Frontispicio

Bienvenida 33ª, aunque sólo sea como excusa para buscar la 34ª. Hala Madrid.

25 septiembre 2011

LA ESTRELLA TARDÍA Y EL LINIMENTO

Real Madrid 6 – Rayo Vallecano 2

Fue el partido perfecto. Si el guión previo hubiera sido cuidadosamente previsto, pulido en sus más nimios detalles, el tempo teatral siguió ese guión escrupulosamente. Y no faltó ese detalle teatral, con sus efectos dramáticos, instantes de comedia y el desenlace feliz que nos muestra un horizonte brillante, donde los enamorados caminan cogidos de la mano.

Los madridistas esperaban la visita del vecino con aprensión y disparidad de ánimo. Los últimos partidos no animaban en demasía al optimismo, sin embargo la categoría del rival, recordemos que recién ascendido tras una larga ausencia de la aristocracia liguera, animaban a cosechar un buen resultado, con victoria descontada y fútbol y goles.

Pero toda obra necesita un drama, y que mejor que ponerlo encima de la mesa en el mismo instante del comienzo. Diez segundos y 0-1. Y el Bernabeu mirando de hito en hito. Los pesimistas, que suelen florecer en estos instantes como los hongos en un buen montón de estiércol, con los ojos en blanco.

Y los jugadores repitiéndose esa cansina cancioncilla interior, que no sabemos si es un apoyo o una losa del ánimo. Ese “todo son desgracias en contra nuestra” o aquél más cinematográfico “que hemos hecho para merecer esto” golpeaban sus mentes de forma airada y lastimosamente conocida.

Y la larga travesía del desierto se hizo árida, amenazante y espesa. Durante ese tránsito, las huestes blancas penaron sus pecados contra el fútbol y su enseña, que no es otra que la camiseta blanca. Allí la imprecisión, hija de la urgencia, el desánimo, hijo del olvido y la pusilanimidad, sobrina de los traumas hicieron su aparición.

Y ahí, en ése légano de dudas, surgió, cual Moisés, una estrella tardía, un astro pálido que pugnaba por resurgir de sus cenizas. Y Kaká vió la luz, sintió el calor que emanaba del escudo que brillaba en su pecho y mandó a sus legiones que dejaran de adorar al falso dios, se liberaran de sus cuitas y miasmas y volvieran a ser el pueblo elegido. Su actitud fue el linimento milagroso que cura la herida, analgesia los golpes y suaviza los calambres.

Y ese equipo, con esfuerzo, tesón, compañerismo y las virtudes que siempre le habían acompañado levantó el partido, deshizo las tinieblas y encontró el camino de la tierra prometida. No faltaron pruebas, parte de sus efectivos se quedaron en el camino, más por errores propios que por pruebas ajenas, hubo estrecheces en el marcador, pero aún disminuidos supieron hacer memoria, encontraron asideros de viejas victorias y alcanzaron la suya.

La estrella, agotada, empezó a languidecer, pero vio que su luz permanecía en todo su ejército y supo que lo peor había pasado. Al frente sólo queda lo imperecedero y claro, el camino diáfano y luminoso que nos lleva a nuestra meta. La victoria. El licor dulce que quita los sinsabores.

Me gustó: Kaká y Benzemá. Y el Rayo, animoso siempre, hasta en la adversidad.

No me gustó: Di María. Yo lo acuso, que diría Mou. Y Varane, aunque el gol disipara en parte sus regalos previos.

Pepito Grillo: ¿Dónde está la Liga de mierda? ¿Qué le gustará menos a Del Nido, que sus argumentos hayan quedado destrozados o ver a mi Betis líder? ¿Habrá oído Mourinho los mensajes de esta semana? ¿Se darán cuenta de una vez los jugadores que el mejor linimento contra los golpes y desplantes ajenos son los goles? muchos, variados y con sabor a almendras.

Rappel: Martes Champions. Trece Copas de Europa sobre el césped. Goleada, más de cuatro. Más linimento. Lo necesitamos.

16 septiembre 2011

ROJO PASION

Dinamo de Zagreb 0 – Real Madrid 1

Iniciamos la Champions con victoria a domicilio, que es la mejor manera de presentar tu candidatura a primero de grupo. Y con traje rojo pasión, que al principio quedó raro, después parece que fue a mejor, pues la equipación la verdad es que es bonita, y terminó sirviendo para que no se notara la sangre que los amigos croatas provocaran con sus entradas, especialmente a Cristiano, que le dieron de todos los colores.

Si el Barca hizo el martes un calco del partido de Liga, empatando, y durmiéndose al final, el Madrid no fue menos y firmó una victoria que como contra el Getafe, pudo ser más amplia por las ocasiones disfrutadas y sin embargo estuvo en suspenso hasta el último minuto, merced a su incapacidad de manejar el partido ante las acometidas rivales.

Aunque bien es verdad que la incertidumbre la traducía el marcador más que el juego de los croatas, que salvo en un par de contadas ocasiones, no inquietaron en demasía a Casillas. El Madrid en cambio disfrutó de cuatro o cinco clarísimas, que hicieron que el portero elevara su precedida fama de buen cancerbero a altas cotas. Se convirtió en el héroe del partido. El mártir en cambio fue Cristiano. Sufrió durante todo el partido un acoso constante y duro por parte de sus marcadores, que el árbitro ni supo ni quiso parar.

Al final victoria pírrica, aunque si observamos el resto de marcadores, fue el único favorito que ganó los tres puntos en juego. La Champions es cosa seria, pese a que los iluminados de siempre cataloguen a los equipos menos punteros como de 2ª B. Luego te pasa como al Inter y no veas la cara de tonto que se queda.

Para estudiar, la expulsión hilarante de Marcelo, que como contraprestación nos permitirá ver a Coentrao en el sitio para el que, quizás, le ficharon. De pedir penalti a expulsión rigurosa está a sólo un paso para este Madrid en Europa. ¿Alguién se imagina ese desenlace para un Manchester, Bayern o Barcelona?. Yo no.

De todas formas, las críticas al arbitraje vertidas por Cristiano y Karanka, excesivas y sin venir excesivamente a cuento en mi opinión, tampoco nos van a ayudar demasiado a evitar esos trances. No fue partido, máxime cuando se ganó, para atacar recién empezada la competición a quién ha demostrado no tenernos la más mínima simpatía. Así no vamos a hacer amigos entre los árbitros UEFA.

11 septiembre 2011

SOMOS MORTALES

"Volando al liderato"

Real Madrid 4 – Getafe 2

Los generales de la antigua Roma, cuando regresaban victoriosos de sus conquistas y desfilaban en cabalgata triunfal por el Foro vestidos con la toga picta y la túnica palmata, tenían por costumbre ir con un siervo a su lado que le susurraba al oído: “Memento Mori”, “Recuerda que eres mortal”. Y eso fue lo que el Getafe hizo ayer con el Real Madrid, hacer el favor de recordarle que es mortal. Máxime con el aviso previo de la cornada recibida por el Barca en Anoeta.

Y es que me sublevaba que en los prolegómenos del partido, un partido recordemos afectado por el “virus FIFA”, se estuviera aludiendo permanentemente a goleadas, manitas y roturas de récords siderales. Pecando los medios, como siempre, de una soberbia y cortedad de miras impropias de profesionales en los que la prudencia y el respeto a los contendientes se les debería dar por supuesto.

Y así fue que aunque se ganó de forma holgada, nunca estuvo el partido con un resultado claro, siempre estuvo en el alero de la incertidumbre. En primer lugar por los méritos de los azulones, en segundo lugar por los deméritos de la falta de puntería blanca, que deberían haber sentenciado el choque antes de producirse el 1-1.

Y también habrá que achacarle cierta cuota culposa al aludido virus FIFA, que hizo que el equipo se partiera más que de costumbre, especialmente en los retornos al área propia. Özil, Ramos, Alonso y algún otro evidenciaron una merma apreciable en esos instantes en que la diferencia es de centímetros para llegar antes al balón. Carvalho no sufrió esa merma, todos sabemos porqué.

Por ello hoy me congratulo del resultado, ya que así nos evita tener que escuchar ese argumento, tan manido como hipócrita, de que este traspiés nos hace bien, pues nos ayuda a centrarnos. El Madrid se centró, sin renunciar a los puntos. Y eso, en una Liga publicitada por Del Nido y cohorte como abocada a un dueto que creo más que probable, nos da un colchón de dos puntos que nadie, nadie, hubiera previsto hace quince días.

La Liga pasada se perdió no en los clásicos, sino en Almería, La Coruña y en casa ante Sporting y Zaragoza. Ojalá en mayo se acuerden en la Avinguda de Les Corts de su partido en Anoeta con el ceño fruncido.

Me gustó: Cristiano y Benzemá. ¡¡¡Que partidazo se marcaron la pareja !!!

No me gustó: El árbitro fue sencillamente desastroso. Aunque el penalti ilegal fuera difícil de apreciar, demostró ser uno de los peores de la categoría. La tarjeta a Cristiano fue delirante.

Y aunque no esté directamente relacionado con el partido, condeno el comportamiento de Carvalho con su selección. Deplorable. En casi todas las ocasiones, tan importantes como las razones, son las formas y en este caso la escenificación del ahí te quedas fue deleznable.

Pepito Grillo: Del Nido intenta demonizar a Real Madrid y Barcelona como culpables de un contrato que firmó el como presidente. Aunque en el fondo todos sabemos que tiene gran parte de razón, tampoco es plan de olvidar que hoy la Liga tiene veinte equipos principalmente por culpa del Sevilla y que quizás, si hubiera dos menos a repartir, caerían a más tajada. Sin olvidar el oportunismo de la convocatoria, intentando tapar el ridículo europeo del equipo que se vanagloriaba de ser el mejor del planeta hace cuatro días. No me líe Del Nido.

Rappel: Esta semana empezamos la fase de grupos, que preveo fácil y pasando sin derrotas a la siguiente ronda.

Off topic: Quisiera hacer notar que ayer fue visible en la publicidad dinámica del Bernabeu el eslogan ALL REAL MADRID (Todo Real Madrid para los de la ESO). Lejos de ser casual, es fruto del acuerdo de colaboración de ésta página con Adidas, que me ha costado un par de meses de sueldo, aunque el resultado bien merece la pena. Habría que reseñar que aunque aquí aparezca en inglés, el acuerdo de colaboración permite en toda Hispanoamérica rotular en español con TODO REAL MADRID.

02 septiembre 2011

LAS OPORTUNAS FUENTES EXIMENTES

" Fuente imaginaria, salvación de la mediocridad"


Circunstancia eximente: Motivo legal para librar de responsabilidad criminal al acusado.

Hace unos meses, Juan Antonio Alcalá, conductor del programa “Tiempo de Juego” de la COPE, quiso elevar el share de su recién inaugurado programa anunciando a bombo y platillo que “según fuentes del Real Madrid, éste iba a acudir de manera oficial a la Federación Española de Fútbol para pedir controles antidóping más serios”, echando a la vez sombras más que tenebrosas sobre dopaje y cualidades físicas de los jugadores del Barcelona y Valencia. Posteriormente la propia cadena COPE tuvo que pedir perdón y obligó a hacerlo al propio locutor........ pero éste siguió amparándose en sus fuentes. Fuentes del propio Real Madrid.

El Barcelona lo ha denunciado por sus declaraciones y aún no ha sido fijada la fecha para la causa.

Por otra parte, Diego Torres, periodista de El País, viene haciendo de un tiempo a esta parte una serie de artículos, denostando sobremanera a Mourinho, creando un personaje imaginario y despreciable, a semejanza de los antiguos guiñoles del Plus, especulando (describiendo según el) sobre situaciones, comentarios, hechos y noticias tanto del vestuario como de la planta noble del Bernabeu. Y este señor también se apoya en sus supuestas fuentes. También fuentes del Real Madrid. Por supuesto confidenciales.

Hace unos días Canal Plus quedó con el trasero al descubierto en un asunto chusco, haciendo sangre de una supuesta dimisión de Mourinho. Confirmaron la información en sus fuentes. Cercanas al Real Madrid. Esas fuentes terminaron siendo unas supuestas declaraciones de su agente, que miren ustedes por donde, resultó ser suplantado por un chaval vasco, lleno de desparpajo y con unas ganas de juerga enormes.

Son sólo tres ejemplos de la proliferación de periodistas y comentaristas que se lanzan, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, a especular con fichajes, desencuentros, megalomanías y preferencias del equipo blanco. Y sobre la figura, omnipresente, de su entrenador. Por supuesto la comprobación de las fuentes, la búsqueda de la veracidad de la información que les exige la ética periodística ni se intuye. No sea que la realidad nos estropee un buen titular.

La veracidad de estas historias y afirmaciones son imposibles de demostrar y comprobar, dada la defensa que hace la Constitución de la revelación de las fuentes periodísticas y el secreto profesional. Ni ante un juez. Sin embargo choca que para apoyar sus tesis e imaginaciones sus fuentes son, casi siempre, fuentes “del vestuario” o “personal directivo o ejecutivo”.

Y yo, que soy librepensador y tengo algunos inviernos sobre mi mollera, no me los creo. Es más, creo firmemente que estos pseudoperiodistas han encontrado con Mourinho y el Real Madrid un filón que les permite ganarse sus habichuelas de forma holgada, aunque no honrosa a mi entender. ¡¡ Que fácil es enfrentarse a un folio en blanco, imaginar como molestar a alguien cercano al Bernabeu, si es Mourinho, miel sobre hojuelas!!

Y sin ningún temor ni tapujo a sus consecuencias. Ya que estas siempre les serán rentables. ¿Porqué COPE no destituyó a Alcalá? Pues simplemente porque su programa incrementó su audiencia. Que era el fin primordial y primigenio del asunto. ¿Qué fastidiamos a deportistas profesionales, a clubs deportivos? ¿Qué ponemos en solfa y en el disparadero a entidades centenarias sin tacha? ¡¡ Que le vamos a hacer !! Eso son daños colaterales, que diría George Bush.