Frontispicio

Objetivo: 26/05/2018 - Kiev

11 abril 2014

Tropezar y no caer .....................

En la anterior entrada decía que conozco un refrán que indica que tropezar y no caer, adelantar camino es. El Madrid tropezó en el Iduna Park de Dortmund y en el tropezón descompuso bastante la figura. A punto estuvo el tropezón de entrar en la categoría de los risibles, esos que se agrupan en los resúmenes de Youtube para forzar las carcajadas con las caídas más variopintas. Pero no fue así, se recompuso, se irguió como el borracho tras soltarse de la ventana y se fue a las semifinales de Champions, que no es mal lugar para pasar la noche.

Entre una cosa y otra imagino que hubo en media España –la madridista - una creciente indignación que no remitió con el pitido final y en la otra media, compuesta por los seguidores del Antimadridista, C.F., una emoción esperanzada durante el partido y gran desencanto final. Cosas del fútbol.

Si queremos ver la botella medio llena, diremos que Ancelotti ya ha igualado los méritos de Mourinho la temporada pasada, que no es poco y que muchos no pronosticaban tras la marcha del portugués. Si la queremos ver medio vacía, diremos que este equipo no da la impresión de estar preparado para grandes gestas. Y extraña y disgusta este hecho en igual medida. Florentino Pérez tendrá muchos defectos, seguro, pero en lo que estaremos de acuerdo es que ha ofrecido a sus entrenadores unas plantillas potentísimas.

Por ello extraña que el Real Madrid, con posiblemente la mejor plantilla del mundo, no esté preparado para afrontar anímicamente partidos de máxima exigencia, dígase una Final de la Copa del Rey, un partido de Liga vital contra el Barcelona o una semifinal de Champions. Máxime si en esa plantilla tenemos desde campeones del mundo, balones de oro, internacionales de las más prestigiosas selecciones y los jóvenes con más proyección mundial.

Tras el partido de Champions he oído múltiples críticas a Ancelotti, y ni las entiendo ni las comparto. Si con este currículo los jugadores no son capaces de afrontar un gol en contra en una eliminatoria que aventajan por 3-0 no necesitan un entrenador, necesitan una auxiliar de ayuda a domicilio que les quite las caquitas. No es de recibo que los jugadores se desencajaran de la forma que lo hicieron, que mostraran tan escaso espíritu de superación, que vieran el balón como si fuera un áspid..... Si hacen eso, la conclusión es muy sencilla: No son jugadores del Real Madrid y por supuesto no merecen el sueldo que se les paga. Así de simple.

Todos en general, ya que no quiero entrar a valorar individualmente actuaciones personales que a algunos dejaron señalados, me temo, para siempre.
 El sábado, a la salida al calentamiento, pitada. Al inicio del partido, pitada. Durante el encuentro, ánimo, que todos no vamos a ser igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para dejar tu comentario.