Frontispicio

Bienvenida 33ª, aunque sólo sea como excusa para buscar la 34ª. Hala Madrid.

18 junio 2007

Campeones, Campeones, oé, oé, oeeeeeeeeeeeee.


Real Madrid 3 - Mallorca 1

Las alegrías, si vienen después de un gran sufrimiento parecen que son más alegrías. Y sin duda la de esta noche ha sido muy, muy grande. No sólo por la consecución de la XXX Liga (que ya son ligas), sino además por la forma en que se ha producido.

Y es que este Madrid ganar ha ganado la Liga, pero nos ha hecho sufrir tela. Hasta el último minuto del último partido. Y claro, la victoria en esas circunstancias se celebra mas como una liberación que como una simple victoria. Con la alegría final, parece que se diluye como una mala pesadilla los malos tragos pasados hasta el minuto 23 de la segunda parte, en que Reyes abrió la lata que tan pertinaz y eficazmente había construido el Mallorca (se le agradece que lo hizo sólo con buen juego, y sin recurrir a malas artes). Pero la verdad es que hasta ese instante el horizonte aparecía preñado de enormes nubarrones negros, aquellos que tan amargos supieron hace años en las laderas del Teide.

Pero como al final en las buenas películas siempre ganan los buenos, ganó el Madrid. Épicamente, agónicamente, sufriendo, a topetazos, más con voluntad que con juego (el de hoy ha sido uno de esos pésimos partidos en casa de la primera vuelta, si, esos de los que hoy nos resistimos a recordar).

Y con el pitido final, el éxtasis, la liberación hecha espontaneidad en la plaza de mi pueblo, llena de caras de niños alegres, de banderas tremolantes, de bufandas agitadas, de bocinas ululantes, de pólvora voladora, de agua de una fuente redentora, donde los sedientos han colmado por fin su sed abrasadora de tres largos años. Por cierto, han sido tres, y no cuatro años sin ganar nada. No es por nada, pero me he hartado de escuchar eso en todas las emisoras y televisiones.

Para terminar esta alegre y feliz noche, a falta por ahora de mejor celebración, dar las gracias por este final y por este nuevo título.

Gracias al equipo por su entrega, tenacidad y sobre todo su fe.
Gracias a la afición por su apoyo en momentos difíciles.
Gracias a Raúl por saber unir un vestuario e imbuir el espíritu del Madrid, tanto tiempo ausente de esa caseta.
Gracias presidente Calderón, por haber cumplido tu promesa de visitar las Cibeles. Hoy muchos tendrán que callar, espero que por mucho tiempo.
Gracias Capello por tu sabiduría (de sabios es rectificar).
Gracias Mijatovic por imponer tus ideas para conseguir el fin último.
Gracias Van Nilstelroy, por tus goles.
Gracias Roberto Carlos por haberte sabido despedir como lo que eres, un ídolo del madridismo.
Gracias Beckam, por tus plátanos, profesionalidad y señorío.
Gracias Casillas, por ser Casillas.
Gracias Sergio Ramos por tu empuje y entrega.
Gracias Diarra por venir de Malí, con peligro para los tuyos, para marcar ese gol que vale una Liga.
Gracias Reyes, por saber dar la esencia de tu fútbol en los momentos más importantes.
Gracias Guti por hacer y regalar fútbol.
Gracias Ronaldo por irte. Arrivererci.
Gracias Hierro por no joder este año la celebración de esta Liga.
Gracias Camacho y opositores varios por vuestro madridismo oportunista. No se les oye desde hace cuatro meses hablar de votos por correo.
Gracias a todos los que con su críticas han servido de acicate para que ese vestuario se uniera.
Gracias a la Cofradía del Clavo ardiendo por su fe.
Gracias a todos los que han aportado su pequeño grano de arena por posibilitar lo más importante, que esta noche la alegría acompañe a millones de personas.

¡¡¡¡ HALA MADRID !!!!

1 comentario:

  1. Que días aquellos. Sobre todo de el último partido. Uff!

    ResponderEliminar

Pincha aquí para dejar tu comentario.