Frontispicio

Bienvenida 33ª, aunque sólo sea como excusa para buscar la 34ª. Hala Madrid.

29 abril 2014

A Munich con amianto

Ya están los blancos en Munich. Todos sabemos (salvo las fuentes imaginarias de Pep) que será muy duro, muy difícil. Y ya no es por temas como la bestia negra ni por esas zarandajas, no, será muy difícil porque el Bayern Munich es un equipo enorme, con unos jugadores magníficos y el actual campeón de Europa. Con eso, ya todo está dicho.

Desde que Figo sacó la bolita, todos sabíamos que iba a ser así, porque acceder a una final de Champions nunca es fácil (salvo Ovrebos, claro) y te exige dar lo mejor de ti mismo para conseguir el premio de la participación, luego atrapar la orejona es otro cantar. Por eso hoy no exijo al Madrid ganar, no, sólo les exijo que den lo mejor de ellos mismos, que cuando termine el partido, independientemente del resultado, me sienta orgulloso de ser madridista.

Y esto espero que no se malinterprete con posesiones, dominio, número de córners o pamplinas de éstas que los nuevos filósofos del fútbol quieren vender. No. Soy austero en la exigencia: sólo esfuerzo, concentración y sacrificio. Luego que se falla un pase, que el balón no encuentra puerta, que el árbitro no ve lo evidente son accidentes del juego, pero tu contribución ha de estar siempre ahí, previamente.

Hoy los bávaros van a hacer un partido diametralmente opuesto al visto en el Bernabeu. Esas posesiones y rondos infinitos modelo culé darán paso a un juego más clásicamente alemán, con profusión de tiros desde fuera del área (gran especialidad germana), con mucha menos circulación y con defensa muy adelanta y presión asfixiante los primeros veinte minutos. Y muchas faltas. Y mucho teatro (la contribución de Pep a este equipo no se puede obviar).

Ante esto el Madrid ha de ser, simplemente, el Real Madrid. Y ojalá que sus dos máximas estrellas den motivos, una vez más, para pregonar al mundo que lo caro es barato.


HALA MADRID

27 abril 2014

Goleada atlética


Atletas 4 – Osasuna 0

Claro, como son atletas, así cualquiera. Cristiano, que se aproxima bastante al discóbolo de Miron, jugó porque así lo quiso él, Carlo y en contra de opiniones más versadas y fundadas de la canallesca periodística de este país (no confundir con otros países de campanarios y esquinitas).

Y para desgracia de osasunistas y demás antimadridistas, jugo y goleó con la eficacia de un drone ruso en Chechenia, hizo su celebración y se marchó. Tuvo su ovación, como no, pero le faltó la corona de laurel que siempre se entregaba como homenaje a los campeones de los torneos atléticos. Esa se le fue a Pep.

Cristiano dejó el partido decidido, y las migajas quedaron para que sus compañeros acabaran de hacer el póquer que pudo ser repóquer si Teixeira, en un reflejo institivo (ya no servía su ayuda) no hubiera anulado, porque él lo vale, el quinto a Morata, que anda tan deseoso de goles como la ardilla de Ice Age de bellotas.

Carlo, en un partido trascendental, no lo olvidemos, dio cancha a presumibles suplentes, confeccionando aún así un 11 de garantías, a la vez que da oportunidades para reivindicarse a canteranos como Nacho, Casemiro y Morata, aunque la cantera, por esas vicisitudes de la vida, ya no esté en boga ni sea tan importante como estos meses atrás, en que era un modelo único y universal, hoy ya no, que se le va a hacer.

Al final 4-0 y con #SùperLópez de portero, batiendo por cierto un récord de Casillas que, no sean lelos, no encontrarán en ninguna portada ni en reseña con fuente mayor de 12. Por salir la cosa redonda, hasta Ramos marcó ese gol por el que tenía perdida la cabeza (sic), por lo que esperemos que de aquí en adelante se aplique en lo suyo.

Ahora a esperar el posible tropezón atlético y a olfatear Baviera, que ya el horno debe de estar casi empezado a calentar, si no, no le va a dar tiempo a quemar tanto árbol ni tanto campo.

Aunque si Cristiano hace lo mismo que ayer, como si quieren quemar todas las minas del Rhur. Y es que con estos atletas...............................................

Me gustó: Me agradó especialmente Nacho, velocísimo, muy fuerte, muy versátil y sumándose con facilidad al ataque con descaro.

No me gustó: Di María. Selecciona sus esfuerzos de una manera obvia. Ayer era un día que no le motivaba y ahí estuvieron los resultados.

Pepito Grillo: Después del partido de Champions, Super Pep lloró sin lágrimas visibles, con esa pena tan sutil que sólo los dioses podrían disiparla. Lleva tanto tiempo vendiendo la moto del país pequeñito, ens roban, la cartera contra la cantera.......... que no se ha dado cuenta de que está en el Bayern, el equipo de las multinacionales más potentes de Europa. ¿nos llama estúpidos en nuestra cara?.

Franciscus: La Champions bien, la Liga mal.

24 abril 2014

Lisboa está más cerca

Real Madrid 1 - Bayern de Munich 0

Semifinal de Champions. Contra el Bayern, casi nada. Alonso pedía apoyo a la llegada del equipo, y lo hubo pero menos que contra el Borussia. Y es que las remontadas al madridismo nos motivan mucho más que las páginas en blanco de un partido de ida. Sé lo que es vivir Concha Espina de bote en bote y me imagino que el subidón dentro del autobús debe ser tremendo ................ y el achique en el autobús de los rivales equivalente en su grado.

El Bayern inició el partido voraz, con una presión altísima y una velocidad de pase tremenda. El Madrid y el Bernabeu, esa dupla de tan frágil espíritu, se acoquinó. Pero el orden tuvo sus frutos y las embestidas, aunque frecuentes, no dejaban la menor huella. Y el furibundo inicio fue contestando de forma brutal por el arma predilecta de este equipo: el contragolpe. En cuatro pases el balón pasó del área propia a la red de Neuer. Genial pase de CR7, magnífica asistencia de un colosal Coentrao (el que tanto pipero abducido desea su marcha) y Benzemá en modo Champions, marcando.

En otro Bayern, el gol les hubiera servido de acicate, pero en éste poco a poco al Espíritu de la Larga Posesió fue embargando a los bávaros, el rondo perpetuo se autoalimentó de forma continua, como esos bucles de virus jodedores que no fastidian el ordenador pero molestan en grado superlativo. Ante esta propuesta el Madrid respondió de la forma aturrullada que suele, que tan pésimo resultado le dio en el penúltimo partido contra el Barca y que tantas veces ofreció en estos últimos años: balonazo arriba, apresurado y rifado, preferiblemente de Pepe y a rezar para que el defensa falle en el despeje.

Cierto es que tuvo tres ocasiones claras de casi sentenciar la eliminatoria, cierto es que no se sufrió en exceso por las acometidas, pero siempre defendí que el problema no es defender este juego aculado, el problema – y solución – es jugar la pelota con criterio cuando se recupera, sin apresuramiento y ofreciendo dos o tres alternativas para salir con él jugado. Que el rival quiere tenerlo casi eternamente sin crear peligro, vale, pero cuando yo lo tenga que lo obligue a desgastarse jugándolo con criterio.

En el segundo tiempo, como si fuera un ilusionista, Carlo cambió el guión y cogió a Pep y su trouppe un poco a contrapié. El Bayern de la sobrasada, que tan poco gusta a Beckembauer, esperaba un calco de la primera parte y se sorprendió cuando el sumiso se transmutó en activo, se impuso en el centro del campo y le quitó la manija y el control del juego. De esta forma se sufrió menos en la Castellana y las decenas de miles de sucursales madridistas diseminadas por el mundo, pero curiosamente las oportunidades escasearon más que en el primer tiempo.

Y como el tiqui sin atraca no es demasiado efectivo, el Bayern casi ni inquietó a Casillas, los madridistas celebramos el final y los alemanes empezaron a pensar que quizás les habían timado con el cuento ese de la bestia negra........ 1-0, que no es para tirar cohetes pero si para ir con confianza al “infierno alemán” (como lo vamos a oír tropecientas veces en la próxima semana, me apunto la primicia).

Lisboa, que siempre ha estado cerca, está hoy más cerca para millones de madridistas. Ya añoro volver a ver la Torre de Belem, el puente sobre el Tajo..................... Añoranzas preñadas de esperanza.

Me gustó: Pepe, Coentrao, Carvajal y Alonso. Fabulosos. Sólo espero que la piperada entone el Fabio, Fabio como penitencia por tantas faltas de respeto al lateral y que el Marqués del Nabo asuma como cruel pero inevitable que la dupla de laterales derechos del Madrid es la de la Selección.

No me gustó: Que los jugadores hayan olvidado el partido del sábado y sólo hablen del martes próximo. Ojito, que es otra final, que diría el C..... Simeone.

Pepito Grillo: ¿Cómo es posible criticar a Mourinho por defender una tontería supina como que el 0-0 es un buen resultado para el partido de ida y celebrar el del Atleti como una proeza, si morir en el intento?

Franciscus: Cerveza en portugués se pronuncia “servesa” con un poquito deje, como desmadejado.

18 abril 2014

AVE Bale. VIP, bip


Real Madrid 2 – Barcelona 1

Campeones. Otra vez. Una más. Es algo intrínseco al madridismo: el campeonar. Es la savia que nutre nuestra pasión. Campeones. Otra Copa, otro hito, otro logro. Que grande es ser del Real Madrid.

Me acosté tarde, muy tarde. Los festejos en mi Peña Madridista Gachera se prolongaron y mientras me acostaba, revivía los mejores momentos de la noche y el mejor fue disfrutar, arrodillado, con un grupo numeroso de niños de 8 ó 9 años entonar, eufóricos, la canción de mi vida, el “Así, así, así gana el Madrid”.


Y dormí feliz.

11 abril 2014

Tropezar y no caer .....................

En la anterior entrada decía que conozco un refrán que indica que tropezar y no caer, adelantar camino es. El Madrid tropezó en el Iduna Park de Dortmund y en el tropezón descompuso bastante la figura. A punto estuvo el tropezón de entrar en la categoría de los risibles, esos que se agrupan en los resúmenes de Youtube para forzar las carcajadas con las caídas más variopintas. Pero no fue así, se recompuso, se irguió como el borracho tras soltarse de la ventana y se fue a las semifinales de Champions, que no es mal lugar para pasar la noche.

Entre una cosa y otra imagino que hubo en media España –la madridista - una creciente indignación que no remitió con el pitido final y en la otra media, compuesta por los seguidores del Antimadridista, C.F., una emoción esperanzada durante el partido y gran desencanto final. Cosas del fútbol.

Si queremos ver la botella medio llena, diremos que Ancelotti ya ha igualado los méritos de Mourinho la temporada pasada, que no es poco y que muchos no pronosticaban tras la marcha del portugués. Si la queremos ver medio vacía, diremos que este equipo no da la impresión de estar preparado para grandes gestas. Y extraña y disgusta este hecho en igual medida. Florentino Pérez tendrá muchos defectos, seguro, pero en lo que estaremos de acuerdo es que ha ofrecido a sus entrenadores unas plantillas potentísimas.

Por ello extraña que el Real Madrid, con posiblemente la mejor plantilla del mundo, no esté preparado para afrontar anímicamente partidos de máxima exigencia, dígase una Final de la Copa del Rey, un partido de Liga vital contra el Barcelona o una semifinal de Champions. Máxime si en esa plantilla tenemos desde campeones del mundo, balones de oro, internacionales de las más prestigiosas selecciones y los jóvenes con más proyección mundial.

Tras el partido de Champions he oído múltiples críticas a Ancelotti, y ni las entiendo ni las comparto. Si con este currículo los jugadores no son capaces de afrontar un gol en contra en una eliminatoria que aventajan por 3-0 no necesitan un entrenador, necesitan una auxiliar de ayuda a domicilio que les quite las caquitas. No es de recibo que los jugadores se desencajaran de la forma que lo hicieron, que mostraran tan escaso espíritu de superación, que vieran el balón como si fuera un áspid..... Si hacen eso, la conclusión es muy sencilla: No son jugadores del Real Madrid y por supuesto no merecen el sueldo que se les paga. Así de simple.

Todos en general, ya que no quiero entrar a valorar individualmente actuaciones personales que a algunos dejaron señalados, me temo, para siempre.
 El sábado, a la salida al calentamiento, pitada. Al inicio del partido, pitada. Durante el encuentro, ánimo, que todos no vamos a ser igual.

06 abril 2014

Goleada para enfilar la Liga





















 R. Sociedad 0 - Real Madrid 4

Temía la visita a San Sebastián como a la de la consulta del dentista. Temía perder la Liga allí, sobre todo cuando acudíamos sin ese equipo de emergencia llamado Cristiano Ronaldo. Si además de ello la tarde se empinaba más que el Mortirolo, con las victorias del Atlético (con gol ilegal) y Barca (con más penaltis dudosos), a las 8 de la tarde estaba como un flan.

Y como todo flan que se precie, cualquier aproximación de la Real me hacía temblar, aunque viéndolo en perspectiva, no había casi ningún motivo para ello. Si a ello le unimos la cachaza con que jugaban los de la naranja mecánica, es fácil entender mi decaimiento. Pero fue llegar el gol de Illarra, el insultado, y abrirse las aguas de la Liga.

Quedó todo claro, meridiano. El plan, the plan que diría el sobrado de Camas, estaba claro y preciso. Señores: La 33ª Liga es nuestra. Está ahí, a la vuelta de la esquina. Sé que es así y para demostrarlo os ofrezco, en rigurosa primicia, los resultados que harán que Cibeles sonría de nuevo y Floper resople de alivio ante la seguridad de que acertó con Carlo.

En mi pueblo hay un viejo refrán que dice: “Tropezar y no caer, adelantar camino es”. El Madrid tropezó, pero no cayó. A los dos tropezones respondió con dos goleadas y de estar desahuciado pasamos a tener más esperanzas que nunca en que esta Liga es más blanca que la cara de Bartomeu cuando le dijeron lo de la FIFA. Si cumplen su parte del trato, claro. Si ganamos todos los partidos que quedan, que no es nada del otro jueves, la XXXIII Liga está aquí para la celebración de San Anastasón, Erico, Eufrasia, Teocusa y Venancio, que no son pocos para rezar para que así sea.

Sé que anoche, sobre las diez, había un sinfín de culés y atléticos defraudados con la Real y el árbitro. Tenían todas sus esperanzas fundadas en este partido. Por eso, cuando hoy les veáis sonreír, sabed que su sonrisa es más falsa que el discurso de Busquets. Tienen el miedo en el cuerpo, aunque no se le note. Temen, porque la memoria histórica también existe en el fútbol. Se aproxima la Primavera Blanca.

Me gustó: Illarra. Sobreponiéndose a un ambiente durísimo, siendo, como buen madridista, caballero y señor. Gesto que quizás no merezcan los que le insultaban. También Morata volvió a brillar, haciendo gala de más confianza, lo único que necesita para demostrar que es un 9 magnífico. Y Pepe, que pese a las miles de solicitudes para que el Madrid lo expulsara, aquí sigue, demostrando tras su lesión que es uno de los grandes centrales del mundo.

Ah, y me encantó la convocatoria de Álvaro Medrán con el primer equipo. Estad atentos a este chaval. Nos dará muchas alegrías. Tiene clase para regalar, mucho gol y un dominio del tempo increíble. Ojalá que veamos pronto el 40 en el césped del Bernabeu.

No me gustó: Ramos. Tras dos meses fenomenales, vuelve a sus paranoias. Como últimamente marca Pepe, el no quiere ser menos. Siempre se queda sin referencia, sube a lo loco, racanea para tapar.......... Mal. Ya nos ha dado más de un disgusto en partidos muy importantes, pese a que la prensa lo ha tapado como a niño arrecido. Espero que no vuelva a liarla.

Pepito Grillo: Daba por hecho que el Marqués del Nabo era un saco hinchado de resentimiento. Pero oírle decir que quién se meta con él, se está metiendo un poquito con el Real Madrid ya traspasa todos los límites de la hipocresía. Ha quedado demasiado retratado con su doble discurso respecto a los fichajes de Bale y Neymar, a las críticas del arbitraje de blancos y culés, del tratamiento de acciones por parte de Arbeloa y Busquets, etc..  para venir a decirnos que cuando le criticamos, criticamos al Real Madrid.

Sr. Marqués, usted dejó de ser parte del Real Madrid cuando rechazó y menospreció el máximo reconocimiento de ese club. Por tanto, aunque sé que es algo poco inteligente, que no suma y resta mucho, si yo fuera Florentino el cuerpo me pediría hacer una rueda de prensa anunciando que el Real Madrid desestima el ofrecimiento que se le hizo en su día y retira su propuesta.


Franciscus: El martes vamos a sonreír. Será sólo una preparación liviana para el miércoles.

05 abril 2014

El Madrid, siempre el Madrid













La premisa se ha cumplido una vez más. El Madrid es la mano negra que azota al barcelonismo, al espíritu independentista catalán y es el coco al que todas las madres nombran cuando sus hijos –culés- no quieren ir a la cama: “Niño, acuéstate que va a venir el Madrid y te va a hacer cosas malas”.

Cuando salió la noticia de la sanción al Barca, puse en marcha el cronómetro para saber cuanto tiempo pasaría en ver al Madrid revuelto en el escándalo. Ni dos vueltas dio la aguja. Hoy es noticia en Barcelona que el Barca sospecha del Madrid, que “debería romper relaciones” (sic), que es la mano negra que se oculta tras todos y cada uno de los escándalos que afectan al Barca.

Y esto, con ser risible, es medianamente entendible. Es el pueril argumento del niño al que siempre tienen coraje todos los profesores. Que nunca estudie no tiene nada que ver, el problema son los profesores. Lo malo que veo en esta bufonada es que los culés, y más concretamente los culés catalanes,  llevan unos años viviendo una realidad paralela que, subconscientemente saben que es falsa, pero conscientemente la hacen suya y compran estos discursos tan victimistas y xenófobos de “Ens roban”, “Semper el Madrit” o “la central lechera”. El Matrix culé que también definió Mr. Larcos hace ya varios años.

Oigo al Presidente del Barca decir que pidieron la excepcionalidad de su modelo de cantera, que es un modelo de ¡35! años de vigencia, que saben que lo han hecho mal, pero que todos lo hacen. Para después ir a buscar una mano negra. Y los culés le compran el discurso. Como le compran que ficharon a Neymar por la mitad, que no pagan a Hacienda porque son imaginativos con la contabilidad, que Messi no era quién hacía la renta, que pagaban en paraísos fiscales hasta que Hacienda les pilló. Que son listísimos oye, pero la culpa de todo la tienen los envidiosos del Madrid.
 ¡Que ocasión perdida tuvimos en el último clásico de poner toda Matrix patas arriba y fabricar pastillas azules a tutiplén!