Frontispicio

Venga, que se asuste el siguiente.....

23 noviembre 2016

En octavos, ya vé usté……………


Sporting de Lisboa 1 - Real Madrid 2

El Real Madrid visitó Lisboa, cuna imperecedera de la Décima, vio, ganó y se clasificó para octavos de Champions. Un trámite, ya lo sé, pero ajeno a los augures mediáticos que advertían en sus mensajes cenizos que ojo, que como no ganara el Madrid se complicaba mucho la clasificación. Los mismos hoy debaten y analizan sobre si es aconsejable o no quedar segundos……. ¡¡ No hay Dios que los entienda ¡¡

A un amigo suertudo que me waseaba fotos de la previa en Lisboa le deseé suerte para el viaje de vuelta y que disfrutara del 1-2. Y acerté. También supe que, pese a la similitud en la alineación, el partido sería muy distinto del Calderón. Es muy difícil repetir dos actuaciones estelares, con plena intensidad y con un despliegue físico tan brillante como el ofrecido el sábado sólo tres días después. Yo al menos no lo recuerdo.

Los blancos, sabedores del cansancio acumulado, fiaron en todo momento manejar el partido con posesiones largas, el nuevo catenaccio guardiolista. Nuevo gol a balón parado (habrá que apuntarle en el haber de Zidane este logro táctico) y los portugueses sólo podían ofrecer voluntad. Sólo permitió el empate un regalo preñado de mala suerte, ya que Coentrao llevado de su cancherismo pedía mano del contrario para hacer penalti con su aspaviento.  Y vuelta a remar.

Pese a que no quedaba demasiado tiempo, el partido se rompió, pues la esperanza hizo que los portugueses se volcaran en demasía sobre la meta de Keylor, dejando desguarnecida su floja defensa. Ahí llegó Ramos, asomándose al balcón del área para poner un centro medido para que Benzemá justificase su incorporación, pues poco más se le vio.

Al final victoria, clasificación en el bolsillo, que es lo que importa y a ganarle al Dortmund, que para eso somos el Madrid y quién debe preocuparse de sus rivales son los demás. Yo ya me pido el segundo del grupo del Barca. A lo loco.

Me gustó: Kovacic hizo un encuentro magnífico. Cuanta clase y cuanta entrega. Sus tres primeros metros tras control y regate son eléctricos. Gracias Benítez.

No me gustó: Zidane casi calcó el once inicial. Demasiadas coincidencias para dos partidos seguidos de alta exigencia. Eché de menos a Danilo, máxime cuando Marcelo cayó lesionado. Y Bale lesionado de gravedad se pierde el Clásico. Casemiro, Modric, Kroos y Bale han sido lesionados por golpes. Primera coincidencia. ¿La segunda? Ninguna de esas faltas fue sancionada por el árbitro…….

Pepito Grillo: Bale es un copión. Como quiere que hablen de él tanto como de Ronaldo, ayer también pidió fuera de juego de Varane en el primer gol. Es que no sé como son……………

Franciscus: En Champions nos tocará con el segundo del Grupo B. Lógicamente seremos primeros de grupo.

19 noviembre 2016

Ganas de derbi


¡¡¡ Por fin hallamos en nuestro proceloso errar una piedra de toque para el proyecto Zidane !!! Ya iba siendo hora. A mediados de noviembre y, dado que según algunos, sólo habíamos jugado con mindundis como el Alavés o la Real Sociedad (bueno, éstos no, que su memoria podría herir alguna sensibilidad) ya tocaba disfrutar de un partido de verdad.

 Hoy si, hoy tenemos rival de enjundia, todo un subcampeón de la Champions. Aunque sepan ustedes que, en el caso venturoso de victoria madridista………… ya no sería así, claro. Por supuesto se habrían conjurado fas y nefas, árbitros y asistentes, el palco del Bernabeu y el IBEX 35 para capidisminuir al Atleti del Choto, digo el Cholo, perdón, perdón.

 Ya les anticipo que si Zidane gana en el Calderón no será por sus méritos y circunstancias, no, será porque el Cholo no estuvo fino, sus jugadores no acabaron de encontrar su sitio y sufrieron un síncope general de hemorroides febriculares. Y a esperar otra piedra de toque, que a este paso, a esta piedra le pasará como a la de la canción de Vicente Fernández, que sólo rodaba y rodaba………..

 En este punto ya sólo queda realizar unas recomendaciones para el Derbi:

  Primera: Antes del partido, óigase tres veces seguidas la cortina de cierre del siempre recomendable programa El Radio, de Richard Dees. Y se reserva…………. por si se pierde, dárselo a escuchar como respuesta a ese entrañable amigo indio que todos tenemos……….. Mano de santo.

  Segunda: Últimamente es difícil ganarle al Atleti en torneos nacionales. Tomémoslo entonces como entrenamiento para enfrentamientos supranacionales. Una cosa así como lo que hizo el Basket-Madrid anoche en el Palau. En Liga nos hacemos los muertos y en Europa, toma Tomic….

  Tercera: Está científicamente demostrada la ley de Murphy, por tanto ya sabemos de que lado caerá la tostada de Fernández Borbalán. La primera tarjeta amarilla será para un blanco, pese a que los de rayas carcelarias habrán dado previamente un par de tantarantán a Cristiano y Modric. Y de penaltis a favor, olvidaos, salvo intento de homicidio, claro. Claro quiero decir, que sin duda de que así lo es, claro.

  Cuarta: Sé que será difícil ganar (mi apuesta es empate), pero si perdemos tampoco habría que rasgarse las vestiduras, es uno de los sitios en que es previsible tropezar. Eso sí, los palos a Zidane, con las ganas que le tienen, serán de órdago. Y ya tienen clichés para quince días (lo que tarde en llegar el partido del Camp Nou). 

  Quinta: Sed generosos con los colchoneros, tanto en la victoria como en la derrota, sed conscientes de que han sufrido mucho y este partido es para ellos como el que se desquita del vecino ganador del Euromillón con bote ganándole el bingo del Hogar del Pensionista.

  Sexta: Para terminar, mi lista de tres deseos: Que Ramos esté en el banquillo, que nadie se acuerde del árbitro al final y que no nos ganen en intensidad. Sólo eso, tampoco es demasiado, ¿no?.


 Y ya sabéis, siempre, siempre, y en todo caso, todos los atléticos tienen y utilizan en la derrota el comodín del público: El presupuesto. Y ahí puesto el debate, tenemos que asumir lo inane de él y replegar fuerzas a nuestros campamentos de invierno. Que luego llega la primavera y pinta que vamos a Cardiff y tal………….

Ganas de derbi


¡¡¡ Por fin hallamos en nuestro proceloso errar una piedra de toque para el proyecto Zidane !!! Ya iba siendo hora. A mediados de noviembre y, dado que según algunos, sólo habíamos jugado con mindundis como el Alavés o la Real Sociedad (bueno, éstos no, que su memoria podría herir alguna sensibilidad) ya tocaba disfrutar de un partido de verdad.

 Hoy si, hoy tenemos rival de enjundia, todo un subcampeón de la Champions. Aunque sepan ustedes que, en el caso venturoso de victoria madridista………… ya no sería así, claro. Por supuesto se habrían conjurado fas y nefas, árbitros y asistentes, el palco del Bernabeu y el IBEX 35 para capidisminuir al Atleti del Choto, digo el Cholo, perdón, perdón.

 Ya les anticipo que si Zidane gana en el Calderón no será por sus méritos y circunstancias, no, será porque el Cholo no estuvo fino, sus jugadores no acabaron de encontrar su sitio y sufrieron un síncope general de hemorroides febriculares. Y a esperar otra piedra de toque, que a este paso, a esta piedra le pasará como a la de la canción de Vicente Fernández, que sólo rodaba y rodaba………..

 En este punto ya sólo queda realizar unas recomendaciones para el Derbi:

  Primera: Antes del partido, óigase tres veces seguidas la cortina de cierre del siempre recomendable programa El Radio, de Richard Dees. Y se reserva…………. por si se pierde, dárselo a escuchar como respuesta a ese entrañable amigo indio que todos tenemos……….. Mano de santo.

  Segunda: Últimamente es difícil ganarle al Atleti en torneos nacionales. Tomémoslo entonces como entrenamiento para enfrentamientos supranacionales. Una cosa así como lo que hizo el Basquet-Madrid anoche en el Palau. En Liga nos hacemos los muertos y en Europa, toma Tomic….

  Tercera: Está científicamente demostrada la ley de Murphy, por tanto ya sabemos de que lado caerá la tostada de Fernández Borbalán. La primera tarjeta amarilla será para un blanco, pese a que los de rayas carcelarias habrán dado previamente un par de tantarantán a Cristiano y Modric. Y de penaltis a favor, olvidaos, salvo intento de homicidio, claro. Claro quiero decir, que sin duda de que así lo es, claro.

  Cuarta: Sé que será difícil ganar (mi apuesta es empate), pero si perdemos tampoco habría que rasgarse las vestiduras, es uno de los sitios en que es previsible tropezar. Eso sí, los palos a Zidane, con las ganas que le tienen, serán de órdago. Y ya tienen clichés para quince días (lo que tarde en llegar el partido del Camp Nou). 

  Quinta: Sed generosos con los colchoneros, tanto en la victoria como en la derrota, sed conscientes de que han sufrido mucho y este partido es para ellos como el que se desquita del vecino ganador del Euromillón con bote ganándole el bingo del Hogar del Pensionista.

  Sexta: Para terminar, mi lista de tres deseos: Que Ramos esté en el banquillo, que nadie se acuerde del árbitro al final y que no nos ganen en intensidad. Sólo eso, tampoco es demasiado, ¿no?.


 Y ya sabéis, siempre, siempre, y en todo caso, todos los atléticos tienen y utilizan en la derrota el comodín del público: El presupuesto. Y ahí puesto el debate, tenemos que asumir lo inane de él y replegar fuerzas a nuestros campamentos de invierno. Que luego llega la primavera y pinta que vamos a Cardiff y tal………….

07 noviembre 2016

Seguimos en la incertidumbre


Real Madrid 3 - Leganés 0

Madrugamos como quién va de matanza. A las 5 ya estábamos en danza para cumplir con el rito anual de la peregrinación al Bernabeu. La ida se hizo cómoda, con la anécdota de que la hicimos en el bus oficial del Extremadura U.D. y a la llegada a Madrid todos los extremeños (supongo que sería por eso) saludaban a nuestro paso. Madrid nos recibió con una mañana fresca, casi desapacible en las alturas del tercer anfiteatro norte.

Casi sin respiro, a sentarse. Los pepineros empezaron a hacerse notar. Mis felicitaciones por su actitud, empeño y animación. Unos señores bien educados y animosos, haciendo honor a la procedencia mayoritaria de sus padres emigrantes.

Empezó el partido y todo parecía indicar que a los madridistas les pasaba como a nosotros, o bien habían madrugado demasiado o aún estaban dormidos ya que el primer tiempo fue soporífero, malo hasta decir basta. Se jugaba en veinte metros por el achique de espacios estudiado por Garitano, el Madrid nunca fue capaz de interpretar esta apuesta, nunca buscó la espalda de la defensa, donde la velocidad de Bale debería ser crucial. Terminando el primer tiempo, por fin, supieron ver la inmensidad que existía tras la zaga pepinera y Bale hizo realidad mi predicción. Después apuntilló al Leganes en el umbral del descanso. La única brizna verde entre el erial del partido.

El descanso llegó dejando esa impresión vaga y molesta de haber cumplido con la obligación pero sin la satisfacción del trabajo bien hecho. Contentos, pero sin motivos para presumir. Pero no fue lo peor, lo peor fue la continuación, como temía. El Madrid se sabía ganador pues los pepineros sólo acertaban a conservar su tacticismo, esperando a un regalo de los anfitriones, pues de otra manera se intuía imposible que pudieran marcar. Y ya sabemos, como quedó demostrado en Varsovia el miércoles, que cuando los blancos se ponen en modo "ganar con el escudo", de tercera marcha no pasan.

El segundo tiempo se pasó en rondos infinitos, pases o mal ejecutados o mal interpretados, patadas pepineras sin fin, con el sólo motivo de cortar cualquier atisbo de jugada y con la única alegría de la vuelta de Lukita. Con él se abrieron un poco las persianas, el juego pasó de ser mortecino a sólo lánguido y Morata pudo reivindicarse en un partido en el que le fue imposible hacer más, pese a sus esfuezos, merced a la serie interminable de faltas y patadas que recibió. Cuanto lucha Morata y que bien protesta.

Terminó, 3-0, líder. Pero yo sigo con mi incertidumbre. 28 partidos sin perder, líderes, equipo al parecer muy unido, plantilla excepcional ………pero no acabo de ver los brotes verdes que anuncien una primavera florida, hermosa y blanca. Eso si, no le debemos nada a nadie y no todos pueden decir lo mismo.

El próximo mes será determinante en un sentido u otro. Zidane puede llegar a emular a Pep oliendo a mirra y canela hasta cuando ventosee o puede pasar unos Reyes en que se le cuestione hasta la sonrisa. Confiemos.

Dado que el partido no devolvió el peaje del madrugón, la entrada y los 800 kms, nos tuvimos que desquitar con una memorable comida futbolera, uniendo lazos y disfrutando de la cercanía de la amistad cultivada en la distancia. Volveremos Bernabeu.

Me gustó:  Bale, como es lógico. Nacho, profesional y acertado (no oiréis cuestionar si debe jugar Ramos o Nacho) y también Marcelo. En defensa es muy cuestionable, pero es un jugador que aporta un vitalismo desbordante al equipo, devuelve siempre el precio de la entrada.

Y reseñar el comportamiento señorial y educado de Bale y Kroos. Sólo ellos dos terminaron saludando a sus jefes al término del partido desde el centro. Síntoma de que han conocido otro fútbol que respeta al aficionado como debe. Que aprenda Ramos y se aplique el cuento. Obligatorio.

No me gustó: Cristiano está para los leones. Pero no se le puede cuestionar. Se lo ha ganado a pulso. Yo le permito que se tire así hasta los Reyes. Que descanse, que no luche por el pichichi. Que luche por el Balón de Oro en mayo, que aún no le hemos visto destacar nunca a final de temporada. Isco también estuvo muy desacertado, perdió mil balones o más, aunque en su descargo habría que decir que lo intentó en todo momento.

Pepito Grillo: Hoy va de árbitros. Después de sufrir a Mateu por la mañana, a la noche otra ración de corrupción arbitral en Sevilla. Y no me sorprendió, tengo testigos a los que anuncié la mala hora. Anticipé que lo de Mestalla se volvería a repetir y así sucedió. Casi milimétricamente otro gol en fuera de juego flagrante y otro penalti clarísimo al limbo. Ya llevan los culés al menos seis puntos regalados. Seis. Así es muy difícil ganar la Liga, pero si el Madrid cumple y no regala nada, será blanca.

Y después, para acabar de adobar el guiso, uno sigue la cobertura mediática del partido y ya la doble vara de medir se hace tan evidente que dan ganas de mandarlos a todos al carajo. Sólo me queda por hacer una pregunta: ¿Cómo hemos llegado a esta situación tan anómala y mentirosa?

Franciscus: En el derbi seguiremos invictos. Y escucharemos al periodismo mierdero escudriñar hasta en los tampax. Al tiempo.