Frontispicio

Objetivo: 26/05/2018 - Kiev

30 octubre 2016

No estaba muerto, estaba de pretemporada


Alavés 1 - Real Madrid 4

Que recuerde, ya ha pasado varias veces. Pero ni por esas rematan, que diría mi madre. Cristiano Ronaldo, el único jugador de la historia del Madrid que sale a más de gol por partido, al parecer estaba acabado, próxima su jubilación, en un declive tan acusado que sólo se podía esperar que marcara algún golito de vez en cuando, algo propio de mortales y lejos de sus estratosféricas cifras. Había incluso quién, ahora sí, confrontaba los goles que llevaba Messi frente a lo "exiguo" de su cuenta. ¡¡¡ si incluso Morata llevaba más, ya ven ustedes !!!

Llegó a Vitoria con dos retos: El primero marcarle a un equipo al que aún no lo había hecho. El segundo, tapar la boca de tanta morralla, interna y sobre todo externa, que llevaban quince días piando. Y el chaval, que le gusta más un reto que a la mujer del sobrado de Camas, sacó su fusil y pas, pas, pas: hat-trick que pudo ser un póker de no haber estado listo Pacheco. Y ahora vas y lo cascas, descreído ignorante. 38 lleva ya el pobrecillo.

Y faltó, lástima que Zidane no se diera cuenta, sustituirle por Lucas. Ayer su bolsa estaba llena, hay el miércoles partido de Champions y, a buen seguro, se hubiera llevado en división de opiniones ovación y pitos en su salida, que sospecho que es lo que más le motiva pues como decía mi admirado Manuel Jabois, su odio es como una medalla que nos pertenece. No en vano, en ejercicio de infantil excusa, Sport se preguntaba si Cristiano habría provocado al público con su celebración de los goles………….. Ya saben, aquello de excusatio non petita………. Pueril.

Y ahora a golear al Legia Varsovia, que ya sabemos que el luso sólo le marca a equipos pequeños……………… Pero pensándolo bien, el Alavés no puede ser tan minúsculo cuando lió en el Camp Nou la que lió, aunque parece que pasó el siglo pasado, pues ante mi pasmo, no escuché a nadie de la canallesca hacer alusión a la catástrofe. Creerán, como los niños, que si no se nombra, no existe………… Pueril de nuevo.

Siempre he dicho (es una de mis frase favoritas) que en el fútbol no existe la memoria. Pero olvidar que Cristiano ha arrastrado una seria lesión, que ha debutado hace poco más de un mes y que, como es lógico, esta parte de la competición es parte de su particular pretemporada, no digo que sea imperdonable, pero sí que conlleva una penitencia importante: Exclamar cincuenta veces al día, hasta el miércoles: "Cristiano es el mejor, y punto". Y el miércoles, en la previa, doscientas veces………………. por descreído e ignorante.

Me gustó: Kovacic. Mucho. Cada vez tiene más presencia, se asoma al área con una naturalidad desconcertante y sólo le falta un pelín de fortuna en algún tiro para hacer buena la apuesta de Luis Suárez (el bueno) de que sería el nuevo Pirlo. Amén.
Morata también estuvo, como acostumbra, magnífico. No necesita mucho tiempo para hacerse notar, todo lo contrario de Benzemá, que ayer hizo un pésimo partido.

No me gustó: La defensa, sobre todo en estático, últimamente es de risa. Los laterales ayer estuvieron pésimos y Varane necesita como el comer un partido estelar para afianzar su confianza. Ayer Isco tampoco tuvo su día, abusando del arabesco y el gongorismo estiraba la jugada hasta el imposible, perdiendo incontables balones.

Pepito Grillo: Que un equipo que se benefició de un atraco árbitral como el de Mestalla, que además hiciera tan burda expresión del fingimiento y la parodia con el botellazo, termine la semana haciendo pañolada "contra las instituciones que actúan en su contra" dice mucho de la ficción donde se han instalado, el discurso para memos que venden y la impudicia con la que se desenvuelven.
Ah, y para los antis y puristas, el primer penalti, para mí, no lo era. Aunque era muy fácil creer lo contrario, dado lo dudoso de la jugada.


Franciscus: Morata titular en Varsovia. Y Mourinho va a tirarle los tejos a Messi con más ansia que yo a la parienta tras ver El voyeur de Tinto Brass.

20 octubre 2016

El experimento: Mejor sin volumen

El martes el Real Madrid le endosó un 5-1 al Legia Varsovia, en un partido de ida y vuelta, pleno de ocasiones, goles, dinámico y atractivo para el espectador. O al menos, para quién guste de ese tipo de fútbol sin reservas, sin tacticismos y basado en potenciar el ataque sobre las defensas. Zidane sacó en un mismo once a Danilo, Marcelo, Kroos, James, Asensio y la BBC. Sólo faltó Ramos de central para que todo fuera un circo a tres pistas.

Pues oye, uno que estaba con su cubata y sus pipas disfrutando del partido, a poco que prestaba atención a los comentaristas de Antena 3, sufría un coitus interruptus. Que si el Legia era con total seguridad el peor equipo de la Champions apostillaba Helguera, que si "por momentos" el Real Madrid perdía el control del partido, que si el resultado era un poco exagerado porque los polacos (de Polonia) habían tirado una al palo y una oportunidad clara, que si Danilo ofrecía muchas dudas, que si Cristiano fatal, que si patatín, que si patatán……. un desastre todo. ¡¡ Que ganas de echarle agua al vino, oye !!

Hemos oído mil veces lo de que en un partido loco, sin esquemas tácticos, el Madrid siempre te acaba matando, ¿no? Entonces ¿porqué no proponer ese partido ante un rival que parecía entrenado por Paco Jémez? Pues no señor, tampoco están contentos. Si Cristiano, en lugar de tirarlo todo le daba por caer a banda, asistir y apoyar en estático, decían que está ansioso por marcar y está muy lento. Si marca tres al Legia, que sólo marca a equipos pequeños. Nunca acertamos. Siempre, siempre, quieren la otra bicicleta.

Pero como soy de analizar las cosas, a fin de cuestionar mi propio criterio, me propuse como experimento sociológico y comparativo ver el Barcelona - City de ayer. ¡¡ Y que cambio, oye ¡¡ Todo era fluir, magia y acontecimientos extraordinarios………… Que en todo el primer tiempo sólo pudiera marcar de accidente y donación, que sólo tirara dos veces a puerta, que el mejor del Barca fuera Ter Stegen, que el City daba mucha más sensación de peligro que el Barca no era óbice para que los sesudos analistas sólo se dedicaran a la vanagloria y ascensión a los altares de …………… un equipo que no había jugado a nada. Ni un pimiento.

 Después ya llego la cómica expulsión del Bravo y ya todo se desdibujó. El City creyó que le había tocado el Barca en el amigo invisible y sus regalos eran como el becario que lo invitan por primera vez. Así el partido, ya no tenía interés académico para mi estudio y a partir de ahí sólo me dediqué a estudiar las posibles caras de mala leche de SuperPep ante el estropicio de su equipo. ¡¡¡ Que templanza, que espíritu deportivo ante la derrota, que sonrisa al dar la mano !!! Ni un topetazo al banquillo, ni tirar la botellita de agua, ni un puntapié al sacrosanto céspet independentista, nada…….. Paciencia franciscana. O seny, claro.

Para acabar el experimento, me encogí al final, temiendo la rajada monumental de Pep ante la labor árbitral que, en el mismo descanso, obvió pitar un clarísimo penalti de Digne que serviría para empatar el partido en un momento clave. Sabiendo cómo se las ha gastado en otras ocasiones Pep, temía que salieran sapos y culebras de su boca, pero no, sólo recordó que su City es un equipucho recién llegado a Europa y que la goleada, regalos y ridículos eran cosas del fútbol. Lo dicho, seny y valors………

Por ello, una vez analizados todos los parámetros evaluados en el experimento, mi recomendación es que si pueden, vean los partidos del Madrid con el volumen quitado. Les irá mejor. Saludos.


04 octubre 2016

La ley del péndulo


     El Real Madrid es tan grande que hasta las crisis las hacemos en superlativo. Hoy el Madrid está en crisis, si, como lo oyen. Y con razón, claro. Luego te paras a pensar en la situación actual y resulta que sólo llevamos un mes y medio de competición oficial, el equipo de Zidane está invicto, colíder en Liga y en Champions y en la Copa del Rey, como no ha empezado, aún no han podido expulsarnos. Y hace tres meses que se ganó la Undécima. Supongo que los del Almería dirán que a esas crisis se apuntan ellos. Y con razón también, claro.

Haya o no crisis, los madridistas estamos que nos tiramos de los pelos por la racha de cuatro empates seguidos, tres si exceptuamos el de Dormuntd que es un gran resultado. Y es que aunque está claro que en la Liga no se pueden ganar todos los partidos, no es menos cierto que los empates ante Las Palmas y Eibar son, cuando menos, sangrantes. Y el problema es que este cuento ya lo hemos vivido en demasiadas ocasiones, el año pasado por estas fechas sin ir más lejos.

Hoy no puedo por menos que carcajearme cuando releo aquellas declaraciones de Ramos, Modric, Pepe, etc… en las que proclamaban a los cuatro vientos que la Liga era el primer objetivo esta temporada. Anda ya ....... a otro perro con ese hueso. Y es que, aunque se me pueda tachar de chulo, creo honradamente que las Ligas jugadas tras ganar la Liga de los récords, simplemente las hemos regalado. Es acordarme de la que ganó el Atleti y es que me entran las siete cosas………………..

Y con estos argumentos, volvemos a la pregunta fundamental, al meollo de la cuestión: ¿De quién es la culpa? Para mí, clarísimamente, de los jugadores, especialmente de los pesos pesados del vestuario. Ni Zidane, ni lesiones, ni suplentes, ni bajas formas, ni gaitas…… A Las Palmas y al Eibar con el pito nos los foll…….. , que diría Benito Floro. Y es que aquella filípica de los 80's podría haberse producido perfectamente en el descanso del domingo, perfectamente.

Y este hecho nos lleva de nuevo, cíclicamente, al origen de la crisis. Zidane no cesa de pedir intensidad, como antes lo hicieron Benítez, Mourinho, Floro, Capello y decenas de entrenadores más (Carletto no, y pasó lo que pasó). Tantas veces, tantas ocasiones regaladas, tantos declaraciones monjiles tras los tropiezos ¡¡¡ que hartazgo !!! Mi explicación es muy sencilla: los jugadores del Madrid son esclavos por propia iniciativa de la Ley del Péndulo. Cuando la inercia del equipo llega a su cénit cosechando títulos, automáticamente se inicia un nuevo ciclo en que la molicie, la pachorra y la sobradez nos llevan al desastre. Y una vez allí, vuelven a echarle lo que hay que echarle y nos vuelven a llevar a la gloria …. Y vuelta a empezar.

Ahora sólo falta que venga Ramos con sus discursitos………….. ¡¡ Que hartón de sobrados !!