Frontispicio

Zidane empieza una nueva temporada desde el inicio. Que se repita la historia.

19 septiembre 2020

Bale, leyenda

  La marcha de Bale al Tottenham es la crónica de un divorcio anunciado. Sus desacuerdos con Zidane conllevaban obligatoriamente que, como en los duelos del salvaje oeste, alguno de los dos tenía que acabar en el suelo. Por esta parte hay que alegrarse, puesto que la caída de Bale es signo de que a Zidane (y al Real Madrid en consecuencia) le ha ido bien. La alternativa era funesta. Por ello, mal que me pese, que Bale salga, es bueno para el Madrid.


¿Y para él? Pues seguro que también. Éste acuerdo con los Spurs es un win win de manual. Gana el Madrid al quitarse un problema y un sueldo muy alto, gana Bale que podrá volver a jugar con la normalidad que sus lesiones le permitan (apuesto aquí que serán muchas menos que aquí, pues en la Premier no tendrán barra libre los carniceros), tendrá una afición de su lado y volverá a disfrutar de su profesión. Y al Tottenham de Mou le viene de fábula contar con un superclase mundial asumiendo sólo el riesgo de su ficha.


Pero ojo, da la impresión que es un adiós definitivo, cuando puede que no sea así. La cesión es por un año y, si por desgracia las cosas no van bien y Zidane tiene que salir, Bale puede volver. Pero todo apunta que no. Bale tiene que estar de madridistas vinagre y piperos, periodistas xenófobos despreciables y tontos en general hasta las pelotas y más allá. Viendo las imágenes de su recepción en tierras inglesas, comparándolas con las de la rotonda de Valdebebas, sería de imbéciles volver.


Sólo queda desearle suerte y que, como leyenda que es, vuelva en el futuro a estar vinculado de alguna forma al club. Porque es leyenda blanca, vaya que sí. Pese a lo que muchos de los arriba citados pregonan, el galés nos ha dado ese punto de calidad sin el que no hubiera sido posible las 4 Champions que ganó y en las que, nunca olvidaremos, tuvo un protagonismo fundamental.


Sólo por recordar, cuando llegó Bale al Madrid, íbamos por la Novena, Cristiano y Benzemá ya llevaban 4 años, Marcelo 7 y Sergio Ramos 8 años en el club, sin ser capaces de ganarla. Fue llegar él y ganar la Décima ¿casualidad? Puede, si no fuera porque después llegaron otras 3 más.... Dicho esto con el único ánimo de poner algo de perspectiva al paso del galés por el Real Madrid.


Si Zidane es leyenda por su volea de la Novena, Casillas por sus milagrosas paradas en el mismo partido, Ramos en el empate de la Décima, Mijátovic por el gol de la Séptima…… ¿Cómo no va a ser leyenda quién marcó el gol de la victoria de la Décima, marcó cojo el penalti de la Undécima y marcó quizás el mejor gol de una final de Champions en la Décimotercera?


Y tampoco olvidaré su gol en semifinales contra el City que nos dio el pase a la final. Ese lo viví en directo en una de las mejores noches de fútbol que recuerdo. Sin embargo, mi mejor recuerdo de Bale no está asociado a la Champions: nunca olvidaré la alegría y la eterna carcajada tras el destrozo a Bartra. Corrió tanto porque millones de madridistas empujaban en sus riñones al unísono.


Con su llegada a los Spurs, sólo decir que me alegro tristemente, pues esta despedida es como cuando se marcha tu hija a la Universidad, agridulce, con un punto de emoción contenida y orgullo por saber que alcanzó su sueño, aunque sabes que se marcha de tu lado, quizás para siempre. Si, sé que alcanzó el sueño que refleja la foto que ilustra este artículo.


Mucha suerte Gareth. Sólo te deseo que Mourinho te vuelva a hacer sonreír.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para dejar tu comentario.