Frontispicio

Objetivo: 26/05/2018 - Kiev

20 noviembre 2015

NUEVO CLÁSICO, VIEJOS PROBLEMAS

Mañana por fin llega lo bueno. Lo mollar, el partido que aunque no decida la Liga, si pondrá muy claras las cosas para lo que resta. Y que quizá sea determinante, ojo.
Llega el Clásico y, como siempre, el Madrid vuelve a ser objeto de comentarios ya mil veces dichos, de lugares y argumentos comunes y de críticas que, no por habituales, no dejarían de sonrojar a sus autores si se tomaran la molestia de consultar la hemeroteca de años pasados. Estos días, si deseamos perder el tiempo escuchando "tertulias" radiofónicas, leyendo columnas "de opinión" o intentando separar el trigo de la paja en chiringuitos manoliteros en tv, podremos comprobar que, un año más, el Madrid podría desaparecer si no gana el sábado. Y aún ganando veríamos……………

Pongo algunos ejemplos: El Madrid, como siempre, se presenta al partido sin un esquema de juego claro, al contrario que el Barca, por supuesto……………. Su vestuario vuelve a ser un hervidero, al contrario del oasis pleno de dátiles y huríes que al parecer es el blaugrana. Su estrella está triste y se quiere ir porque no está a gusto con su entrenador, al contrario que Messi que todos sabemos que está a partir un piñón con Luis Enrique. El Madrid no debe jugar con un mediocentro defensivo, porque eso es ser cagón y amarrategui. Busquets, por supuesto, es lógico que participe, pues es la creación personificada. Benítez sólo acertará si hace caso a sus pesos pesados, un colectivo más avezado y preparado que él, por supuesto. Eso si, si pierde será por no haber hecho suyas las advertencias de "los capitanes". Luis Enrique no necesita ninguna directriz, todo el Barca es un proyecto homogéneo y todas las piezas saben, per-fec-ta-men-te cual es su obligación. Son un equipo. Una piña. Uniforme y sin fisuras. Si el Madrid juega con un 4-3-3 perderá siempre, pues siempre se verá superado en el mediocampo por el Barca y su ¡¡¡ 4-3-3 !!!

De todas formas, el resultado no importa. Da igual. La catástrofe está asegurada. Si el Real Madrid pierde (no lo permita Franco ni Sánchez Arminio) será el resultado lógico de contar con este mediocre entrenador que no tiene nivel para entrenar al Madrid, con su pobre historial. Más lógico aún si lo comparamos con Lucho y su incontestable curriculum a la hora de llegar al banquillo del Camp Nou.

Si empata será como una derrota, por tanto aplíquese el argumento anterior y no nos compliquemos la vida.

Y si se gana, no servirá de nada, pues o habrá sido porque hemos robado el partido mediante el mobbing al linier de turno, porque Espanya ens roba o porque ha tenido muchísima fortuna y ha pillado en un mal día al Barca, que si no, de qué. O porque Keylor está que se sale y claro, así cualquiera. De todas formas, esa victoria no podría hacernos olvidar nunca la derrota en Sevilla, oigan. Por tanto, como el del chiste del cura, dénse por jodidos.

Es deprimente, lo sé, pero no os preocupéis. Tened la seguridad de que el año que viene será lo mismo.

Mi once para mañana: #LQDRB
Las esteladas: Una memez de la UEFA
La seguridad: Seamos pacientes, colaboremos con la Policía y confiemos en su diligencia y profesionalidad, son los mejores del mundo.
Mi porra: 2-1 tras remontada.
Feliz partido, a disfrutar y que Modric la toque mucho, mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para dejar tu comentario.