Frontispicio

Zidane empieza una nueva temporada desde el inicio. Que se repita la historia.

27 diciembre 2020

Araceli y las grúas del Bernabéu

 

Hoy es un día histórico, con el inicio de la vacunación contra el Covid-19. Como un regalo de Reyes anticipado, Araceli nos ofrece una promesa de felicidad, de confianza en el ser humano y su inteligencia, de normalidad, que - pese a la levedad del concepto -  es hoy una de nuestras más anheladas aspiraciones.


Y en una de esas raras asociaciones que nuestra mente nos ofrece,  mi mente fundió su imagen de entereza, de confianza, de optimismo, de esa reciedumbre que las personas de su generación siempre han llevado como una medalla nunca reconocida, con las grúas que hoy circundan el Bernabéu.

 

Esas grúas que, como equipo de mecánicos de F1, preparan y modifican nuestro vehículo para lograr la meta que el Real Madrid nunca deja de vislumbrar: ganar, ser los mejores, servir de modelo. Y esa imagen aguantando ángulos de metal, ángulos blancos y ciclópeos,  también está llena de entereza, de confianza, de optimismo en un futuro que sabemos mejor.

 

Al igual que la vacuna es una prueba más del progreso de la humanidad, las grúas del Bernabéu son la prueba de que el Real Madrid sigue progresando. Esas grúas son nuestra vacuna para evitar que el Real Madrid sucumba a la amenaza - real, cierta y evidente - de preponderancia de clubs estado, de clubs de la Premier infinitamente mejor valorizados que los de la Liga, de la batalla perdida con la fiscalidad italiana, de la amenaza teutona de un club hiperprotegido mediáticamente y económicamente como el Bayern Munich que hoy parece inalcanzable.

 

Hoy alcanzo a comprender, gracias a Araceli, que la imagen icónica de Florentino acomodando amorosamente la 13ª entre sus hermanas, pudiera no ser su imagen más añorada. Porque él sabe que no habrá 14ª ni 15ª sin grúas, porque sabe que aunque con lo puesto nos llegue para gana la Liga 40ª, ese dígito no colmaría las papilas gustativas del más sibarita y exigente de los futboleros: el madridista.

Que esas vacunas colmen nuestras aspiraciones. Feliz Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para dejar tu comentario.