Frontispicio

Inicio un nuevo e ilusionante proyecto en el blog, analizando los errores arbitrales Todo Real Madrid: La Liga Justa

24 agosto 2012

DI MARIA ABRIÓ EL KINDER SORPRESA


"Buscó el Kinder y se llevó la Sorpresa"

Barcelona 3 - Real Madrid 2 

Finalizó el primer clásico de la temporada y la vida sigue igual que la temporada pasada. Por si había alguna duda, Tito hizo bueno aquello de que si una cosa funciona, no la toques y no la tocó. Vamos, creo que ni le ha quitado el polvo siquiera. Despejada la primera incógnita en los culés, en el bando madridista existía cierta sospecha sobre el punto de forma de gran parte de sus jugadores y la sospecha se convirtió en certeza: la mayoría están como el agua tibia destinada a hacer hervir los garbanzos, les faltan toneladas de kilojulios de energía hasta llegar a su nivel óptimo.

Teniendo en cuenta esas premisas y que los culés no están tibios, sino a punto de hervir, con marcha y media más que los blancos, el resultado se considera óptimo, dada la recepción que queda pendiente. Y es que si el Madrid en las últimas visitas a Les Corts fue superior, anoche pareció un púgil que aguantaba en la lona por oficio y veteranía, más que por presencia física y ganas de ganar.

La primera parte sirvió para sentar cátedra de las virtudes de uno y de la falta de las propias en el otro equipo. El Barcelona hizo honor a su tan manido  tiquitaca, con posesiones eternas, nula profundidad y aburriendo a las ovejas de Esopo. El Madrid en cambio se refugió atrás (algo que esperaba de Mou y entiendo lógico mientras el balón fuera culé) pero demostró que físicamente era muy inferior al rival. Así era muy difícil robar el balón, pues llegaban a todos los cruces sospechosamente tarde. Y además despreció el balón de una forma lamentable, olvidando sus mecanismos de tres pases rápidos atrás sin arriesgar y construir después. En lugar de eso se refugió en aquella táctica ancestral que aplicábamos cuando yo jugaba al fútbol: Fuerte y por alto, como el Villaralto.

En la segunda parte el cuento cambió, y no sabría decir si para bien o para mal. El Madrid adelantó sus líneas, la táctica férrea dio paso a la cabalgada sin control y Alonso se encontró que no sabía si ir o venir. Como ironía del destino marcamos como nos suelen marcar, a balón parado. Cabezazo de Cristiano que fue la única prueba con que cuenta para demostrar que estuvo en el Camp Nou en caso de que la policía le achaque un asesinato, que ya es de lo poquito que le quedan por acusar al portugués. Para reír y hacérselo mirar el papelón de Busquets, ese gran comediante, tras el gol, postrado en el suelo fingiendo una agresión en el salto.

Y a renglón seguido, uno de esos “detallitos” que siempre sirven para poner el tapete a favor y cuesta abajo en el Camp Nou: Pedrito supera a Coentrao en el único error de éste y marca en fuera de juego. Inapelable, justo, difícil de ver, vale, pero siempre en el mismo sentido también. Y aquí sintió Iniesta que llegaba su hora en dos jugadas que acreditan el porqué de la coincidencia de los bajones del Barca con sus lesiones. En la primera se la enseño a Ramos que entró como elefante por cacharrería en un penalti tan claro como innecesario. En la segunda hizo su típico slalom a lo Paquito Fernández Ochoa y ante la torpeza y lentitud de centrocampistas y defensas se la dejó en bandeja a un Xavi que completó 46 de 48 pases acertados y totalmente intrascendentes.

Y el Barca empezó a hacer lo que más temo, moverla como los yugoslavos en baloncesto cuando iban ganando de diez y quedaban dos minutos: a las cuatro esquinas. Pasó de tener el balón la medular y en las cercanías del área del Madrid a que Piqué, Mascherano y Adriano hicieran eso que tan bien hace Xavi y tanto se le agradece, pasársela de forma insulsa al compañero que está a cinco metros sin necesidad y sin ningún ánimo atacante. Tenerla por tenerla, como los novios impotentes.
En esas que cuando casi todo el mundo apostaba por algún otro gol culé, Casillas volvió a hacer otra de las suyas, paradón a Messi e Iniesta, en la ocasión más clara del partido y que prometía un 4-1 casi irreparable. Y a renglón seguido el balón fue trasladado de nuevo a la zaga culé, con intención de volver a marearlo.

Y apareció Di María, ese fámulo de la delantera con pinta de bailarín de claqué, sabiendo como un niño sabio que el kinder sorpresa estaría cerca, lo buscó ¡¡ Y lo encontró !! Valdés, hizo otra de las suyas, quiso emular al añorado Neymar y cayó como zorra por rastrojo en una pirueta cómica sino fuera por la trascendencia del error.

Y así fue como el Real Madrid con casi nada sacó un magnífico resultado. Con un córner y una presión logró dos goles. Nunca nadie consiguió tanto con tan poco. Y esto lo tomo como una señal, como un augurio de lo que queda por venir. El año pasado en la Supercopa lo merecimos todo y no obtuvimos nada, este año, en compensación será al contrario. Espero.

Me gustó: Coentrao, magnífico en su labor defensiva, seguro y dominador.

No me gustó: Özil, perdido, desacertado, asfixiado, más GosyLuz  que nunca.

Pepito Grillo: De la polémica, para mí el fuera de juego claro, el penalti a Iniesta claro, y los chapuzones de Alexis claros. Todo claro. En las tarjetas, perdonó roja directa a Mascherano en la amarilla y perdonó la segunda en la falta cobardemente obviada por el árbitro.

Lo que no acabo de digerir son las torticeras retransmisiones deportivas que nos ofrecen del Madrid. El fuera de juego ni una repetición, de un fuera de juego sospechoso de Benzemá, ninguna repetición, de una caída en el área de Di María (piscinaza) ni una repetición, de los chapuzones de Alexis trescientas veinticinco repeticiones. De las faltas del Madrid cinco repeticiones, de las del Barca ninguna. Incomprensible.

Rappel: Ya mismo está Casillas haciendo lo que mejor hace después de besar a la novia.

2 comentarios:

  1. el madrid no jugó nada bien. lo único que hicímos fue defender correcrtamente y aguantar al rival. en el bernabéu les espera un repaso, ya verás. un saludo desde www.fulltimedeportes.com y ¡¡hala madrid!!

    ResponderEliminar
  2. Esperemos que así sea. Yo estoy seguro de que la Supercopa se queda en Madrid. Y que el partido será completamente diferente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Pincha aquí para dejar tu comentario.