Frontispicio

Bienvenida 33ª, aunque sólo sea como excusa para buscar la 34ª. Hala Madrid.

01 noviembre 2015

Disfrutando en la Grada

Sha, la, la, la, la, laaaaaaa…, oooooooohhhh Real Madrid. Cántese esto como lo haría un cantante de góspel que, en vez de llamar al Señor, lo haga a su amor: el Real Madrid y sólo así se tendrá una idea aproximada de lo que sentimos ayer, acuclillados, en la Grada Fans del Bernabéu.

Y es que ayer, aunque al acudir al Bernabeu cumplimos con el ritual anual de mi Peña Madridista Gachera en su peregrinación al Templo Blanco, fue distinto de tantas otras decenas de veces. Fue otra historia distinta, añorada y esperada.
Como muchos madridistas que conozco, después de ir al Bernabéu siempre regresaba al largo viaje en autobús con una sensación agridulce: Feliz por ver ganar a los blancos en el verde impoluto de la Castellana y por aspirar ese ambiente de madridismo expectante del pre-partido que recarga al madridista de provincias (tantas veces desdeñado), pero la vuelta siempre me sorprendía en parte desencantado, ya que siempre me acompañaba en la subida de Concha Espina, preñada de autobuses variopintos, un punto de desolación por haberme visto influido del aséptico ambiente de los espectadores del Bernabéu y no poder disfrutar del partido con más autenticidad, con más vinculación con el equipo, animando más, no dejando en suma que mi felicidad trasluciera en un apoyo más constante al equipo, en no ayudar cuando venían mal dadas, en no contagiar mi veneración con un aplauso más constante, menos académico.

En el partido contra Las Palmas, por suerte no fue así. Volví feliz con la victoria, como siempre, feliz por ese ambiente prepartido, que gozosamente compartí con amigos largamente esperados por conocer…. y también volví feliz de haber sentido, por vez primera en varias décadas, la felicidad y el disfrute de sentirse inmerso en un espectáculo que arropa, apoya y disfruta con el equipo, con el Bernabéu, con el madridismo.

La natural prevención inicial ante las nuevas experiencias fue borrada casi instantáneamente al pisar la Grada de Animación. Gente sonriente, gente insultantemente joven, trasluciendo felicidad, compañerismo, ganas de pasárselo bien con su equipo. Blanco impoluto por todas partes, algunos mayores, como yo, muy pocos, todos educados y felices de compartir, durante dos horas, un solo sentimiento: su apoyo y entrega al club de sus amores. Y al ritmo de los bombos, de las palmas, fuimos dejándonos llevar por ese abandono en el que lo fácil es imbuirse del ritmo y batir palmas, disfrutando de un madridismo sin complejos, olvidando por una vez el  "oiga usted, que está molestando".

Por ello quiero dar las gracias a todos aquellos que, dando la espalda físicamente al campo, asumen su rol de arietes en el cántico y ofrecen su esfuerzo perdiendo a cambio el bien más preciado: ver jugar a su equipo. Mi reconocimiento a ellos y las gracias a todos por la amistosa acogida que disfrutamos en la Grada. Para la próxima, si la hubiera pues la experiencia puede ser extenuante para determinadas edades, prometo hacer antes los deberes y cuidar mi garganta para no desentonar. Felicidades Grada Fans RM.

P.D. Del partido hablaré mañana, tras ver la repetición, pues honradamente declaro que casi no lo vi.

2 comentarios:

  1. Uno que te sigue22:15

    Con el debido respeto: el Madrid no es lider, no juega a nada que enamore, nunca había aburrido tanto desde los tiempos de Capello (pero el cab--´n nos dio dos ligas) y si no fuera por Keylor Navas, estaríamos peleando por no descender.

    No me jodas, BlancoDoble, no seamos más forofos que Roncero. El fichaje de Benítez ha sido la última cagada del Ser Superior, sobre todo cuando una buena parte de la afición pedíamos a Paco Jémez. Me pregunto si el nuevo impulso que se buscaba al despedir a Ancelotti (que nos dio la Décima y un estilo de juego que sí enamoraba) era en barrena y hacia abajo.

    El pecado del italiano fue que nos hacía jugar sin portero, dejando en el banquillo a quien le está salvando el culo al metódico Benitez y fundir a los jugadores más importantes sin darles descanso. Por lo demás, para este viaje, nos sobran las alforjas.

    Veamos cómo salimos del clásico (ojalá tenga que comerme este comentario) pero me temo que va a ser más de lo mismo que en Sevilla.

    A ver: el italiano no rotaba y fundió a la plantilla; Benítez rota y roto está medio equipo titular. Ah, y la gloriosa gesta de anular al mejor goleador del planeta.

    Grande Benítez, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Uno.
      Disiento de casi todo. Para empezar para mí Benítez es uno de los mejores entrenadores del mundo y con este equipo más si cabe. Además de ello, a mí me ganó definitivamente cuando se emocionó en su presentación, no como otros, cuando se van.
      Pero vamos, lo de Jémez no se si tomármelo en serio o en broma.

      Que el equipo no enamora, pues no, pero tampoco es para echarle a los perros, alterna períodos de buen juego con siestas monumentales. Pero vamos, no es peor que la segunda vuelta del año pasado. Y los números no están nada mal.

      Benítez no rota, simplemente porque no puede. Se le han lesionado la mitad y así es imposible, no? Tantas lesiones si serían achacables a él, pero no que no rote.

      De todas formas, todo esto se acaba ganando el Clásico, que creo que se va a ganar.

      Para terminar, y sin que sirva de crítica, creo percibir en sus argumentos una opinión influenciada demasiado por los medios de comunicación mayoritarios que hacen su negocio menospreciando al Madrid. Si es así, le recomiendo dejar de hacerlo de forma inmediata, si no es así, felicidades.

      Un saludo cordial y gracias por su comentario.

      Eliminar

Pincha aquí para dejar tu comentario.