Frontispicio

Inicio un nuevo e ilusionante proyecto en el blog, analizando los errores arbitrales Todo Real Madrid: La Liga Justa

28 abril 2011

EL MUNDO AL REVÉS

Real Madrid 0 – Barcelona 2


Me he preguntado a mitad del segundo tiempo que pensaría un espectador neutral de un lejano país, digamos Kazajistán, que está haciendo zapping y se encuentra, casualmente, con este partido. Supongo que pensaría que el partido se estaba jugando en Barcelona en lugar del Bernabeu.

Y es que analizando el planteamiento de Mourinho, la actitud de los jugadores y la actuación arbitral, cualquiera podría dilucidar que el Madrid estaba jugando a domicilio, defendiendo un buen resultado para el partido de vuelta en casa. Y bien sabemos todos que era justamente lo contrario.

Lo primero: El planteamiento de Mourinho me ha defraudado profundamente. Entendí y aplaudí el mismo planteamiento en el partido de Liga de hace diez días. Era un partido en que el Madrid tenía que jugar a no perder, y así rearmarse de autoestima para la Copa. Aplaudí su planteamiento en la Copa. Cambió el dibujo, anuló al Barcelona y ganó claramente su primer título.

Pero hoy no. Hoy su planteamiento me ha decepcionado profundamente. Si nunca entendí su frase de que el 0-0 contra el Tottenham en casa sería un buen resultado, menos entiendo su planteamiento de hoy dirigido únicamente a conseguir ese mismo resultado. Le ha faltado inventiva, espíritu ganador y capacidad para leer y ha sido llevado a remolque por el contrario.

Se puede entender un partido ultradefensivo como el planteado con el Inter, avalado por un buen resultado favorable en el primer partido. Pero plantear un partido muy parecido a priori, sabiendo los antecedentes del Camp Nou me parece casi de iluminado. Y de equipo pequeño. El Madrid tiene equipo más que suficiente para plantear un tipo de partido muy distinto al disputado. Y hoy era el día.

Lo segundo: La actitud de los jugadores. Es inconcebible la actitud subversiva y amenazante de los jugadores del Barca ante el árbitro. En todas, repito, en todas las jugadas de falta arrinconaban al árbitro de una forma inusual para ningún equipo, repito ningún equipo de la Champions. Y en campo contrario. ¡¡ Cuanta confianza en su buen criterio y buen acierto en la lectura y apreciación de todas las jugadas !!

Cuando termina el partido Alonso se dirige al árbitro de forma airada, supongo que recriminando su actuación, y éste, ni corto ni perezoso, amenaza con echarse mano a la tarjeta para zanjar la disputa. ¡¡ Que distinta actitud de la mostrada ante el acoso constante de los jugadores azulgranas !! Me ha llamado poderosamente la atención. Y esta especie de transición me lleva a analizar la actuación arbitral.

Estoy en total y radical desacuerdo con la tarjeta roja a Pepe. Ese lance, de frente, disputando balón y los dos con la pierna alta nunca, repito, nunca, puede ser roja. Reto a cualquiera que lea el reglamento y me indique como tipifica esta acción. Y enseña la tarjeta dos minutos después, azuzado por una pléyade de azulgranas, cuando se iba de la jugada cuando pitó la falta, curiosamente en contra del Barcelona.



Además, haré el firme propósito de ver cuantas jugadas similares se produzcan hasta final de temporada, y estoy seguro de que ninguna será roja, ninguna. Para zanjar el tema, yo esto, como la expulsión de Van Persie en octavos de final, no lo discuto. Es como hablar de Ovnis. Discusiones bizantinas.

Me gustó: Messi. Partido brutal el suyo. Entregado, concentrado y decisivo. 11 goles en 11 partidos de Champions lo dice todo.

No me gustó: El planteamiento de Mourinho. Amarreta, pobre, poco imaginativo, impropio del Real Madrid, vamos.

Pepito Grillo: Guardiola, tras su exabrupto de ayer, hoy huía de la polémica como de la peste. ¡¡ Que fácil es ser comedido en la abundancia !!

Rappel: El partido de vuelta nos dará más autoestima que resultado. Como es normal. Será el prolegómeno de la temporada que viene, en un partido muy abierto, donde no hay nada que perder y casi nada que ganar pues creo firmemente que no nos dejarían de producirse la ocasión.

25 abril 2011

DECLARADO EL ESTADO DE OPTIMISMO

El fútbol es un estado de ánimo (Jorge Valdano). Retomo esta frase tantas veces citada y que tan bien define y ha definido situaciones pasadas y presentes.

En la jornada de ayer, el Real Madrid con el equipo B (literalmente salvo Casillas, que salió para dar lustre al pasillo) dio un soberano repaso a los chés de Emery y el Barcelona, con un mix medio titular medio pensionista, tuvo que echar mano al tridente del Balón de Oro para finiquitar un partido que no mereció ganar al Osasuna y que dejó más dudas que certezas.

Y aquí nos encontramos encarando a tres días vista una semifinal de Champions épica y monumental con un estado de ánimo un par de cuerpos superior a los culés. Quién nos iba a decir el sábado pasado, en la previa del Clásico, que el madridismo se iba a encontrar hoy en un raro oasis de satisfacción mientras la culerada empezaba a querer disimular, con más gallardía que convicción, sus cuitas, dudas y temores.

Como decía el que vió la versión porno de Caperucita Roja: ¡¡¡ Hay que ver lo que ha cambiado el cuento !!! Ayer Guardiola se despachaba con unas declaraciones en las que santificaba que “la Copa se nos fue porque un línea con muy buena vista, le anuló un gol de Pedro por un fuera de juego de dos centímetros” y que al Real Madrid le vendría bien que les arbitrara un portugués. ¡¡Quién nos lo iba a decir!! Guardiola hablando de los árbitros, tema tabú, como se nos ha recordado cientos de veces.

Y yo me pregunto ¿no estará por ventura reclamando al juez de línea haber acertado en su contra? ¿O es que está demandando por tanto que hubiera sido más lícito que se hubiera equivocado a su favor? Cosas veredes, Sancho, que harán temblar las paredes. Si el análisis de la Copa simplificado es que la perdieron por un fuera de juego bien pitado, bueno para el Madrid. Si Guardiola ha pasado de que somos favoritos en cualquier campo a que ahora es evidente que el Madrid está mucho mejor que nosotros, bueno para el Madrid.

Ahora sólo resta esperar expectantes un choque crucial, aunque no definitivo, y esperar a que la piel de cordero degollado que Guardiola ha desempolvado del trastero se le adhiera como una segunda piel. Y ojo, que lo mismo que ha ido para un lado el carrusel, el miércoles repetimos el resultado del sábado pasado y ya estamos con las cabezadas y las dudas otra vez. Que esto da muchas vueltas.

23 abril 2011

EXHIBICIÓN DE FONDO DE ARMARIO

Hoy llega un partido de Liga casi sin avisar. Y es que lo que siempre se hubiera catalogado como partido vital, hoy es casi intrascendente. El Tsunami de la Copa que todo lo borra, y la Liga desahuciada que nada aprecia, que todo habrá que decirlo.

Los chés tendrán hoy otro argumento más para añadirlo a su ya kilométrica lista de agravios figurados contra el Real Madrid. Hoy se oyen, y se oirán voces en caso de victoria, de que nos han despreciado, que para su soberbia somos transparentes, etc..

Y no es eso. Simplemente es que hoy es un partido de trámite para el Real Madrid, tras un éxito muy celebrado, tras un copacidio que ha copado portadas (me ha salido bien, eh), no es desprecio, es falta de aprecio.

Y con esta frase me acuerdo de nuestro gran amigo Preciado y hoy habrá que darle la razón en la parte que merece. Si hoy saliera Garrido o Manzano criticando a Mourinho por su presumible alineación ¿qué diríamos?. Al César lo que es del Cesar y al Canalla lo que es del Canalla.

Mi porra para hoy:
Valencia 0 - Real Madrid 1
Barcelona 1 - Osasuna 1

Hoy se verá si la confección de la plantilla hecha a primeros de año por Guardiola fué correcta o no. Porque supongo que tendrá que tirar, si o si, de canteranos, a mi entender más por necesidad que por convencimiento. Y esa desventaja no la desaprovechará un Osasuna que espero navajero y fajador. ¿Quién ha olvidado el lamentable planteamiento de Mendilibar en aquel Valladolid – Real Madrid de la temporada pasada y de infausto recuerdo?.

Y se verá también si el Madrid tiene fondo de armario o cajón de cómoda. Por cierto ¡¡¡ va convocado Pedro León !!! Supongo que lo pondremos en el escaparate, junto a Kaká, para que luzcan y saquemos un pellizco para el año que viene. Una alineación con Adán, Juanfrán, Garay, Albiol, Marcelo, Lass, Granero, Canales, Kaká, Pedro León y Benzemá no estaría nada mal.

Y como es posible esta alineación, yo estimo que tenemos fondo de armario más que considerable ¿no creen?.

21 abril 2011

FELICIDAD


"Para no perder la costumbre"

Dos horas antes del partido me encaminé al salón donde mi Peña celebraría su fiesta para ver la final. Mientras en silencio unía cables y aparatos, observaba el gran salón, con las decenas de sillas y mesas dispuestas como un perfecto anfiteatro ante la gran pantalla. Y supe en ese momento que todo este rito se estaba repitiendo por miles en toda España y el mundo.

El pueblo blanco se aprestaba a sentir y estar presente en ese rito, antiguo y conocido, de jugar una final. Con la esperanza fluyendo de sus corazones, con las mariposas jugueteando en los estómagos recordando la incertidumbre que resta, ya que la travesía hasta la victoria se presentaba procelosa y preñada de amenazas.

Los madridistas nos sentimos adoradores de una “religión” y estábamos llamados a unir nuestros anhelos, a formar una masa compacta en busca de la felicidad. Y esa felicidad blanca, no es otra que ver a nuestro equipo levantar orgulloso una copa, un título, ganado de forma limpia y honrosa, pleno de esfuerzo y tesón. Sin mácula, como nuestra camiseta. Cuando el Rey entregó la Copa a Casillas este se dirigió a su pueblo, en ese gesto atávico que expresa tanto felicidad por lo conseguido como rabia por los obstáculos derruidos en nuestro camino.

Esa Copa es nuestro santo grial, porque bebiendo de ella alcanzamos esa suerte de vida eterna que es la renovación de nuestra fe en el madridismo. Así como los aztecas enseñaban al sol los corazones de sus enemigos, los sacerdotes católicos alzan la ostia bendecida a su Dios, los judíos imploran a Yahvé y los mahometanos levantan sus manos hacía Alá, así Casillas elevó su Copa hacia el cielo, ofreciéndosela al Dios del fútbol.

Ese Dios del fútbol acreció con su bondad a los blancos en el primer tiempo, dotándolos de inteligencia para proteger, clarividencia para abrir el campo, fuerza para el choque y velocidad para buscar el área rival. Pero dado que los blancos no fueron capaces de convertir en fruto sus dones, cambió sus preferencias para el segundo tiempo, de esa forma tan propia de los dioses, tan caprichosos y volubles ante los mortales. Y en ese tiempo los culés sintieron que el campo se inclinaba un poquito a su favor.

Pero la merma en su autoestima ya era en ese momento tan grande que ni pudieron ni supieron derribar la blanca muralla. Y así llegó el final con las espadas en alto. No era un final justo, vistos los merecimientos, pero como mientras más difícil es conseguir el premio, más dulce es la recompensa, no nos importó llegar a ese mágico minuto 103 de la prórroga.

En ese instante prodigioso, Cristiano emuló a Neo en Matrix, suspendiéndose un segundo en el vacío, el mundo se paralizó y el silencio inundó el salón. Y tras el silencio un tsunami de felicidad y alegría barrió los corazones de los allí congregados, inundando de felicidad sus almas blancas. El anillo único de poder se había disgregado en el magma blanco del Monte del Destino. Comienza una nueva era.

Me gustó: Khedira, partidazo del alemán. Omnipresente. Jugadorazo. Y Cristiano, cumplió su cometido, haciendo lo que deben hacer los grandes jugadores, cambiar el destino. Y Mourinho, por ser fiel a sus propósitos y ser un entrenador de títulos. Baño táctico en toda regla. Y las 1255 visitas de ayer, Que gustazoooooooo.

No me gustó: La actitud “teatral” de muchos jugadores culés. Están mal acostumbrados. Tampoco me gustó la presencia de Shakira y Manolo Escobar en el palco de autoridades. No es porque sean culés, que da igual, igual pensaría de estar Nadal o Alonso, ilustres madridistas. Es por lo que esa presencia comporta. Me es difícil entender que un palco de autoridades como el de ayer, en el que se repartían bofetadas por un sitio, cupieran personas con tan poca proyección social e institucional. Pocas personas se sentirían representadas por ellos.
Ni el gesto de Pepe hacia la grada rival. Eso sólo empaña nuestro crisol. Háztelo mirar.

Pepito Grillo: La falta de respeto al himno y al jefe del estado español parece que se asienta como una costumbre más entre la hinchada culé. Un nuevo rito. Si no te gusta, perfecto, quietos, pero respetad al que los siente suyos. Herencias del laportismo.

Rappel. En lugar de daros la luz, os enseñaré el camino:
Champions 2009/2010: En la fase de grupos el Barcelona ganó con comodidad los dos partidos al Inter de Mourinho. En las semifinales, el primero en casa del Inter, 3-1, la vuelta en Barcelona 1-0. El Inter, de Mourinho a la final.

20 abril 2011

PREMISAS PARA GANAR LA COPA





Una vez visto, analizado y discutido, sobre todo discutido, el clásico de trámite vivido el sábado pasado, la final de Copa de mañana se presenta más abierta, disputada y emocionante que nunca. Y es que el Clásico, como preveíamos, no ha dejado satisfecho a nadie y, en teoría, ha abierto más incógnitas que asentado certezas.

Para la final de Copa tengo claras algunas cosas, que deberían sumar para acabar con Casillas poniendo una bufanda esa noche a la Diosa Cibeles. La primera premisa es algo tan, tan básico, que es que lo que es perjudicial para el Barca es beneficioso para el Madrid.

Si visto el Clásico, desde la culerada se indignan por la alineación de Pepe en la media, bueno para el Madrid. Si por la boca pequeña emiten chanzas y chuflas sobre el mal entendido juego de renuncia al balón, tachándolo de equipo pequeño, bueno para el Madrid, si Cruyff critica a Mourinho y sus planteamiento (él, tan “creativo” en sus comparecencias en el Bernabeu), bueno para el Madrid. Si claman del árbitro, bueno para el Madrid.

La segunda premisa es que Mourinho haga ver a sus dos jugadores más incisivos, Cristiano y Di María, que hay veces que es prioritario pasar antes que conducir. En las contras de las que se dispuso faltó claridad a la hora de elegir la opción idónea.

La tercera premisa es, como bien dice Mou, intentar acabar el partido los once. Parece básico, pero últimamente no se cumple. Con estas premisas se puede arrancar el clásico con una razonable confianza en nuestro equipo, ya que la certeza que me dejó el partido del sábado es que los culés están mucho más dubitativos y nerviosos que antes de su celebración, y los madridistas más confiados en las posibilidades que al inicio.

Por ello quiero y espero a un Real Madrid tenso pero no desquiciado, nervioso pero concentrado, duro pero noble y, sobre todo, que tenga claro en todo momento que tipo de partido es el adecuado. Y paciente. Muy paciente.

Como muestra propongo a todos rememorar el partidazo de Alonso el sábado. Me encantó su predisposición a la ayuda, su ninguneo ante muestras de prepotencia infantil, su pierna fuerte y carácter sobrio. Inconmensurable. Nunca se agachó a preguntar a un rival tirado en el suelo como se sentía, los dejaba y se iba, y si era increpado, se crecía y los mandaba a paseo con displicencia. Somos el Real Madrid. Que a nadie se le olvide.

Pepito Grillo: A D. Alfredo Di Stéfano, cuya palabra y madridismo ni se discuten ni se obvian, quisiera ofrecerle con toda humildad un consejo de la sabiduría oriental: “Sólo habla cuando estés seguro de que tus palabras serán mejores que tu silencio”. Aunque sea a través de Twitter.

14 abril 2011

LA GUERRA DE DOS MUNDOS

" Estrategia al máximo nivel"
La historia del ajedrez está llena de duelos feroces que trascienden los tableros y emocionan tanto o más al común de la gente que a los ajedrecistas. Pero ninguno de estos enfrentamientos fue tan enconado, tan fructífero, ni duró tanto tiempo como el que tuvieron Kárpov y Kaspárov. Durante diez años (1985-1995), y gracias a sus 144 partidas, su nivel de ajedrez estuvo tan por encima del resto de jugadores que nadie podía acercárseles.

El duelo entre Kaspárov y Kárpov no sólo se reflejó en los tableros. Cada uno era símbolo de una manera de entender la vida y el mundo. Kárpov era el símbolo del ideal soviético: comunista, miembro del parlamento soviético y presidente del Fondo Soviético para la Paz; mientras que Kaspárov era el Hijo del cambio, que habría de transformar (con Mijaíl Gorbachov y Borís Yeltsin) la sociedad soviética hasta hacerla desaparecer. (Wikipedia).

Tras la esperada clasificación para semifinales, quizás más plácida de lo esperado, la sucesión de duelos contra el Barcelona a todos los niveles se podría equiparar a una serie de partidas de ajedrez, en la que están en juego la supremacía del fútbol mundial (con el permiso del Manchester). Hoy estamos en el punto que se podía vislumbrar a principios de temporada si dábamos por supuesta la superioridad de ambos equipos sobre el resto. A punto de chocar.


Por eso hoy veo a Mourinho y Guardiola como dos ajedrecistas volcados en el tablero, pergeñando jugadas elaboradas o tan evidentes que pudieran pasar desapercibidas. Y el reto debe ser apasionante. Nunca, que recuerde, se ha dado un nivel de enfrentamiento deportivo entre merengues y culés de esta trascendencia y en tan poco espacio de tiempo. La trascendencia es tal que pudiera determinar no sólo el resultado de esta temporada, sino la preparación y fichajes para la próxima.


Todo eso nos presenta abril como una senda de rosales, tan llena de pinchos en su travesía como de promesas hermosas de conseguir el premio. Plena de promesas y de dificultades para su consecución.


La primera dificultad estriba en que el primer partido se puede tomar como una escaramuza, pero en el que si se diera un resultado desacostumbrado (goleada a favor de uno u otro) podría marcar los sucesivos encuentros.


La segunda dificultad viene dada por la disparidad en la calidad decisiva de los choques. El primero parece de trámite, el segundo, final de Copa, definitivo, el tercero deja el campo abierto, salvo catástrofe, y el cuarto vuelve a ser decisivo para pasar a la final de Champions.


La tercera dificultad radica en la cantidad de piezas que cada entrenador tiene a su disposición y está dispuesto a emplear. Aunque pudiera parecer que el Madrid tiene más fondo de armario, la amenaza de tarjetas para las eliminatorias de Champions pudieran determinar algunas ausencias significativas. También habría que tener en cuenta que muchos de los blancos, pese a estar a disposición de Mou, vienen de convalecencias más o menos largas.


Como tenemos la suerte de no tener que afrontar personalmente estas decisiones decisivas, dispongámonos a disfrutar (en principio) de estos apasionantes cuatro partidos. Y hagamos honor a esa costumbre tan futbolera de la porra adivinatoria. Yo apuesto por dos victorias blancas, un empate y una derrota. Y descartemos el jaque mate pastor.

10 abril 2011

ALTERNATIVA A LA CRISPACIÓN

"Pararlos como sea"

Athletic de Bilbao 0 – Real Madrid 3

Cuando vi a Gurpegui arrollar como un tren a Di María en los inicios del partido, protestar con aire enajenado la tarjeta (que bien podría haber sido roja) y los aspavientos del míster local desde la banda, supe que una vez más los puntos iban al zurrón.


Navajero Caparrós sabe muy bien lo que es “motivar” a sus jugadores (yo lo calificaría como crispar), pero yo, que no soy su amigo pero me gusta iluminar a mentes desorientadas, le recomendaría mirar los últimos enfrentamientos con los blancos y algunos partidos homologables al que el planteó (recuerdo a bote pronto en casa del Sporting este año o en casa del Valladolid el año pasado).


Observará como el Real Madrid a más juego duro, violencia y el mal entendido concepto de “canchero” argentino que se encuentre, más se siente cómodo, menos se arrugan y con más seguridad se llevan los partidos. Lo que es inconcebible es que acabaran los leones el partido con dos tarjetas amarillas y el Real Madrid con cinco, siendo las de Lass y Casillas ejemplos palpables de lo barato que sale sacar tarjetas a los blancos.


Por cierto, Lass se perderá el clásico, lo que es una bendición pues tenemos segura su titularidad ante la final de Copa, que es el partido que cuenta.


Y me harté de reír oyendo y comparando los comentarios ventajistas que los pseudoperiodistas hicieron antes y después del partido, referidos a la alineación del Madrid. Una alineación rara por lo inusual, pero tremendamente sólida. Y como yo en las alineaciones (no en otras partidas) soy del club “Lo que diga Mou”, pues encaré el partido con ganas de ver las tácticas blancas. Y me gustaron.


Kaká parece que nos va a permitir elevar un poco el precio de salida ( a menos que gane él solo la Champions, que cosas más difíciles se han visto), asumiendo responsabilidad y creando alternativas, Higuaín espera perder los dos kilitos que le sobran próximamente y está mucho mejor de lo esperado y Pepe consiguió terminar el partido con todos los fusibles casi intactos (hubo algún chisporroteo pero aguantó) pese a los reprobables intentos de sacarle del partido intentando sacar su lado oscuro a base de continuas patadas y provocaciones.


De todas formas, el partido en sí tampoco valía para mucho, sólo para ir incorporando piezas al cañón que deberá estar perfectamente engrasado y listo para el abril que nos espera. Semana de transición, con alineación en Londres muy parecida a la de ayer y con clásico aguado y preventivo el sábado.


Seguimos afilando las armas a la espera de las batallas decisivas que se avecinan. Mientras, pelamos leones crispados.


Me gustó: Lass. En dos palabras: In-conmensurable. Hoy por hoy es insustituible en el once inicial. Y Di María, rapidísimo y definitivo. En el área es donde debe encarar y gambetear no en el centro del campo.


No me gustó: Una vez más las formas de Caparrós. Imagino su charla antes del partido y me viene a la memoria la escena del sargento cabrón de La Chaqueta Metálica. Viendo las caras, casi enajenadas, de Gurpegui, Toquero, etc.. me preguntó si cuando termine el partido y viendo el marcador, se preguntarán si todo ese frenesí violento fue necesario. Tampoco me gustó que Canales no compareciera. Hubiera estado bien.


Pepito Grillo: He visto la foto de una campaña publicitaria, con cinco jugadores del Barca con la mano abierta, y oyendo las explicaciones del club, las últimas manifestaciones de su presidente, de Alves, etc... me da que pensar que cuanta hipocresía hay en este mundo. ¿Dónde están los que deberían exigir al Real Madrid una nota pública sobre la presunta censura a la canciones de Shaquira en el Bernabeu? El periodista que sacó la “noticia” es muy inteligente y más madridista que yo, o al menos tanto.


Rappel: Ni Cristiano ni Messi jugarán como titulares el sábado. Y la reventa será ruinosa. Los tambores se oyen más lejanos.

06 abril 2011

MANOLETINA Y REJONAZO

¿Manolito o D. Manué?


Real Madrid 4 – Tottemham 0

Acudí nervioso a la cita. Como Higuaín, ya llevaba muchos años sin ver en carne propia unos cuartos de final, algo tan habitual tiempos atrás. La alineación, la esperada. Ni probaturas, ni riesgos, ni flautas. Esto es Champions y la empresa necesita de todos sus medios para alcanzar el objetivo propuesto. Con Marcelo, Alonso y Cristiano todo parece más fácil.

Y con todo, este Madrid despejó casi de golpe las nubes grises que cubrieron el horizonte el sábado. El Madrid salió con lo esperado, con presión, hambre de fútbol, rapidez y verticalidad. Y con el Bernabeu rugiendo. Que es como otros dos jugadores. Así Manolito Adebayor marcó muy pronto de un cabezazo con suspense. Y Crouch, sintiéndose solidario con la urgencia histórica de este Madrid, se autoexpulsó con dos jugadas calcadas.

A partir de ahí el Madrid se relajó, no excesivamente, pero volvió a mostrar esa especie de morralla producto tanto de su superioridad como de su falta de prisa por cerrar el marcador. Cierto que con 1-0 en Champions no hay que volverse loco, pero hubo instantes en que pareció tener al Tottenham contra las cuerdas y no aprovechó la ocasión.

Pero lo dejó todo para la segunda parte. El inicio fue frenético, un espectáculo que recordaba a los indios cercando El Álamo, fue todo un revoloteo de tiros, rechaces, centros, remates, despejes y vuelta a empezar. Con esa situación los spurs tenían la cara como la liebre en la carretera cuando le das las largas. Deslumbrada y asustada. Y llegaron los goles y la tranquilidad. Adebayor hizo la segunda manoletina, se reivindicó ante el Bernabeu borrando de un plumazo sus últimas actuaciones (hoy nadie echó de menos a Benzemá).

Di María marcó un golazo que puede ser el gol de la Champions. Tremendo el zurdazo a la escuadra contraria. El portero, que dió la impresión de blandengue, sólo pudo acompañar la trayectoria con su escorzo. Golazo descomunal. Y Cristiano tuvo el premio a su esfuerzo por superar sus dolores y ayudar al equipo, aunque sigue pecando de individualista merced a su mal entendida forma de ganarse el sueldo.

Y con esos cuatro goles, como cuatro soles, el Real Madrid tiene puesta, salvo catástrofe planetaria (todavía recuerdo lo de Mónaco), su plaza en la casilla de semifinales. Y Mourinho sigue marcando objetivos cumplidos. Ganaremos la Champions o no, pero estaremos en semifinales que es nuestro lugar natural.

Espero que mañana los periódicos no nos hagan desayunar con la Décima, somos campeones y bla, bla, bla. Hoy hemos dado un paso enorme hacia unas semifinales que, si todo es lógico, nos enfrentará al Barcelona en una eliminatoria apasionante y navajera.

Me gustó: Marcelo. Demostró que Bale puede ser un buen suplente suyo. Pero sólo eso. A partir de hoy lo apodo Batidora Marcelo, es increíble el montón de ruletas, giros y escorzos que realiza al cabo del partido.

Y me encantó el Bernabeu, con un tifo espectacular y engalanado de blanco. Campo de lirios para la gloria.

No me gustó: Otra vez la cantinela de que el rival del Madrid son muy malos. Si pierden con el Sporting es que somos unos mantas y si se golea al equipo más goleador de la Champions, es que han defraudado, son un equipo de la mitad de la tabla. Harto estoy de ventajistas.

Pepito Grillo: Atentas las antenas. Hoy, desde aquí, reivindico la convocatoria de Raúl a la selección. Que me expliquen como Torres puede ser titular de la Selección, con la temporadita que lleva, y Raúl, con dos pies en la semifinales de Champions y finalista de la Copa alemana, pareciera vetado por los siglos de los siglos. Si a la selección van los mejores, hoy por hoy Raúl está en ese grupo. Ahora meto la cabeza bajo el ala para resistir la lluvia de piedras.

Rappel: Veo una defensa inédita en la vuelta de Londres.

03 abril 2011

OCHO NEGRA Y CASI ENTRONADA

"A ocho y hundidos"

En el billar americano, el jugador que entronere su grupo de bolas en primer lugar y posteriormente lo haga con la bola 8, negra, gana el juego. Pues con los resultados de anoche, el Real Madrid tiene la negra, está a ocho puntos y sólo falta que los culés la entroneren para perder la Liga.

Y todo esto, aunque no imprevisto (ya lo asumía el 27 de febrero pasado) si es verdad que ha llegado de la forma más inesperada, con el peor invitado posible y en el momento más incómodo, dado que este Abril se presenta como el Tourmalet del Tour de France, en el que hay la tradición de quién se vista de amarillo en su cima, gana el Tour.

Viendo el partido, al descanso tuve la incómoda sensación que antes me había importunado en los partidos de Osasuna y Deportivo. Un primer tiempo tirado a la basura, sin orden ni concierto, y un segundo tiempo en que poco a poco la ansiedad se imponía al método y al orden. Y con el gol afortunado del Sporting, sólo la heroica, ese recurso que últimamente es demasiado utilizado, parecía la última asa a la que agarrarse.

Di María se empeño en hacer de kamikaze sin casco, ciego a sus compañeros, Arbeloa acabó de completar el desacierto de la banda izquierda, Khedira perdido en la banda derecha, Granero permanentemente ofreciéndose y transparente a sus compañeros, más interesados en el recurso fácil rugbístico de ganar yardas que en hacerlo fácil. Hubo un momento que la posesión fue de un 81 a 19 por ciento. Pero fue posesión hueca, falta de mordiente.

En el segundo tiempo todo se acabó de descabalar, se empezó con tanto sueño como se acabó el primero, Mourinho se equivocó en los cambios, el Sporting marcó en su único tiro a puerta en todo el partido, adobado con la complacencia de Pepe (corre tú Carvalho que a mí me da la risa), Adebayor se erigió en faro salvador pero a sus pies no llegaba ningún compañero en segunda línea, Ramos acabó de referencia atacante, más rompedora que atacante y Ozil perdido entre líneas.

Un desastre. Por salvar, sólo se salvó Lass, inconmensurable en el corte y en la posición y Adebayor, que aunque falló dos ocasiones claras, siempre se fajó y fue referencia. Sólo queda esperar que toda esta niebla se disipe contra el Tottenham y Xabi Alonso descienda de los cielos e ilumine a este centro del campo.

Según el pragmatismo de Mourinho, la Liga está casi finiquitada. Por tanto habrá que concentrar la atención en este mes de Abril, que al igual que las lluvias, nos traerá (si hay suerte y pasan los dos a semifinales) enfrentamientos mil con el Barca. El primero la vuelta del Clásico, la final de Copa, semifinales de champions ................ El que no sea ni merengue ni culé lo tiene crudo, crudo.

Me gustó: El gesto de Mourinho con los esportinguistas. Saber perder y dar la mano está presente en nuestro himno, y como dijo Florentino, eso también es madridismo.

No me gustó: El egoísmo de Di María, insistiendo una y otra vez en jugadas imposibles, ignorando a sus compañeros. Y cuando su concurso era imprescindible con el 0-1, su mala actuación ya lo había desahuciado al banco.

Pepito Grillo: ¿Dónde están aquellos que se preguntaban si el Madrid sin Cristiano jugaba mejor?. Otra: En el minuto 2 gol anulado raro, raro, raro. En el minuto 42 no vió un clarísimo penalti de Lora. En el Villarreal Piqué se ayudó de la mano para marcar el gol de la victoria y poner al Barca a tiro de piedra de la Liga. ¿Seguro que no hay red? Raro, raro, raro, pero claro, dado el pésimo partido del Madrid dirán que es de llorones. Vale.

Rappel: Veo al Barca ganando la Liga, fácil ¿verdad?. Pero sigo viendo a Casillas haciendo su oficio más preciado. ¿cómo no iba a salir esa palabra hoy verdad?

02 abril 2011

“PARA NO PERDER LA COSTUMBRE”



Costumbre: Hábito, modo habitual de obrar o proceder establecido por tradición o por la repetición de los mismos actos y que puede llegar a adquirir fuerza de precepto.”


Rossell cuando apostó por la presunta manita copera no dijo nada nuevo. Dió un resultado, acertará o no, ya lo veremos, aunque es indicativo de porque estados de sobradez viajan los culés. En mi tierra se dice que mientras más alto se sube, más grande es el porrazo (se dice otra cosa en lugar de porrazo, pero por educación la omitiré). Y es respetable, una apuesta es una apuesta, se gana o no. Por mi parte ningún reproche.


Lo que no acepto de ningún modo es lo de "para no perder la costumbre" ¿que costumbres tiene usted, caballero". Le recuerdo que el año pasado sólo ganaron al Real Madrid por un punto mísere. Y que hace tres años la mitad de la plantilla del Barcelona se negaba a ir al Bernabeu a hacer el pasillo al campeón, que les sacaba 18 puntitos de nada. Si, 18.


Y que el Real Madrid tiene más de todo que el Barcelona. Más. Estoy casi seguro que el Real Madrid ha ganado más finales al Barcelona que lo contrario. Aprovecho la ocasión para recordarle que en la última semifinal europea (dado que todo apunta a que volverá a repetirse, ojala) en que nos encontramos perdieron los dos partidos. Estos son datos no juicios de valor.


Por tanto su costumbre es PERDER contra el Real Madrid. Desde que nació ha tenido muchas más noches desgraciadas que afortunadas, aunque su suerte es que parece disponer de mala memoria, que según los preceptos orientales es una forma de alcanzar la felicidad. Pero de todas formas se agradece. Guardiola (el jefe) responde a su frase diciendo que se la podía ahorrar y que se va ya mismo.


Que sigan así, a nosotros nos va bien. Hoy, si hay suerte a dos puntitos, y goleada al bocas del Cantábrico que se verá en el abismo del descenso.