Frontispicio

Ya las Champions se cuentan como los huevos......... Gracias Real Madrid

24 enero 2011

GATO RENQUEANTE


"Kaká, yo voy en Harley"

Real Madrid 1 - Mallorca 0


Tropezar y no caer, adelantar camino es. El domingo pasado tropezamos y caímos, hoy no, sólo tropezamos sin caer, por lo que el premio de los tres puntos nos sirve para adelantar camino y seguir haciendo la goma con el Barca. Pero seguimos haciendo la goma, que en ciclismo es síntoma de mal augurio.

Salvo pájara inesperada de los culés, no se atisba a medio plazo posibilidades no ya de pasarlos, sino de alcanzarlos. Hoy por hoy el Real Madrid me recuerda al boxeador fajador, que aguanta con coraje y pundonor las embestidas del rival y no acaba de caer, aunque asalto a asalto manifiesta un mayor cansancio y un menor crédito para la victoria. Y la cirugía estética le sienta fatal, al menor cambio en el aspecto original, los puntos le supuran una barbaridad.

Hoy Mourinho decidió salir a cazar con los mininos de la plantilla (Benzemá, Kaká, Gago y Granero). Y cazó y toco pelo, pero cuanto costó. En el primer tiempo el equipo estuvo espeso, desorientado, vacilante y flojo. Acusando en demasía tanto las rotaciones como, presuntamente, la semifinal del jueves. Si sería mala la imagen que Mou no se paró a ver si eran galgos o podencos y puso el piloto automático con el plan A.

Y se notó muchísimo. Sobre todo el Tambor de Oro Alonso. Al son de su tambor el Real Madrid inició el desfile y, mucho más prietas las filas, se adueñaron del partido por fin. Aunque en ataque seguían sin ver puerta ni arrinconar a Aouate, si se presumía que en alguna jugada individual (la colectiva ya estaba definitivamente abandonada por utópica), hubiera suerte y se colaran por un hueco.

Y Benzemá, le chat francais (el gato francés para los de la ESO), hizo realidad las esperanzas blancas y demostró a la vez que el Youtube no está amañado y es capaz de hacer las jugadas que se ven de él. Jugada de nueve, nueve, con clase, clase y además, poco después, para demostrar que no le tiene ninguna envidia a Higuaín, falló una doble ocasión maravillosa. Lástima.

Al final, pese a que Laudrup creyera que merecieron más, el Madrid se llevó justamente una victoria muy, muy trabajada, muy, muy sufrida y seguimos jadeando el puerto arriba. Que no se nos averíe el cambio, que el Barca no es como Contador.

Me gustó: Benzemá y Nsúe. Buen partido del francés, ofreciéndose constantemente, marcando en el momento en que más presión soportaba, aunque, como suele, no masticó ninguna tibia rival. Y Nsúe. Me encanta, que rapidez, que clase, que futuro más prometedor.

No me gustó: Kaká y Gago. Vale que vienen de lesiones largas, pero su falta de actitud y su imprecisión no merecen que se adelanten a los Lass, León o Canales.

Tampoco me gusta nada el cartelito que han sacado el Sevilla sobre la semifinal de copa. Si quieren que sus aficionados aprendan idiomas, que les paguen la matrícula en el Trinity College. Todo el mundo sigue faltando el respeto al Real Madrid y, a la vez, exigiendóle señorío y trato respetuoso y caballero.

Pepito Grillo: Pónganse en situación: Benzemá en rueda de prensa tras el partido. Un periodista le pregunta sobre las manifestaciones de Mourinho alusivas a sus goles y actitud. Responde desafiante: “Yo ya estoy mayor para recaditos por la prensa”.

Siguiente pregunta: ¿Cómo ves a Kaká?. El galo se rasca una oreja, mira hacia el lado y dice: "Es un gran jugador, lo que pasa es que a veces se queda un poco fuera de partido. Creo que podría hacer un poco más y es lo que la gente espera. Pero si lo ves en entrenamientos ves su calidad. Puede ser importantísimo para el Madrid, pero depende de él".
Última pregunta: ¿El Madrid necesita otro director general?. Ahora ya si resopla, se acomoda el cuello, bebe agua, mientras, indeciso, apunta: “A veces se pone el foco en ciertos directivos y él tiene que encajar esa presión. A Mijatovic también le tocó cuando llegó y fue más todavía más fuerte que en el caso de Valdano".
Rappel: Hoy ración doble, para compensar las penurias recientes. El Madrid, según los sevillanos, les robará la eliminatoria de Copa, como es normal.

Di María va a descansar. Por fin, que dirá el.

Foto: Real Madrid.com

18 enero 2011

INDALO Y LA SEGUNDA SEÑAL

"Aguantando a las estrellas"

Almería 1 - Real Madrid 1


Hoy traigo parábolas y analogías. Lo siento mucho, pero la inspiración viene como viene y no es plan de andar cuestionándola.

El Indalo es una figura que se ha erigido como símbolo de Almería y representa, según algunos, un hombre que sostiene el arco iris. Sin embargo ayer el Indalo se transmutó en un hombre almeriense que sostiene la bóveda celeste de estrellas galácticas, inmune a su poderío y brillantez. Y con él vino la segunda señal.

En Almería sobrevino la segunda señal del previsible Armagedon, la primera, como es obvio, ocurrió en el Camp Nou. Y esta señal nos avisa de que el final, de continuar por este camino, puede estar cerca.

Viendo el partido, cuando acabó la primera parte y ante la pregunta de un amigo de que me había parecido, mi respuesta fue: Pasa palabra. Y no había otra. El primer tiempo fue sencillamente un desperdicio. Y en el descanso me rondaba, casi sin querer aflorar a la luz, el cuento aquel de la tortuga y la liebre. Y por desgracia en la continuación la impresión sólo se hizo más firme y diáfana.

El Real Madrid se dedicó todo el partido a pacer en el césped, cual vacas felices de los feraces pastos asturianos. No sé si porque el rival, recuerdo que es colista, invitaba a la relajación, total aquí hubo quién clavó ocho, nosotros con dos o tres vamos marchando. Otras versiones apuntan al previsible, anunciado e inevitable cansancio de un equipo titularísimo, que a estas alturas ya empieza a estar más que rodado.

Yo simplemente abogo por que el Real Madrid cometió dos pecados capitales: pereza y soberbia. Y como los pecados capitales llevan a la condenación, así esta hoy todo el madridismo, condenado. Está condenado Mourinho, ya que sus innumerables detractores aguardaban con insana lujuria un tropiezo para lanzarse a su yugular, está condenado el staff técnico por sus vaivenes en los asuntos de los nueves, está condenado Florentino, que en su retrato de Dorian Grey está quedando como el alter ego del gafe y cenizo por antonomasia. Y está condenado este equipo a desmerecer sus muchos méritos por ataques momentáneos de endiosamiento. De la afición ni hablo, bastante tenemos.

Cuando terminó el partido, estuvo claro que la liebre, cuando acabó de despertar sólo atinó a ver a la tortuga cruzar la línea de meta. ¿Qué le pusieron palitos en las ruedas? ¿quizás demasiados? Pues si. Vale. Pero si en el primer tiempo metemos tres goles, después que nos echen roscas. Y este es un argumento irrefutable.

Para una vez que podemos jugar antes que el Barca, la liamos. Increíble.

Me gustó: Benzemá. Pese a lo que digan, el francés no es un nueve típico, pero es un gran delantero. Ayer se notó su salida.

No me gustó: Kaká y Ozil. Dos jugadores muy parecidos, y en el desgaire, idénticos en la flojedad y el desmañamiento.

Pepito Grillo: Ya he dicho antes que no es plan de echarle culpas al árbitro por el desastre, aunque tenga muchas. Pero lo de ayer en el programa Futboleros de Marca TV es ya pasarse. Eso es cachondearse de la gente. No me imagino los improperios que madridistas cabreados dirigirían al árbitro que analiza (sic) las jugadas polémicas de la jornada. Que después del partido y tropecientas repeticiones el resumen del Sr. Andujar Oliver sea que en el penalti a Cristiano fue falta de éste, en el de Benzemá, sufrió una lipotimia y no pudo apreciar si estaba dentro o fuera del área y en el de la mano de la barrera no se sabe donde estaba porque todas las barreras tiran hacia delante es simplemente bochornoso. Y puso la guinda con que Casillas debió ser expulsado por el incidente del final del partido.
Miren ustedes, esta desfachatez sólo se puede escudar en el estado de inopia y permisividad que se extiende por toda la prensa española. No entiendo como Marca TV (presuntamente filomadridista) puede tener alguien así en su nómina. Lo mismo que la Ser, que ficha al amigos para siempre Gracia Redondo. Vamos, vamos. Esto ya es provocar.
Uy, uy, que se me olvidaba: ¿Alguién me puede aclarar que hace el capitán del Almería con un brazalete que reza "Captain"? Un reto a mi amigo Nico García, de La Escuadra de Mago, que hoy estará alucinando en colores. Que somos andaluces, shiquillo.

Rappel: Un velo de oscuridad cubre su bola, no obstante se vislumbra victoria blanca en la vuelta de la copa en casa de los colchoneros.

14 enero 2011

FLORENTINO: TE COME EL TIGRE

¿A que carta me quedo?


Existe un cuento muy antiguo, en el que un amigo le pregunta a otro:

¿Que haces si te encuentras con un tigre?- Me subo a un árbol.
¿Y si el tigre se sube al árbol?- Me tiro al río.
¿Y si el tigre se tira al río?- Me subo a un bote.
¿Y si el tigre se sube al bote?- Oye, ... tu lo que quieres es que me coma el tigre.

Pues esta disyuntiva es la que se le presenta a Florentino Pérez con el asunto del fichaje de un nuevo delantero para sustituir la baja de Higuaín.

Si no lo ficha, sus críticos (que están contabilizados por millones) aducirán que no hace lo posible por apuntalar al equipo en una posición debilitada, que no confía en el criterio del entrenador, que ya lo advirtió Mou a principios de temporada, que Morata aún no está para asumir esa presión tan enorme, que la cantera hay que sacarla con vientos favorables, etc.....

Si lo ficha, sus detractores (tantos como críticos, obviamente), se dividirán en dos bandos bien definidos, dependiendo del precio que se pague y por el tiempo de contrato. Eso si, harán valer sus razones, y esto es muy importante, siempre, siempre a posteriori. Apostar sobre seguro, así no se falla.

Si deciden fichar a un delantero de perfil alto, con sueldo en consonancia y a largo plazo, dirán que en invierno es casi imposible fichar algo del nivel exigible al Real Madrid, puesto que sus equipos no querrán deshacerse de ellos ahora. Además no podrían jugar Champions, en la práctica totalidad de los casos.

Si en cambio optan por fichar a un delantero de perfil medio bajo, cedido y asequible económicamente, se aducirá desde las huestes devoradoras de madridismo que como ese tenemos tres en la cantera, que ya nos hemos deshecho de ocho mejores en los cuatro últimos años, que para que largamos a Raúl, que encima está marcando más goles que, admitámoslo, la práctica totalidad esperábamos.

Supongamos que ya está fichado, que lo pone Mou en lugar de Benzemá, y lo hace bien. Oiremos que vaya paquete francés, lo desprestigiamos y desvalorizamos para el mercado de verano. Y pondrán el grito en el cielo diciendo que como no lo hizo en verano, que hubiera salido más barato y habríamos disfrutado toda la temporada de él.

Que no lo pone, no juega nunca, y cuando lo hace aporta poco. Que para este viaje no se necesita alforjas, que vaya ganas de gastarse el dinero, que la cantera así está. Otro caso Faubert.

En resumidas cuentas, que a Florentino se lo va a comer el tigre. Haga lo que haga no acertará y será criticado. Y lo que es más gracioso, tanto por propios como por ajenos.

Yo, para desmarcarme de la mayoría, para evitar estos debates infructuosos y casi siempre ventajistas, realizo un ejercicio de arriesgadísimo funambulismo: La sección Rappel:

Rappel: El Madrid fichará un delantero de perfil bajo, cedido y que, sin embargo, al final se cuestionará su retorno o no al club de origen. Dispondrá de más minutos de los que creemos y ayudará de forma estimable.

Para mojarme definitivamente, de la miríada de delanteros que hoy se comentan, sólo hay dos nombres que no me disgustan: Klose y Tévez. Ambos con situaciones muy dispares, pero ambos con experiencia y calidad contrastadas. Klose creo que no podrá jugar Champions, que es un hándicap, pero yo me arriesgaría. Y si pudiéramos fichar a Chicharito Hernández (que creo que es imposible) sería perfecto.

04 enero 2011

SI ... PERO NO

¡¡¡ Esa mano !!!

Getafe 2 – Real Madrid 3

El Real Madrid inauguró el año 2011 con una fulgurante salida ante el Getafe. Parecía que la chispa de la Nochevieja aún alentaba en los corazones blancos. A los dos minutos Cata, el inefable amigo de Marcelo, pisó a Cristiano en el área, pero como iba con antifaz, el árbitro no supo si sería legal y pasó de problemas. A los diez minutos Huracán (me ha gustado el mote) Di María fue agarrado en el área de forma denunciable por lo tonta.

Para los discutidores, que ya los veo venir, no me valen los calificativos para este tipo de penaltis. Son como el estar embarazada, o se está o no se está, pero no se puede estar medio embarazada. Hubo agarrón, si, ¿De cuantos newton de fuerza? Ni lo sé ni me importa. Agarrón en el área es penalti. Y punto.

A los veinte, golazo de Ozil, a pase de Huracán. En este punto cualquier aficionado sensato daría por hecho que el Madrid controlaría el partido con holgura, tendría sus oportunidades y mataría un resultado cómodo, por dos o tres o cuatro goles de diferencia. Pues no.

En ese punto el Madrid se capellizó, si se acepta el palabro. Pasó lo que últimamente más me inquieta de este equipo, y no es otra cosa que su querencia a las tablas una vez se pone por delante. Echo muchísimo de menos aquel equipo anterior a la visita a Barcelona, ordenado, presionante con el contrario desde su misma área, seguro de si mismo durante todas y cada una de las fases del partido. Hoy no, hoy el equipo coge ventaja, atrasa veinte metros la presión y lo fía todo a una sucesión ininterrumpida de contraataques, eléctricos, si, pero apresurados en la mayoría de los casos.

Y Parejo nos pasó factura y currículum vitae en la misma jugada. Se marcó un golazo que acreditó tanto la pasividad e indolencia del Madrid como sus buenas maneras y méritos para pasar del azul al blanco este verano.

Ver al descanso que el Getafe había dispuesto del 60% de la posesión fue descorazonador. Y empezó el segundo tiempo y más de lo mismo, una sucesión de patadones rugbysticos (hoy me ha dado por los palabros), de regalar continuamente el balón al contrario, fiando a la ruleta de quién lo recogería, desestimando opciones claras de pases conservadores de posesión, de balón y, en definitiva, de control del tempo del partido.

Cristiano volvió a poner distancia en el marcador, lo que se tradujo en un “ahora si”, pero no. No. Volvimos a poner el piloto automático en defensa con el modo numantino moderado y en ataque con el modo rifa benéfica. Y claro, Albín no fue tan incauto como para despreciar un regalo de Marcelo, trasmutado en Rey Baltasar, dada la proximidad de la visita de sus Majestades de Oriente.

No se a ustedes, pero a mí no me gusta como caza la perrita.

Me gustó: El “Huracán” Di María. ¡¡ Que forma de correr !! Puro pundonor.

No me gustó: La actitud contemplativa del equipo durante demasiados minutos.

Pepito Grillo: Que follón están formando con la operación de Higuaín. ¿Porqué les costará tanto entender que todas las personas tienen la última palabra sobre sus cuerpos?. Por cierto, es la primera vez que tras el partido del Getafe no sale su presidente pontificando y haciéndose notar. De mi amigo Preciado creo que tendremos pronto novedades, dada la meteórica singladura del Sporting.

Rappel: Pasamos a la ronda siguiente de la Copa del Rey y nos toca contra el Espanyol.

Versión para discapacitados visuales (Pulse el play)