Frontispicio

Venga, que se asuste el siguiente.....

30 septiembre 2010

EL FIDEO SE AMORTIZA

Auxerre 0 – Real Madrid 1
Decía Forrest Gump que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar. Si lo parafraseamos se podría decir que los partidos de fútbol son lo mismo, nunca sabes como te van a salir. Lo que es innegable es que los aficionados siempre los afrontamos desde el optimismo más puro y subjetivo. Y claro, luego nos damos los sofocones que nos damos.

El bombón que el martes nos presentaron parecía a priori uno trufado de ambrosía. Con olor elitista (es champions), suave al paladar (el Auxerre nos parecía como la amiga de Benzemá, joven y complaciente) y dulce y espeso, capaz de borrar cualquier aroma anterior.

Pero no. El bombón se transmutó en trozo de cartílago, reseco, difícil de masticar, estropajoso y que nos volvió a dejar ese sabor indefinido de partidos atrás. Cierto es que se controló casi siempre el juego y el partido, que se ganó sin demasiado sufrimiento, aunque vimos a Casillas más activo de lo que acostumbra últimamente, y que se ganó. Que es lo que cuenta. Pero el equipo volvió a dejar a sus aficionados en ese desconsuelo árido de, si no belleza, si al menos de lucimiento y armonía.

Todo se resolvía con una alarmante lentitud, con una trabazón molesta en el centro del campo y una absoluta falta de movilidad y acierto de la delantera. Higuaín volvió a desaprovechar sus escasas oportunidades, aunque claras y Cristiano está temiendo que salga aquel loco de Pepe el Brujo diciendo que todo esto es fruto de un trabajo suyo. No le sale nada. Y ni él ni los demás podemos explicarlo.

Y al final Di María, ese futbolista con más pinta de ciclista escalador de los Lagos de Covadonga, nos sacó del atasco. Se mostró percutidor, voluntarioso y argentino en su mejor acepción, luchador, valiente y competidor. Y mostró a los escépticos, entre los que me incluyo, que Mou sabe lo que se hace al preferirlo a David Silva.

Quiero, para terminar, hacer un inciso sobre la campaña de acoso, derribo, sacrificio y exaltación en la cruz que le están preparando a Mourinho. Yo entiendo que el que va a comprar sardinas se deberá de sorprender si le dan pulpo. Si le dan sardinas es lo normal, es lo que ha pedido y ha comprado.

Sobre las críticas, sigo en mis trece, no las entiendo, si vienen de Barcelona, vale, es lo normal, pero de periodistas de Madrid que se frotaban las manos cuando supieron el filón que les llegaba, es el colmo de la hipocresía. Se lamentan de un señor que les facilita, día si y otro también, llenar la mitad de sus páginas, la mitad de sus programas sesudos de análisis y comentarios de radio y televisión. No lo entiendo, la verdad. Si miraran por su negocio, sus crónicas y titulares no deberían de bajar de: “Mou es Diós” o “Desfile militar” o “Este Madrid es el mejor de la historia”. Todos sabríamos que es mentira, pero su obligación es mantener esta mina de oro per seculam seculorum.

Y si son los madridistas los que se quejan, y hoy dicen que con Pellegrini jugaban mejor, y echan cuentas de como iban a estas alturas, que si churras, que si merinas, insisto, para mí cuando lleguen Reyes hablamos, hasta entonces día a día. Si te gusta bravo, si no, ajos y agua. A joderse y aguantarse quiero decir.

Paciencia resistente e impenetrable a la crítica. Esa sería mi receta. Para todos, todos, que diría aquel.

26 septiembre 2010

EMPATE A NADA

“Desde aquí tampoco se ve la solución a esto”

Levante 0 – Real Madrid 0
El Real Madrid es como el agua: inodora, incolora e insípida. Sobre todo insípido. Y lo peor de todo es que no debía de ser así. Si analizas el partido sin verlo, las cifras convencen: una posesión casi total, bastantes ocasiones de gol, multitud de tiros y llegadas al área y nulo peligro del contrario.

Ahora bien, eso es como el matrimonio, una cosa es casarte y otra que te lo cuenten. Si te lo cuentan me remito a lo dicho. Mourinho ha construido un equipo sólido, eficaz, pangermánico. Y va a perder pocos partidos. Lo que nadie del madridismo sabe es cuantos vamos a ganar así.

Y que conste que Mou es para mí, casi lo único salvable. Su táctica es buena, los mensajes acertados, los cambios, algo tardíos pero irreprochables. Pero la creación de fútbol de este equipo es pésima cuando Alonso no realiza un partido memorable. La defensa no pasa apuros, la media destruye y apoya en la destrucción, pero amigo, para crear, esto ya es otro cantar.

Ante la frustración por el paupérrimo juego demostrado, me entretuve en intentar buscar los defectos del andamiaje ofensivo del equipo. Y la principal falla que encontré es la inmovilidad de los delanteros, la falta de cruces, apoyos, diagonales, ofrecimientos en suma. Y en dar dos pasos para atrás y pedirla. En la mayoría de las ocasiones encontrabas a Di María, Cristiano e Higuaín, bien posicionados pero inmóviles, haciendo el Don Tancredo. Y así le es muy fácil a la defensa desbaratar una y otra vez los acercamientos del rival.

La otra causa es más de tipo técnico. Es inconcebible que jugadores, no de primera división, sino del Real Madrid fallen tal cantidad de pases fáciles, casi sin oposición, y echen mano de manera tan frecuente a ese recurso que pervive como mal endémico del fútbol que es la patada hacia delante, hecho que demuestra que el fútbol es, como en los Pokemón, una evolución del rugby.

Demos gracias a Dios que llega el martes la Champions y así, los profetas del advenimiento del Juicio Final y de todos los horrores y desgracias blancas, no tendrán mucho tiempo para inundar todo el orbe mediático de previsiones catastrofistas, de urgencias innecesarias y de esperpentos mediáticos.

Me gustó: Di María. Parece que se va abriendo un hueco en el equipo, aunque no entiendo que se pase todo, todo el partido en la derecha. Está bien la alternancia pero no como solución permanente.

No me gustó: Xabi Alonso. Su partido fue horrendo y así se transmitió al equipo. Cuando el jugador clave del centro del campo pierde tantos balones claros, es muy difícil jugar al fútbol. Tampoco me gustó la actitud de Mou en el banquillo. Ya tenemos bastante en contra para alentar más a las huestes antimadridistas. Una cosa es presionar y otra faltar al respeto.

Pepito Grillo: ¿Por qué se empeñaban algunos en equiparar las ocho bajas por lesión del Levante con las ocho ausencias voluntarias del Sporting contra el Barca? Para que haya un tonto, es imprescindible un listo, y estos no lo son, ni la mayoría es necia. Otra: Quién iba a decir que Iniesta saldría pitado de San Mamés. Y no juzgo la expulsión, que puede que si, puede que no. Pero los aspavientos posteriores fueron demasiados evidentes de un talento dramático desconocido en el manchego por lo inhabitual.

Rappel: Habrá tres cambios en el equipo titular frente al Auxerre. Pepe (lógico), Benzemá y Pedro León. O puede que Lass, no se, no se.
Foto: Corazón Blanco
Estadísticas del partido: Pinchar aquí

23 septiembre 2010

PITA AL PITADOR




El primer partido que ví en el Bernabeú fue un Real Madrid – Real Sociedad. Tenía veinte años. Eran los tiempos gloriosos de la Quinta del Buitre. Y mi primera sensación, tras la inolvidable de entrar al Bernabeú, fue de estupor. Un número significativo de espectadores de la banda derecha, donde me encontraba, pitaba, insultaba y menospreciaba claramente a Míchel. Y muchos llevaban bufandas blancas (entonces nadie iba con la camiseta del equipo).

Para mí aquello fue la negación del madridismo y el motivo de creer que para ser jugador madridista tenías que estar señalado por los dioses o casi. No sólo tienes que ser de los mejores del mundo, sino que has de demostrarlo todos los días, a todas las horas y en todos los sitios. Y si eso fuera poco, también has de aguantar a los que se dicen madridistas y no son más que vulgares y vociferantes malhablados que no entienden que el hecho de pagar una entrada o un abono NO les convierte en madridistas, ni les da derecho a menospreciar a nadie, máxime si es un jugador de tu equipo.

Somos líderes, no se ha perdido un partido, sólo se llevaban dos de Liga cuando una pandilla, demasiado numerosa, de espectadores pusieron en solfa el juego del equipo. ¿Qué esperaban? Quizás arrollar desde el minuto 1 del primer partido, jugar de memoria, marcar goles a docenas, que a Casillas le creciera la barba por falta de trabajo, que Mourinho contara chistes sin parar …………………… Ilusos.

Y yo les pregunto ¿que pasaría si esos mismos que pitan e insultan tuvieran puesta una camiseta del Barcelona? ¿Se les permitiría? ¿Se respetaría su decisión? ¿Causarían el mismo efecto en los jugadores y en el árbitro?. Todas estas reflexiones me llevan a considerar que uno de los problemas más importantes que tiene el Real Madrid son sus abonados. Si, esos abonados que por el mero hecho de pagar su entrada no dudan en erigirse como jueces sumarísimos, en sesudos analistas futboleros aunque no le hayan dado una patada a un balón en su vida y en perseguidores y acosadores implacables.

Psicológicamente se podrían catalogar como masoquistas, puesto que al parecer disfrutan con el mal juego o la derrota de su equipo, y tienen en cualquier argumento banal (un pase mal dado, una distracción, un resbalón) motivos para acosar a los suyos, con el consiguiente perjuicio para su, en teoría, equipo del alma.

Por ello yo propongo una campaña para acabar, de una vez por todas, con esta plaga que asola el Bernabeu. PITA AL PITADOR. No le dejes que acose a nuestros jugadores. No permitas que influya negativamente en el equipo. Quién pita al Madrid no es madridista, no es aficionado, es un mero espectador. Si no le gusta el juego del equipo, que pite al final, si disiente del entrenador, que pite los cambios, si no comparte la política del presidente que saque el pañuelo hacia el palco. Pero cuando el equipo juega, hay que animar, o como mal menor, callar, pero nunca acosar a jugadores jóvenes a los que una vez le contaron que la afición del Bernabeú es la mejor, e impedirles así crecer en confianza y ayudar al equipo. ¡¡ Como envidio a la afición del Liverpool con su canto de “Nunca caminaréis sólos”!!

Es sólo un pequeño reflejo mental, cuando a tu lado piten a tus jugadores, pregúntale educadamente ¿es usted culé?. Quizás consigamos algo. Pásalo.

19 septiembre 2010

CHAMPIONITIS

"Gracias. Si no le das para abajo no entra"

Real Sociedad 1 – Real Madrid 2

Championitis: Dícese de la inflamación de la Champions. Ese es mi diagnóstico sobre la imposibilidad física de los jugadores merengues frente a los vascos. Aunque se empezó bien el partido, fue empezar a resollar en el centro del campo y perder el balón, y fue perder el balón y empezar a sufrir.

Y ayer se sufrió, pese a ir siempre por delante. La Real tuvo tres ocasiones muy claras y si alguna se hubiera convertido habría sido muy difícil remontar el marcador, casi imposible, dado la mala condición física de los jugadores. Y es que salvo atletas muy contrastados (Ramos, Marcelo, Cristiano) el resto achacó en exceso la proximidad entre los dos partidos.

Y esta es otra cosa que, como bien dijo Mourinho, habría que institucionalizar. El que juegue Champions el miércoles no puede jugar el sábado, debe hacerlo el domingo. Son cosas tan pequeñas y tan de cajón que no se entiende que no estén ya prefijadas. También dijo que el resultado más justo hubiera sido el empate. Estoy de acuerdo, y ruego a sus detractores que lo anoten en el apartado de modestia y ecuanimidad.

Cristiano versus el mundo. Ayer volvió a dar una nueva lección de pundonor, de gen ganador, de capacidad física, de intento de superación ................. y de egoísmo desmesurado. Pareciera que nadie le ha dicho que este juego es un juego de equipo y que nadie, nadie, es imprescindible. Aunque presiento que Mourinho ha dado orden de intentar finalizar todas las jugadas, de ahí los continuos tiros desde todos lados, lo de Cristiano ya pasa de castaño oscuro. Me recuerda, para lo malo, aquellos partidos del gran Drazen Petrovic, en los que se limitaba a pedirla, botarla y encestarlas todas, el resto del equipo para hacer bloqueos.

El Fideo volvió a decidir. No me pregunten porqué, pero me está pasando con él como con Higuaín hace tres años. No me acababa de gustar, no terminaba de explotar, pero decidía partidos. Y ya lleva dos. Y hablando de Higuaín, vaya papelón le tocó jugar anoche, toda la noche corriendo como loco, pegando trompazos y no le llegó ni un balón en condiciones. Eso sí, Mou encantado y diciendo a Benzemá, con el rabillo del ojo, ¿ves, ves?.

De todas formas, al final todos contentos. Dormimos como líderes, provisionales pero líderes, se ganó sin convencer, pero se ganó, que es lo que cuenta y lo que hacen los grandes y vimos un magnífico partido de fútbol. Sin modorra. Ahora, como pacientes pescadores, a esperar y desear que el Atleti nos arrebate de manera bestial e inmisericorde el liderato esta noche. Se lo merecen. Forlán for Gold Ballon.

Me gustó: Y Marcelo, está que se sale. El campeón del mundo de Camas debería de aprender de su actitud.

No me gustó: Que le adjudicaran el gol a Pepe. No hizo nada por jugar el balón, por tanto nunca se le debe reconocer como remate a puerta. Si hubiera dado en un defensa de la barrera ¿lo darían como gol en propia puerta? No, ¿verdad?. Pues por eso. Y volver a Anoeta, sentir esa presión extra que allí se respira contra el Madrid. Hasta Cristiano fue abucheado por esta afición a la que tantas veces ha provocado ;). Y Mou recibió salivazos por un sector de la afición donostiarra que se supone dolida por la cantidad de títulos que el portugués les ha escamoteado. No tiene explicación racional.

Pepito Grillo: ¿A que viene la tontería de Portugal y Mou?. Si Mourinho se autodefine como una persona que va de frente, hubiera debido decirle al presidente de la Federación Portuguesa que era imposible, directamente y sin ambages. Lo demás son buscar problemas sin necesidad. ¿Y si va y gana por goleada los dos partidos? ¿Lo dejamos toda la fase de clasificación?. ¡¡ Que ganas de enredar!! Ah, y no nos quejemos en adelante de Villar, viendo lo que hay por esos pagos. Menudo impresentable el tal Madail. Echa a un entrenador, sin saber que hacer después.

Rappel: El Sevilla no se clasifica para Europa. No sé, pero estos titubeos al final se pagan, parece un fin de ciclo. ¿Estarán contentos los que echaron a Manolo Jiménez?.

Foto: Real Madrid.com

12 septiembre 2010

DECLARACIÓN DE INTENCIONES


Real Madrid 1 – Osasuna 0

El Real Madrid inició la Liga en casa y Mourinho hizo de esta presentación real en el Bernabeu toda una declaración de intenciones. Ofreció a la afición blanca un compendio de que Real Madrid desea y como pretende ganar partidos y títulos. Y de paso acabar con tópicos impuestos por terceros interesados. Y ya se sabe que los tópicos suelen estar alejados de la verdad intrínseca de las cosas.

Para empezar utilizó sólo tres fichajes nuevos, Ozil, Khedira y Carvalho. Primer mensaje, por el hecho de fichar no se tiene seguro el puesto. Utilizó a Cristiano, Higuaín y Benzemá en punta. De ultradefensivo nada. Delanteros con vocación pero ojo, con obligaciones muy precisas en defensa. Segundo mensaje: el equipo juega de una forma cuando tiene el balón y de otra, muy diferente, cuando lo pierde.

Tercero: En defensa Ramos y Marcelo asumieron roles ofensivos, pero muy de tarde en tarde. Los carrileros se han acabado. Sólo sube uno y cuando tenga muy clara la superioridad táctica en la zona. En caso de duda, para atrás. Son los extremos los que asumen roles de amplitud de campo. Así va a ser difícil que Casillas vuelva a tener el record de paradas de la Liga.

Cuarto: Centro del campo. Khedira y Alonso ejercen labores de control táctico, basculando con libertad y obstaculizando la salida del balón contrario. Por tanto ocupan una amplísima zona. Se complementan y se superponen sin distinción. Su labor principal consiste más en el control que en la creación. Para eso está Ozil. Ozil tiene la grata tarea de asumir la creación y dotar de tempo al partido. Y ayer demostró que puede hacerle eterno el invierno a Kaká.

Y aquí quería terminar, en Ozil. Porque Khedira demostró que puede ser un todocampista potente, Carvalho que pese a su edad se encuentra con fuerzas de subir sesenta metros en pos de la ilusión, y por qué no, del gol. Y lo encontró. Pero Ozil me encandiló. Su partido de ayer fue una promesa de gloria, un ofrecimiento de clase y sabiduría futbolística innata, de algo que nace con uno y no puede ser entrenado. Y de esos futbolistas quedan pocos.

Demostró que posee el don que para mí enaltece a los más grandes jugadores: el control del tiempo, de la pausa, de ese segundo maravilloso donde parece que el terreno de juego, las piernas de los contrarios, el balón se eternizan, se alargan a voluntad, como si el realizador de Matrix se encargara de ralentizar la realidad. Fue el pause men, si se me permite el palabro.

Y en esa pausa que maneja, le permite disfrutar de ese medio segundo para estudiar que acción, que pase, que movimiento es el más adecuado, dejando que la clarividencia aflore de forma natural en su juego. No sé si será el fogonazo ilusorio del primer amor o el aura perenne del amor eterno, pero cuando terminó el partido sentí que ese mensaje ridículo de Florentino: “Ha nacido para jugar en el Real Madrid” le describía a la perfección.

Me gustó: Mourinho. Es el más listo de la clase, maneja todos los registros y sabe que decir, cuando y como.

No me gustó: Que Cristiano, recién salido de una lesión, con un día aciago y el partido controlado no fuera reservado en el segundo tiempo. Y los pitos de la afición. Hombre, en el primer partido en casa, no es de recibo pitar a los cuarenta minutos de un partido empatado, controlado y con toda la pinta de poder ganarlo, como sucedió.

Pepito Grillo: Decía Alfredo Relaño después de la primera jornada que esos dos puntos concedidos al Barca costaría sangre sudor y lágrimas recortarlos, dando casi por definitiva la brecha. Voila. En una jornada. Sorpresa. Un recién ascendido le hace un traje al supermegachuli Barca. Ultraje. Herejía. Esto no estaba en el guión ¿verdad?.

Rappel: El domingo que viene, estaremos más lejos aún. El Atleti espera con el colmillo afilado a los culés.

07 septiembre 2010

UN MOMENTO NUNCA ES HISTORIA

Sin que sirva de precedente, y prometo que será la última vez, hablaré del Barca en este blog. Y bien que me pesa, pero no aguanto más.

El fútbol es un estado de ánimo. Esta frase santificada hasta la extenuación e hija de muchos pretendidos padres es una de las que mejor define este deporte.

Y ese estado de ánimo parece que amenaza con intentar que un breve lapso de tiempo se venda como una verdad histórica, universal e inmutable. Me refiero a la extraña conjunción de circunstancias que propician que los dos últimos años del Barca sean considerados como el mejor fútbol de la historia, el mejor equipo de la historia, la única forma de hacer el fútbol que es, a la vez, bella y rentable.

Y lo peor es que asisto con estupor a que dicho mensaje, interesado, falso y falaz cause mella en la hinchada blanca. El proverbial carácter ganador, el gen que dicen algunos modernos, del equipo y aficionado blanco está cediendo poco a poco ante el empuje mediático a que se ve sometido día tras día. Ayer vi el vídeo que ha realizado el Barca TV sobre sus jugadores y la verdad, o te ríes como un poseso o te preguntas como es posible que un club como el Barcelona haga bandera de cuatro fotos de niños con sus mamás para apoyar la tesis de que todos los jugadores del Barca son “gente normal”. Los demás futbolistas que son ¿subnormales, monstruos, fenómenos?.

Y el argumento de Pep es definitivo: No llevan pendientes, no se peinan raro, no se pintan el pelo .............. Estilismo puro, vamos. Para más INRI, incluyen una secuencia del momento más lamentable de la historia de Iniesta, intentando hacer callar a Cristiano. Penoso.

Más datos, resulta que tienen una plantilla de 19 jugadores pero ojo, tienen a la cantera, cuidadín. El arma de destrucción masiva. En cambio las nuevas incorporaciones blancas, que conforman la mejor plantilla actual de un equipo de fútbol, son incógnitas sin despejar. Veremos cuantos demuestran tener nivel. Ozil ha pasado de ser culé desde pequeñito a un alemán inexperto desubicado en Madrid, ¡¡¡ en sólo dos semanas¡¡¡

Que la década prodigiosa del Barcelona (2000/2010) sólo haya ganado las mismas Ligas y Champions que el Real Madrid parece que no promueve ninguna reflexión. Que sea el club con los sueldos más altos del mundo pasa desapercibido ante la imagen de ostentación y opulencia que se le intenta achacar al Real Madrid, donde al parecer el despilfarro es su mayor seña de identidad, aunque Laporta ha hecho lo imposible para que no fuera así y adueñarse para el Barca de esa etiqueta.

Pero lo que no aguanto es que se insinué, no, se afirme, que el fútbol de Pep Guardiola es, no sólo una etiqueta personalísima, sino la llave que ha permitido que España sea Campeona del Mundo. Señores, cuando la España de Luis Aragonés (corazón y madre de la actual) se coronó campeona de Europa, Guardiola entrenaba en 2ª B. Guardiola sólo se ha aprovechado de un modelo que comenzó en Van Gaal y pulió casi hasta la perfección Reijkaard, y de un grupo de jugadores que con él o sin el ganarían muchos títulos.

Por lo tanto a mi que no me endilguen milongas, que el año pasado el último partido de Liga fue crucial y si de algo se pudo tildar la liga pasada fue de igualadísima. Por tanto, ¿a que vienen tantos aires de superioridad?. El Madrid este año tiene mejor plantilla que el Barcelona, mejor entrenador, la plantilla más joven de la Liga y por tanto con mayor recorrido, por tanto, somos los máximos favoritos a ganar este año cualquier título. Los máximos favoritos, como ha sido siempre, y será.