento. El cubata recién servido. Aún quedaba casi medio puro………………………..

En esto llega gritando mi amigo Curro, posterior Presidente, diciendo que mi hermano se había caído y estaba mal. Corro tras él. Llegamos a la fuente, con media plaza llena de gente, apartamos a todos y, ante mi confusión, todos empiezan a reír. Me atrapan y sujeto de pies y manos me echaron a la fuente. El agua helada (hacía frío), la fuente cual pila bautismal y mis socios como Juan el Bautista, completaron mi bautizo como Campeón de Europa. Y así comenzó la tradición. Tras mí, muchos otros siguieron aquella noche el camino bajo los chorros, y así desde entonces, en cada final de Champions la fuente es la Meca donde, a falta de Cibeles, los madridistas gacheros celebran su alegría y fervor.

Ya sólo espero que el sábado la blanca fuente vuelva a bautizar una nueva Champions. Los municipales ya están avisados………………….