Frontispicio

Inicio un nuevo e ilusionante proyecto en el blog, analizando los errores arbitrales Todo Real Madrid: La Liga Justa

22 junio 2013

¿Merece la Luna Cristiano?


Si tu me pides la Luna, te regalo el Universo. Esta frase tan famosa, típica de enamorados en su fase inicial de atracción erótico-tontuna, posiblemente sea crucial y esté presente en las negociaciones sobre la renovación de contrato de Cristiano Ronaldo y el Real Madrid. Como la pregunta de que trae causa. ¿ha de dárselo todo cuanto pida?

¿Merece la Luna Cristiano? Si yo fuera Florentino y esa pregunta me la hiciera su representante mi respuesta sería NO. Simple y llanamente porque no se la merece, ni él ni nadie. Para mí es el mejor jugador del mundo, el número 1, pero sus exigencias no pueden sobrepasar ese umbral.

En ese caso ¿cuál sería su sueldo justo? ¿10, 12, 15, 20, 25? No. Debe ganar un millón más que Messi, ese es su nivel y su estatus, conseguido a base de trabajo, entrega y goles, muchos goles. Y así hay que reconocérselo. Ah, y que pague sus impuestos, por supuesto.

También sería irrenunciable que la mitad de sus derechos de imagen pertenezcan al Real Madrid. Irrenunciable y justo. Pues en ese aspecto, esa asociación es una relación simbiótica positiva, los dos se retroalimentan, ni el Madrid tendría tanto tirón mediático sin Cristiano ni éste tendría tan grandes contratos sin el Real Madrid. Beneficioso para ambos, retribución para ambos. Simple.

Pero nunca se debería renovar a cualquier precio y la razón es muy simple: sin él, Inter, Barca, Chelsea y Bayern han sido campeones de Europa. El Real Madrid por tanto también podría ganarla sin su concurso y ganando la Champions no hay nada más allá, con él y sin él.

No obstante, su renovación es la tarea más primordial de Florentino Pérez en su nuevo mandato. Debe asegurar su continuidad, si o si. No se puede permitir demasiado tiempo que su renovación sea objeto de pujas en casas de apuestas como Betfair. Mientras sigan existiendo noticias sobre un futuro lejos del Bernabeu, más pábulo se estará dando al asunto, mientras sigan apuestas abiertas en sitios como http://sports.betfair.es, alimentando debates sobre si irá al Manchester o al PSG, más difícil y cara será su renovación.

Por tanto, Florentino, el día 1 de julio, en rojo en tu agenda, una única tarea: “Renovar a Cristiano, pero no a cualquier precio”. La ecuación es simple: el mejor jugador ha de estar en el mejor club. El más rico ha de pagar más que nadie. Pero ningún millonario enciende puros con billetes de 500 euros. Salvo los locos, claro está.

Post-scriptum: España está jugando la Copa Confederaciones y asisto atónito a una continua y persistente lluvia de declaraciones de jugadores culés sobre el Real Madrid, Mourinho, etc.. Como sabiamente dice Juan Manuel Rodríguez en su blog, ¿a ningún periodista español se le ocurre preguntarles por los problemas fiscales de Messi ó la salida de Abidal?. Madriditis.


15 junio 2013

La veleta florentina apunta a Zidane


Está teniendo lugar el carrusel mediático de Florentino Pérez, cuyo último fin se me escapa pues no logro entender que logro puede perseguir, salvo el de señalar a El País y a As por omisión.

Creo haber escuchado casi todas las entrevistas dadas y ha dado muy pocos titulares. No ha hablado de fichajes, ni de entrenador, ha defendido al anterior entrenador, a su modo, ha pegado algún pellizquito de monja a los jugadores, se ha postulado como un portento de la economía y asegura que el que no se ha presentado a las elecciones es porque no quiera, no porque lo digan en el As.

Y sobre todo ha dicho que entregará, con armas y bagajes, la dirección del proyecto deportivo a Zidane, del que le he oído decir incluso que “lo sabe todo de fútbol”. Una especie de Ser Superior, vamos. Esto lo ha repetido en todas y cada una de las entrevistas, sin acabar de aclarar del todo sus funciones y situación en el organigrama del club. No sabemos si será segundo entrenador (en un master junto a Ancelotti pagado por los socios) o será director deportivo, manager general o consejero de la presidencia. O entrenador del Castilla o el Juvenil C. No lo sabemos.

Si esta indefinición no me parece lo más aconsejable una vez asegurada la presidencia, peor me parece, pues me ha extrañado mucho, que nadie cuestione su supuesta sapiencia futbolística y si su experiencia y formación lo acreditan como digno aspirante a comandar el enésimo proyecto de Florentino. Pues parece que sus méritos sólo se circunscriben a que esta vez la veleta blanca apunta a su pecho, a su innegable carisma mediático y a su probada virtud como futbolista. Pero no como técnico.

Bueno, también aconsejó a Varane y ha sido todo un acierto. Lo que no tenemos claro, a falta de otros ejemplos, es si ese acierto fue como el del burro que tocó la flauta o fue producto de un simpar ojo para ver y contrastar la calidad emergente. En mi opinión me parece muy osado depositar la enorme responsabilidad de guiar el proyecto deportivo más importante del mundo en una persona sin experiencia previa, con una enorme presión mediática. Máxime si todos están de acuerdo en que su timidez ante la prensa es casi infranqueable.

De los variados organigramas que Florentino ha ofrecido, casi en una obscena exhibición del experimento primario de acierto-error, la de un entrenador cuasi plenipotenciario en materia deportiva es la que más me gusta y mejores frutos ha demostrado. Me parece por tanto que sería un error y un nuevo paso atrás fichar a un entrenador, sea Ancelotti, Benítez, Hiddink o Del Bosque, y no darle el mismo poder y la misma confianza que atesoró Mourinho.

Y Zidane sería una molestia si se le inviste de función ejecutiva. Me parece un magnífico asesor, una pieza valiosa del engranaje, pero nunca en funciones que aparejen decisiones políticas y ejecutivas.

El gol de la Novena fue una obra de arte, no la ensuciemos con borrones postreros.

03 junio 2013

Enhorabuena Florentino, tienes trabajo.



Lunes 3 de junio de 2013. El domingo queda confirmada la continuidad de Florentino Pérez como presidente del Real Madrid al no haberse presentado candidato opositor. El sábado Mourinho se despidió del Bernabeu en su último partido como entrenador blanco y con la proa puesta a Stamford Bridge. Antes de ese partido los principales periódicos “madridistas” lucían, a modo de infame pañuelo de adiós, unas portadas calumniosas y viles sobre el entrenador.

Esos polvos no sé que lodos traerán, pero lo que es seguro es que el proyecto Real Madrid que Florentino va a encabezar en estos próximos cuatro años será diferente a cualquier etapa del pasado. Eso si, trabajo, si quiere trabajar, tiene tela por hacer para lograrlo.

 He oído las entrevistas que dio en modo electoral y tengo un buen pálpito. Me gustó, por primera vez desde que está en el Real Madrid. Lo percibí batallador, nada complaciente, educado pero fustigador, noble pero arriesgado en la crítica. No sé si porque tantos palos curten, por las cornadas de la vida, porque ha visto la luz o porque Santiago Bernabeu se le ha aparecido en la proa del Pitina, no lo sé, pero el poso que me que queda tras sus entrevistas es esperanzador.

El Madrid hoy tiene asegurado uno de los principales problemas del pasado: el económico. Florentino en ese aspecto ha logrado una situación envidiable, logro que quizás no se le ha reconocido en su justo término. Pero le queda pendiente la faceta deportiva, esa en la que hasta la fecha ha tenido más sinsabores que alegrías, pese a sus desvelos.

Y hoy, a mi entender, le queda una enorme labor por delante pues debe afrontar los cuatro problemas capitales que amenazan el futuro deportivo del Real Madrid. A saber: Reconducir el público del Bernabeu, las relaciones con la prensa, la disciplina del vestuario y la investidura de un nuevo entrenador con mando en plaza sin restricciones.

Estos cuatro problemas han impedido esta temporada alcanzar el éxito esperado, incidiendo como una gigantesca espada de Damocles sobre Mourinho. Y tienen solución, pero hay que ser casi un titán para primero buscarla y después tener los arrestos necesarios para llevarla a término.

Y es que es muy difícil luchar contra una afición como la del Bernabeu, capaz de pitar a Adán, un canterano en el momento en que se ve injustamente expulsado, de pitar a Higuaín, un jugador que ha dado al menos cuatro goles históricos al Madrid en el partido más importante del año y cuando era necesario todo el apoyo, de pitar a un entrenador que se ha partido la cara por el club.

Más fácil se me antoja domesticar a la prensa voraz y manipuladora que presume de madridismo para vender pero se regocija en el ataque torticero disfrazándolo de objetividad periodística. Pero se tiene que estar seguro de resistir el linchamiento mediático, teniendo como piedra fiel la sufrida por el ya ausente Mourinho.

Y limpiar el vestuario no es una opción, es una necesidad. El mayor acierto de Guardiola fue finiquitar a Ronaldinho y Deco del Barca, el primer acierto de Mou fue aligerar lastre prescindiendo de Raúl y Guti. El próximo entrenador, previsiblemente Heynckes, deberá podar algún retoño retorcido y quizás alguna rama principal. Casillas y Pepe ya están señalados y lo van a pasar muy mal en el Bernabeu en la temporada que viene.

Y para terminar, lo más fácil, pues sólo depende de su voluntad. Ofrecer y asegurar al próximo entrenador que él y sólo él será el dueño del vestuario, dotándolo de, al menos, el mismo poder y autoridad que disfrutó Mourinho. Esas deberían ser sus principales líneas de actuación y estoy seguro de que él lo sabe.
 Florentino, mucha suerte, pues la tuya será la nuestra.