Frontispicio

Bienvenida 33ª, aunque sólo sea como excusa para buscar la 34ª. Hala Madrid.

10 mayo 2015

Adiós entre errores e infortunios


Real Madrid 2 - Valencia 2

Adiós Liga, adiós.
       
Decía Napoleón Bonaparte: "¿Queréis contar a vuestros amigos? Caed en el infortunio." Pues hoy, de bruces en el infortunio de perder una Liga, sabremos cuantos madridistas se cuentan sobre el carro de la Décima. Y eso que aún queda el miércoles.
    
   Ayer vi contra mi costumbre el partido en casa. La primera parte hundiéndome en el sofá y la segunda como león enjaulado dando vueltas por el salón, entre uyyyss y aspavientos. Contemplé incrédulo como se perdió una Liga que deberíamos haber ganado pero que regalamos en enero y febrero, como la del año pasado. El Madrid perdió (porqué está perdida, no nos hagamos trampas en el solitario) la Liga en un partido pleno de épica, como gustan en el Bernabeu. Y la épica la indujo el Valencia con dos goles, producto de dos pírricos tiros a puerta, en los que la defensa y el portero volvieron a quedar retratados. La portería y la defensa han sido los causantes máximos de la situación actual.

        Cuando pasamos tanto tiempo oyendo esas cantinelas de "Pepe y Ramos son la mejor pareja de centrales del mundo" o "Casillas es el mejor portero de la historia", pasa lo que pasa. Te das de bruces con la realidad en forma de 0-2 en el partido más trascendental de la Liga. Después si es cierto que el infortunio se nos pegó como una lapa con los postes y sumamos el penalti fallado (o parado por Alves). En este punto sería interesante acotar que en esa jugada y en ese partido se pueden comprobar de forma clara y transparente las ventajas de jugar con un portero de primer nivel o con un artrítico desahuciado cuyo único mérito es su condición de usufructuario del Bernabeu.

        Pero el magnífico derroche de ayer, el infortunio de las lesiones, los postes, los rivales….. no nos puede cegar ante una realidad: Somos producto de nuestros propios errores. La Liga empezó tirándola Florentino Pérez en verano, dejando ir a Xabi Alonso el día del cierre del mercado y empujando de malos modos a Diego López a Milán, dejando un cacique caduco y henchido en el vestuario. Ese es mi diagnóstico.

      Después podemos buscar más razones: Carlo Ancelotti no es la figura hegemónica en el vestuario, la planificación de la plantilla podría haber sido mejor (pero en diciembre decíamos otra cosa), algunos jugadores han desaparecido del equipo por mala gestión de los tiempos (Khedira, Coentrao, Illarra, Silva, Nacho, etc….) pero la triste realidad es que el Barca, con un equipo netamente inferior, nos ha dado sopas con hondas en esta temporada. Y ahora vas y lo cascas.

     Una vez dicho todo esto, cumplido el desahogo, hagan el favor de olvidarlo todo, rompan el papel, tírenlo a la papelera y cojan un nuevo folio en blanco:

"Un gol, sólo hacía falta un gol para ir a Berlín y el ADN blanco no podía fallar y no falló: Berlín, una ciudad que pasa a ser icónica para el madridismo, no por el hito de la Undécima, sino por a quién se le ganó. Carpetazo a la historia ………."

El resto del relato lo completaremos todos el 7 de junio de 2015. Historia por hacer……………………

Me gustó: Chicharito, Carvajal y James. Entrega y pasión. Calidad y desenfreno. Sus caras lo decían todo.

No me gustó: El portero y los centrales. Sobrevalorados y sobradísimos. Y creo que Carlo lo sabe desde hace tiempo y no quiere o no puede hacer nada.

Pepito Grillo: No entiendo la ausencia de Messi y Cristiano en el acto de convocatoria de huelga de los jugadores contra su tratamiento fiscal (Villar sólo pasaba por allí). Siendo los máximos perjudicados por la medida, dado su tirón mediático, su aportación debiera ser fundamental, ¿no?
Este sinsentido de huelga deja, de una vez por todas, la vergüenza máxima del fútbol español al aire: Que los árbitros dependan de un organismo distinto de la patronal de clubes de la Liga, con los vasallajes y corruptelas que conlleva, es un disparate tan grande como invisible. Así nos va.

Franciscus: Ya lo dije en el último párrafo, ¿no?

06 mayo 2015

Dudas y Claroscuros

Juventus 2 - Real Madrid 1

Ancelotti duda. Estamos en el momento cumbre de la temporada, con cinco partidos y cinco victorias podemos alcanzar la gloria y con dos derrotas en esos cinco estamos en el infierno. Y como Santo Tomás, Carlo duda. Cierto es que las lesiones no han acompañado, pero el hecho de contar con una solución extravagante como Ramos de mediocentro ayuda a pensar que la planificación de la plantilla para esta temporada no ha sido la más adecuada.

Y si su alineación es extravagante, su permanencia durante todo el partido en Turín es inexplicable. Horrible sería la forma breve y no invasiva de calificar su actuación. Y creo que Carlo lo veía, como todos, pero no se atrevió. El estatus ganó a la meritocracia.

Creo sinceramente que plantear una semifinal de Champions con un portero dubitativo y lento y un mediocentro inexplicable es dar demasiada ventaja al contrario. Un contrario que fue mejor sin serlo. Aunque es un equipo vertical, rápido en las salidas y muy ordenado defensivamente, sólo su mejor actitud le llevó a ganar un partido que el Madrid no se debería haber permitido perder.

Mucho ayudó también el bajo nivel de la defensa, especialmente los dos laterales, que llevan un tiempo muy voluntariosos en ataque pero con un alarmante nivel defensivo. Que Reyes, que ya está de vuelta en el fútbol profesional, trajera a Carvajal por la calle de la amargura en Sevilla o que Marcelo últimamente salga señalado en todos los goles encajados, son un mal síntoma y habría que replantearse algún cambio en esas demarcaciones.

Y después están los cambios. Creo que en el de Isco sólo Carlo sabe que pretendía. Y si no tenía “potestad” para realizar el que era evidente para todo el mundo, quita a Carvajal y mete a Ramos en el lateral, hombre. Arreglas una banda y quitas un estorbo de en medio, pero no perjudiques aún más el equipo.

De todas formas las dos claves de ayer estuvieron en el remate de James al larguero, que si entra ya estábamos cantando a estas horas aquello de “Si, si, si nos vamos a Berlín” y el segundo gol, que fue un completo despropósito. Y si no como me explican ustedes que con un 1-1 y la eliminatoria encarrilada de un córner a favor cometamos un penalti por conceder un contraataque de dos para dos, bueno, o de uno contra uno, ya que Marcelo fue eliminando contrarios por el camino. De traca.

En lo positivo, que todo no fue malo, destacar el partidazo de Kroos, el buen papel de Isco, pese a su exceso de conducción y la siempre segura cita de Cristiano con el gol.

Y lo mejor, sin ser bueno, el resultado. Y que Llorente falló contra la cara de Casillas, que también está para una saeta. El miércoles, alegría. La Juve defenderá con uñas, dientes y rabo, pero es netamente inferior y las semifinales de Champions en el Bernabeu son molto longas. A por ellos.